18 de septiembre de 2007 - Managua, Nicaragua


FotoIvonne Acevedo

Entrevista con el Ing. Dionisio Marenco, Alcalde de Managua.



Las autoridades de la Alcaldía de Managua están conscientes de que el reciclaje es la mejor opción para el manejo integral de los residuos sólidos, producidos en la capital, sin embargo, se inclinan más por la instalación de plantas de incineración, ya que son soluciones de más corto plazo y con ellas se puede generar energía eléctrica, informó el Ing. Dionisio Marenco, Alcalde de Managua, en esta entrevista concedida a El Observador Económico.

¿Cuál es la posición de la comuna de Managua ante el reciclaje?
La disposición de los desperdicios es uno de los problemas más delicados de la ciudad. El reciclaje de basura es una actividad donde la Alcaldía tiene muy poca participación, la actividad está en manos de unas cuantas personas que lo realizan por sobrevivencia a un nivel artesanal y primitivo, tal es el caso de La Chureca que ha generado una gran cantidad de recolectores, pero éstos lo hacen de manera individual, no hay una industria formal que se dedique exclusivamente al reciclaje.

¿Qué porcentaje de separación y reciclaje de residuos hay en la ciudad de Managua?
En Managua se recogen 1,000 toneladas de basura, de las cuales el 80% son materia orgánica y el 20% restante inorgánica. No contamos con estadísticas sobre el volumen que se separa o recicla en la capital, los que separan son las personas que están en la Chureca, pero no sé que volumen captan.

¿Cuáles son las dificultades que enfrentan cuando valoran los costos y beneficios de un programa de reciclaje?
La cultura y la educación son las principales dificultades, pues la población no tiene hábitos de separar la basura, ni de botar la basura en su lugar. La falta de respeto por la propiedad pública es un elemento al que nos hemos enfrentado día a día, porque la gente se roba los contendedores o los dañan.
De igual manera, el proceso de recolección es deficiente por una serie de factores, en los que sobresale la falta de capacidad de la Alcaldía, sólo funcionan 45 camiones cuando deberían de ser 70 u 80. Diariamente se deben de recorrer 1,500 kms. pero algunas comunidades y barrios son inaccesibles, la mala infraestructura impide que se realice la recolección en al menos 500 kms.

¿Existen planes de inversionistas nacionales o extranjeros para implementar programas de manejo integral de residuos sólidos? ¿de qué tipo?
La alternativa que se está considerando recientemente es instalar incineradores, en lugar de clasificadores y campos de compostaje, éstos son grandes hornos en donde se queman todos los residuos orgánicos e inorgánicos para producir energía eléctrica. También está en los planes cerrar La Chureca y abrir otro vertedero.
Referente al reciclaje, sólo hemos recibido una propuesta del Padre Marcelino Ruiz, del Hogar Zacarías Guerra que quiere establecer una estación de clasificación de plástico, pero no se tiene una decisión todavía. Asimismo, vinieron inversionistas extranjeros que querían producir diesel a partir de llantas usadas, pero el volumen no fue suficiente.

¿Han considerado establecer un programa más amplio, es decir, que antes de destinar los residuos a la incineración pasen por otros procesos como el reciclaje o el compostaje?
Todo es económico, si la venta de la libra de compost me produce mayor rentabilidad que la producción de kilovatios que produciría el incinerador, entonces sí lo haríamos. Además, la incineración es el proceso que da respuesta al problema en el corto plazo, los programas de reciclaje implican varios pasos como la educación de la población e instalar plantas de reciclajes en varios puntos de la capital, aunque sea la opción más amigable con el ambiente, por ahora la opción a considerar es el incinerador.

¿Qué incentivos se podrían establecer para motivar las inversiones en programas y orientados a la industria del reciclaje?
Desde el punto de vista de la Alcaldía, es poco lo que se puede ofrecer, pero se les darían las facilidades en lo referente a la tributación municipal. Sin embargo, a niveles más macro se podrían establecer incentivos fiscales como si fuese un régimen de zona franca.
Otro método podría ser que a los productos de plástico, como las bolsas de agua y las botellas PET, se les coloque un precio en la etiqueta, ya sean 0.25 centavos y así el que la recoge recibirá esa cantidad. Las empresas productoras se tendrían que responsabilizar por la recolección de las botellas y por cada botella que la Alcaldía encuentre, se multaría a la empresa productora.

En lo referente a la reducción de los residuos en el punto de origen. ¿Han tenido algún avance en este aspecto? ¿Que mecanismos se podrían diseñar para incentivar a que la población separe-reuse- recicle?
Se tienen campañas publicitarias, rótulos, inspectores ambientales, promotores sociales, pero no tenemos un sistema completo porque somos débiles en la recolección, el botadero está a su máxima capacidad y no contamos con otro lugar para establecerlo y principalmente por la falta de recursos. Lamentablemente no se cuenta con un programa integral y eso es difícil lograrlo en una sola administración.

¿Existe algún plan estratégico de largo plazo para el manejo de residuos en Managua?
No se cuenta con un plan estratégico de largo plazo, sólo hay ideas que podrían convertirse en un plan estratégico para que las próximas administraciones lo implementen, pero en un año no se puede avanzar mucho.

A través de AMUNIC, ¿qué se está haciendo para incorporar el concepto de reciclaje en los planes estratégicos de las demás comunas de Nicaragua?
AMUNIC tiene un programa de “la basura es un tesoro” con apoyo de GTZ. Uno de los municipios que más ha avanzado es Nagarote, al que se le ha declarado en varias ocasiones como el municipio más limpio del país. Este programa consiste en explicarle a la población la clasificación de los residuos en orgánicos e inorgánicos, la separación y el compostaje mediante folletos educativos. Sin embargo, para hacerlo en gran escala se necesita de un alto grado de coordinación de la ciudad.

¿El ejercicio de las bolas más grandes tuvo los resultados esperados?, ¿cual será el siguiente paso?
Esta campaña fue muy buena porque se involucró a la población de una forma dinámica y divertida, con esto se recogieron toneladas de residuos. En ese sentido funcionó como proyecto piloto, por lo que se está trabajando para que quede como una campaña permanente.

Actualmente, se tiene un acuerdo con la Coca Cola para que se recojan todas las botellas mediante este programa. Esta campaña está acompañada de otra conocida como “Quien bolas da… bolas tiene”, dirigida a niños y niñas para que clasifiquen la basura y al final se les cambiará la bola de residuos por una bola de fútbol.

El siguiente paso es la implementación del incinerador sobretodo con la crisis energética que se está viviendo actualmente. Ya se tienen los planos de construcción y estamos en busca de recursos.


Arriba     Imprimir     Enviar a un amigo     Comentar

Comentarios

Comentar
Nombre: *
Email: *
Comentarios: *
Verificación: *





 

  Blogs | El Observador (ver más)
Ante la cotidiana realidad de ser pobres
Gilda Charlotte Sánchez Padilla
Doble Motivo para Celebrar!!!
Juan Ignacio Martínez
¿Centellas de luz al final del túnel?
Alejandro Martínez Cuenca, PhD



Lo más escrito


Lo más leido Lo más comentado Lo más enviado