31 de marzo de 2004 - Managua, Nicaragua


FotoJohn Daza


Una nueva categoría de financiamiento comercial se está afi anzando en Nicaragua. No es a través de préstamos, emisión de bonos o acciones. Se llama factoring o factoraje y consiste en vender las cuentas por cobrar o recibir un crédito entregándolas como garantía.

Muchas empresas reciben el pago por sus servicios o por la venta de sus productos con retrasos que, en algunos casos, van más allá de los tres meses. Esta situación afecta la disponibilidad de recursos para cubrir sus obligaciones (salarios, facturas, servicios, impuestos, etc.). Las empresas de factoring compran las cuentas por cobrar o prestan sobre el valor de las mismas, entregando al emisor de las facturas entre el 70 y 80% del valor de éstas (llamada el factor). La empresa de factoring se encarga luego de cobrar facturas y por estos Servicios recibe luego una comisión como pago, más los intereses por el dinerodado en avance al factor.

Según Eduardo Belli, presidente de Factoring S.A., una de las pocas empresas de factoring en el país, lo que los hace diferentes de las instituciones financieras tradicionales, es que el adelanto que entregan por las cuentas por cobrar no va al balance de la empresa como un pasivo.

Otra de las ventajas que ofrece el factoring es la fl exibilidad con relación al tipo de documentos que se pueden ‘factorear’, lo que depende, según Belli, de la empresa y de las circunstancias. Entre los documentos que normalmente se aceptan para realizar el factoring se encuentran las facturas comerciales, cheques posfechados, cheques fi scales, órdenes de compra, avalúos (en licitaciones), pagarés, etc.

En Nicaragua, explicó Belli, no se puede aplicar un factoring puro, porque el código de comercio es muy antiguo y no contempla las facturas como títulos valores. Las empresas de factoring convierten la deuda en un título valor, al suscribir un contrato en el cual compra las cuentas por cobrar de la empresa que las emite, pero la empresa que emitió las facturas es responsable por el valor de las mismas hasta que éstas sean pagadas por el cliente. Esto obliga que tanto la empresa que emite la factura, como el cliente al que se le emitió la misma, deben tener una buena calificación crediticia, mientras que en países donde las facturas representan títulos valores estos no necesariamente deben tener buena calificación crediticia.

Además, las empresas que buscan factorear sus cobranzas necesitan recursos rápidos y tramitar un préstamo en un banco puede tomar mucho tiempo. Los bancos no prestan tomando cuentas de cobro como garantía y existe una gran probabilidad de que puedan pedir auditorías financieras y balances compensatorios como garantía a las empresas interesadas en prestar recursos.

Aún en pañales



Belli sostiene que en Nicaragua el mercado de factoring apenas está despegando.

“En términos de volumen el factoring es incipiente, pero este segmento de mercado está comenzando a tomar mayor auge en la economía nacional y hoy hay tres empresas de este tipo en Nicaragua”, aseveró.

Para que el factoring pueda explotar su potencial en un país como Nicaragua, hay algunos problemas por resolver. Uno de ellos es la necesidad de cambiar la imagen de este tipo de negocio ante la opinión pública.

Según Belli, hay un estigma, una concepción errada alrededor del factoring, pues se cree que las empresas que usan ese servicio tienen algún tipo de problema financiero. Belli agrega que esto es un poco cultural, pues en otros países el factoring es una herramienta financiera bien aceptada y arraigada (en Estados Unidos es un sector que mueve aproximadamente 80.000 millones de dólares al año).

El factoring se perfila como un suplemento valioso al sistema financiero tradicional, donde las empresas pueden acceder a capitales rápidos y frescos de corto plazo, sin muchas trabas ni requisitos.


Arriba     Imprimir     Enviar a un amigo     Comentar

Comentarios

Comentar
Nombre: *
Email: *
Comentarios: *
Verificación: *





 

  Blogs | El Observador (ver más)
Ante la cotidiana realidad de ser pobres
Gilda Charlotte Sánchez Padilla
Doble Motivo para Celebrar!!!
Juan Ignacio Martínez
¿Centellas de luz al final del túnel?
Alejandro Martínez Cuenca, PhD



Lo más escrito


Lo más leido Lo más comentado Lo más enviado