28 de julio de 2003 - Managua, Nicaragua


FotoCarlos Salinas

Editar un libro es vivirlo, es sentirlo en los poros. Así expresa Salvadora Navas el amor hacia su profesión: la edición de libros. Ella es propietaria de la empresa editorial Ediciones Centroamericanas Anamá, una editora independiente que desde 1995 trabaja en el mercado nacional.

Muchos piensan que en Nicaragua el negocio de la publicación y venta de libros es una causa perdida, ya sea porque existe muy poco interés de la población en comprarlos, porque no existe una cultura de lectura o porque los precios de los libros en muchas ocasiones son muy elevados. O bien, porque el libro cada vez se enfrenta a una competencia más feroz con medios electrónicos, como los libros publicados en Internet.

Para Salvadora Navas, propietaria de la empresa editorial Ediciones Centroamericanas Anamá, esta idea es un mito, ya que en Nicaragua sí se consumen libros, hay mucha gente que los adquiere. El problema, asegura, es que Nicaragua los libros necesitan más promoción.

Esta editorial ha tenido éxito en el mercado nacional. Fue constituida en 1995 y se centra en la producción de libros de escritores contemporáneos nicaragüenses. Aunque la editorial publica géneros variados, Salvadora Navas dice que la línea que siguen es la narrativa. De ahí que publiquen, por ejemplo, libros como “Sofía de los presagios”, de Gioconda Belli, o “Te dio miedo la sangre”, de Sergio Ramírez, entre otros títulos de mucho éxito.

La editorial Anamá publica al año 12 títulos, entre ediciones y reediciones, con un tiraje que oscila entre 1,000 y 5,000 ejemplares publicados por título. Los libros editados por Anamá no solo son vendidos en Nicaragua, sino que se venden en países como El Salvador, Costa Rica, Guatemala, Honduras y Estados Unidos.

Navas explica que los títulos de escritores nicaragüenses son muy buscados en el extranjero y que por eso la editorial tiene convenios con casas distribuidoras que se encargan de distribuir los libros de Anamá entre las librerías de estos países.

Nicas sí leen



Salvadora Navas explica que la editorial Anamá ha tenido éxito en el mercado nacional durante los ocho años que tiene de trabajar en la edición y publicación de libros, debido a que en Nicaragua sí se lee, mucho más de lo que los medios dicen.

Lo que pasa, según Navas, es que los libros se promocionan poco y muchas veces ni los propios autores trabajan dando a conocer su obra. Además, afirmó, existe el problema de los precios, que en algunas ocasiones son elevados.

Según Navas, el precio de los libros se encarece en las librerías, las cuales en ocasiones aumentan hasta en un cien por ciento el valor en que adquirieron el mismo a la editora.

En este último caso, la Editorial Anamá ofrece a los lectores de menos ingresos una colección que facilita la adquisición de los libros que publica esa editorial. Es la Biblioteca de Bolsillo, en la cual Anamá está publicando una selección titulada Colección Nicaragüita, la cual reúne a escritores y pensadores nacionales de la talla de Ernesto Cardenal o Alejandro Serrano Caldera. Cada libro de la colección tiene un precio promedio de 20 córdobas y la calidad de los mismos es incuestionable.

Navas explica que este esfuerzo de Anamá tiene como pilar la idea de ofrecer libros de calidad y con contenido, así como mantener el empleo a un grupo de personas sin que nadie se haga rico, desenvolviéndose en un sistema de mercado.

Siguiendo este planteamiento, Anamá ha logrado llevar a las manos de los lectores nacionales y extranjeros lo mejor de la literatura contemporánea nicaragüense, lo que a su vez le ha permitido desarrollarse y mantenerse en el mercado nacional como una editorial exitosa.

El proceso



La edición y publicación de un libro es un proceso largo y complejo, ya que se debe realizar con mucho detalle para brindarle a los lectores un producto de calidad, o como dice Salvadora Navas, venderles contenido, no solo papel.

En el caso de Anamá Ediciones, este proceso se divide en varios pasos, que comienzan con la elección del título. Navas explica que en el caso de esta editorial, los títulos que publican deben de cumplir con dos requisitos: Que sigan el lineamiento de la editorial, es decir que sean coherentes con el pensar de la directiva y, además, que sea una obra con calidad literaria.

Una vez que se aprobó el título, el siguiente paso es el “lectorado”, que en Anamá está a cargo de un grupo de cinco personas, quienes se encargan de realizar revisiones en la forma y el estilo de la obra para hacer recomendaciones al autor.

Este es otro paso: conversar con el autor de la obra para presentarle las sugerencias hechas por el grupo y lograr que éste las acepte.

Una vez que las sugerencias fueron aceptadas por el autor, el siguiente paso es el diseño de la portada. Según Navas, éste es un paso muy importante, porque la portada es la presentación del libro, por lo se deben tomar en cuenta dos aspectos: el comercial, que se vea atractivo para que venda, y el artístico, que incluye imágenes, colores, etc.

Luego el libro pasa a la diagramación, donde se define el estilo que tendrá, como por ejemplo el tamaño y tipo de letra. En esta etapa se realiza un cotejo del libro, es decir se compara el original con la parte diagramada para asegurarse de que no haya errores.

Cuando el libro está diagramado, pasa a imprenta, de donde sale el producto final para su distribución en librerias y de ahí a las manos de los lectores.

mostrar comentarios [1]

Arriba     Imprimir     Enviar a un amigo     Comentar

Comentarios

Comentar
Nombre: *
Email: *
Comentarios: *
Verificación: *





 

  Blogs | El Observador (ver más)
Ante la cotidiana realidad de ser pobres
Gilda Charlotte Sánchez Padilla
Doble Motivo para Celebrar!!!
Juan Ignacio Martínez
¿Centellas de luz al final del túnel?
Alejandro Martínez Cuenca, PhD



Lo más escrito


Lo más leido Lo más comentado Lo más enviado