17 de septiembre de 2007 - Managua, Nicaragua


FotoAdelmo Sandino

El conflicto diplomático que han sobrellevado China y Taiwán por casi cinco décadas, caracterizado por la negativa de la República Popular de China, por la vía del veto en Naciones Unidas, para que Taiwán sea reconocida y admitida mundialmente como república independiente, parece trasladarse sutilmente a nuestra región: Centro América. El hecho desencadenante: la decisión de Costa Rica de revocar lazos diplomáticos con Taiwán y estrechar relaciones con China .

Muchos se preguntan si este hecho provocará un efecto contagio en el resto de países de Centroamérica, que por el momento han reafirmado su apoyo político y comercial a Taiwán al más alto nivel, durante una reciente visita del Presidente de la República de Taiwán a los países centroamericanos.

Nicaragua, por su parte, ha expresado que no romperá relaciones diplomáticas con Taiwán y, a la vez, fortalecerá relaciones comerciales con la China Popular. Muchos creen que esa decisión salomónica no podrá implementarse, ni desarrollarse con el tiempo. Sin embargo, de lograrlo, el Presidente de Taiwán expresó que el Gobierno de Nicaragua se ganaría las palmas en el concierto mundial.

En Centroamérica, la noticia del “No” costarricense a las relaciones oficiales con Taiwán, ha dividido el ajedrez político en dos posiciones opuestas. Por un lado, se encuentran aquellos países que hasta el cierre de esta edición se proclamaban aliados de China Taiwán (El Salvador, Guatemala y Honduras), que ahora se alistan para profundizar los lazos económicos y recibir --¿porqué no?-- mayor cooperación de parte de Taiwán.

Y por otro lado, los que han expresado dudas y ya han comenzado un acercamiento no oficial con China, como parte del reconocimiento de la nueva realidad económica de la potencia asiática y la disyuntiva planteada con la decisión de Costa Rica, que rompió relaciones diplomáticas con Taiwán después de más de un siglo de relaciones bilaterales.

La posición de Nicaragua tiene un matiz distinto. Por una parte, quiere recuperar y fortalecer las relaciones comerciales con la República Popular de China, con la que sostuvo estrechas relaciones diplomáticas durante los años 80. Pero a la vez, el gobierno nicaragüense ha reiterado su voluntad política de continuar las relaciones diplomáticas con Taiwán, país que se ha mostrado sensible a la crisis energética que se ha acentuado en el país.


Según datos oficiales del MIFIC, en los últimos tres años el país ha recibido de Taiwán, en concepto de inversión extranjera directa, la suma de US$ 14.3 millones, cuyo destino principalmente ha sido en Zonas Francas. Por otra parte, en el campo de la cooperación bilateral, durante el último decenio, ha ascendido en donaciones a US$ 55.7 millones y en préstamos a US$ 138.3 millones, según datos de SysODA.

Pero del otro lado, no cabe duda que China, que al parecer posee una estrategia dominante (dadas sus inmensas facultades económicas y su mayor presencia en el escenario político mundial) , intentará mover sus piezas de ajedrez en la región y un ejemplo es la exploración que harán las autoridades de la República Popular de China con Costa Rica, para un futuro TLC entre ambos países.

Nicaragua, en términos populares, se podría decir que coquetea actualmente con las dos chinas, de tal manera que el dilema está presente y; el reto es cómo manejarlo en el corto y mediano plazo, evadiendo los costos y obteniendo beneficios.

Dos grandes oportunidades de mercado



Foto
En la actualidad, ambos mercados son pequeños para Nicaragua. Según las estadísticas del MIFIC al 2006 , Taiwán representa el 0.5 por ciento del total de nuestras exportaciones y una cuarta parte del mercado asiático, puntaje que lo ubican en la posición No. 21 de los 25 principales destinos, con un total exportado de 5.3 millones de dólares.

Misma suerte corren nuestras ventas externas hacia China Popular, que precisamente ocupan el último lugar del ranking, tras experimentar una fuerte caída respecto al 2005 y exportarse solamente 1.7 millones de dólares.

Este escenario cambia radicalmente cuando observamos la otra cara de la moneda. China se ubica sólidamente como el cuarto proveedor de mercancías para Nicaragua, con US$ 209 millones en importaciones, superado en la región por Costa Rica, desde donde importamos US$ 255.2 millones .

Taiwán, en cambio, queda fuera del ranking al ubicarse en la posición No. 26 con un monto importado de US$ 16.3 millones. Para ambos intercambios, la balanza comercial es desfavorable para Nicaragua.

Datos acumulados del CETREX, del período enero-julio del 2007, muestran que los principales productos exportados hacia el mercado taiwanés son la carne de bovino y chatarra metálica, que en conjunto significan el 87.8 por ciento del total exportado. Este monto asciende a 4.1 millones de dólares y registró un 253.8 por ciento de crecimiento respecto al mismo periodo anterior, por lo cual es de esperase que se supere la cifra del año pasado.

Misma tónica registran las exportaciones a China, siendo los productos líderes chatarra metálica, metales comunes y sus manufacturas, cuya participaciones ascienden a 73 por ciento de un total exportado de 4.8 millones de dólares, superando claramente el pequeño desempeño anual del 2005. De esta manera, es notable la ventaja que en comercio exterior representa el intercambio con China, pero esto podría revertirse al poseer Taiwán una carta bajo la manga: el TLC con Nicaragua y las condiciones favorables de acceso al mercado.

Exportaciones a Taiwán se han triplicado



Los orígenes del TLC Nicaragua-Taiwán, se remontan a la firma del Acuerdo de Complementación Económica entre Centroamérica y Taiwán, firmado en septiembre de 1997. Desde entonces, la promoción de políticas llevadas a cabo a nivel regional y bilateral, han propiciado un creciente intercambio comercial entre ambas naciones, al pasar de 8.9 millones de dólares en 1997 a 21.6 millones de dólares al año 2006. De este intercambio, Nicaragua mantiene un sostenido déficit comercial. Pero, pese a esta asimetría, los cuantiosos incrementos de nuestras exportaciones en los últimos años, reflejan la potencialidad y el atractivo del mercado taiwanés.

Esto nos lleva a preguntarnos: ¿Cuál es la tendencia del comercio exterior entre Nicaragua y Taiwán?, ¿Qué se puede esperar con un TLC?. Las estadísticas oficiales, demuestran que durante los últimos cinco años (2002-2006), el comercio tiende a favor de Nicaragua. Las cifras de exportación nicaragüense registran un incremento de 180.9 por ciento promedio anual. En cambio, las importaciones registran una desaceleración pronunciada, al crecer solamente un 5.9 por ciento promedio anual para el mismo período.

La negociación del TLC Nicaragua China-Taiwán, que se firmó en junio del 2006 y que ya ha sido ratificado por ambos parlamentos, presenta asimetrías a favor de Nicaragua. Del global de los sectores económicos exportadores del país, el 68.8 por ciento del comercio recibirá acceso inmediato al mercado taiwanés, es decir en cuanto entre en vigencia el tratado; seguido de un 9.4 por ciento que tendrá acceso a través del sistema de cuotas negociadas; mientras que un 12.1 por ciento irá teniendo acceso a medida que se va cumpliendo el período de desvanecimiento arancelario que va de 5 a 15 años de plazo; a esto se le suma la exclusión del tratado de un 9.7 por ciento del comercio.

En contraste, la oferta de Nicaragua negociada con Taiwán resultó en términos globales con acceso inmediato un 42.2 por ciento del comercio, mientras que un 7.7 por ciento estará excluido y; un amplio 50.1 por ciento se ubica en el sistema de desgravación lineal.

El atractivo de China Popular



Foto
Pero, si de diversificar mercados se trata, el más grande del mundo, literalmente, se presenta como una oportunidad inagotable para países como Nicaragua. La sed de China por materias primas, durante la última década, no deja de sorprender a los estudiosos del tema y el mismo FMI reconoce que la economía China se ha convertido en una de las economías motores que conducen el crecimiento mundial.

Para darnos una ligera idea del poder económico de China, sólo basta con decir que el intercambio comercial entre el gigante de gigantes asiáticos con América Latina ascendió a más de 50,000 millones de dólares en años recientes; y aunque éste parece ser un monto muy significativo para nuestra región, pues se compara al nivel de remesas del extranjero que recibe anualmente, sólo significa el 4 por ciento del comercio total que China mantiene con el resto del mundo.

No obstante, formalizar y profundizar las relaciones económicas con China, sin una buena negociación en términos de comercio, hasta podría traer severos inconvenientes. El tsunami de productos chinos en el mercado local es un reflejo tangible de la maquinaria China en producir cantidad y a bajo costo, lo que automáticamente acentuaría la agonía que ya sufren empresas de la micro, pequeña y mediana industria.

A pesar de lo anterior, Nicaragua tiene un panorama con perspectivas de crecimiento por ambos frentes. Aún así, el nivel de respuesta a este reto dependerá de cuán preparados se encuentran los sectores productivos no tradicionales del país, para sacarle provecho a las concesiones comerciales de China Popular y/o Taiwán y contribuir a minimizar las brechas comerciales existente.

Sin embargo, ya es conocido que estos sectores, especialmente las Mipymes, se enfrentan a un sinnúmero de obstáculos que les impiden lograr niveles aceptados de competitividad y, por ende, dificultades para acceder a los mercados externos. A esto se le suma que se siguen negociando y aprobando TLC´s en el país, sin observarse un despegue económico de estos sectores estratégicos, que además están desprovisto de políticas de fomento productivo-exportador.


RECUADRO



¿Qué dejó la visita de Chen Shui Bian en Centroamérica?



La visita a la región del Presidente de la República de Taiwán, Chen Shui Bian, dejó millonarias promesas, entre las más relevantes destacan los planes para desarrollar en la región centroamericana, megaproyectos de carreteras, puertos, aeropuertos y; grandes inversiones en el sector energético.

Además, el Presidente de Taiwán anunció que implementará el denominado plan de prosperidad en la región, que busca motivar a gigantes taiwaneses a invertir en grandes proyectos. Según el gobernante, serían aventuras empresariales en refinerías, infraestructuras y temas ambientales.

A la vez, Taiwán prometió otorgar vía Banco Centroamericano de Integración Económica, BCIE, un préstamo de mil millones de dólares para la región Centroamericana y República Dominicana, para financiar construcción de puentes, carreteras y represas.

A cambio, el Presidente Chen Shui Bian logró promesas y compromisos de apoyo (con excepción de El Salvador y Nicaragua), para que Taiwán alcance una silla en la Organización de Naciones Unidas, ONU, a lo que se opone China.


Arriba     Imprimir     Enviar a un amigo     Comentar

Comentarios

Comentar
Nombre: *
Email: *
Comentarios: *
Verificación: *





 

  Blogs | El Observador (ver más)
Ante la cotidiana realidad de ser pobres
Gilda Charlotte Sánchez Padilla
Doble Motivo para Celebrar!!!
Juan Ignacio Martínez
¿Centellas de luz al final del túnel?
Alejandro Martínez Cuenca, PhD



Lo más escrito


Lo más leido Lo más comentado Lo más enviado