12 de noviembre de 2007 - Managua, Nicaragua


Foto
Sin haber consultado a las mujeres y obviamente sin recoger aspectos fundamentales que contribuirían a reducir las brechas de género y las desigualdades propias de un sistema patriarcal, la Ley de Igualdad de Oportunidades ya está dictaminada por la Comisión de la Mujer de la Asamblea Nacional y se espera que en las próximas semanas sea sometida a plenario para su aprobación definitiva.


Antecedentes de la Ley



El proyecto de ley nació en el año 99 por iniciativa del Movimiento de Mujeres Nicaragüenses “Luisa Amanda Espinoza” (AMNLAE) y tiene como objetivo dotar a las mujeres de un instrumento jurídico que garantice y promueva sus derechos, y comprometa al Estado y a la sociedad a establecer medidas encaminadas a la promoción de igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, a través del diseño y ejecución de políticas públicas que contribuyan a superar las desigualdades que, por razones de género, persisten en lo económico, político, social, laboral y cultural en detrimento de las mujeres.

Prioridades



El hasta hoy anteproyecto de ley, pretende legislar para reducir la discriminación de la mujer en el acceso al empleo, en el desarrollo de la mujer rural, medio ambiente, disposición y control de recursos que potencien el progreso económico de las mujeres, así como las disposiciones para las políticas de salud y educación, violencia, participación política y toma de decisiones.

Lo que expone este proyecto de ley es que se promueva la participación y representación de la mujer en los espacios de poder del gobierno central y de los gobiernos locales y autónomos, en las organizaciones no gubernamentales, en la empresa privada y en los medios de comunicación.

Desigualdad Evidente



En Nicaragua, las mujeres son el 52% de la población, el 37% son jefas de hogares; apenas el 13% es propietaria de la tierra titulada; en las zonas rurales representa el 52% de la cartera de clientes de crédito pero sólo recibe el 21% del total de los montos, el ingreso promedio mensual que recibe es C$1.684.00 córdobas el que está un 36.4% por debajo del ingreso promedio que reciben los hombres.

Según datos de FIDEG la población económicamente activa (PEA) femenina ha venido creciendo en los últimos 10 años, ya que pasó del 42% en 1995 al 45% en el 2005. En las zonas urbanas este crecimiento fue del 45 al 48% y en las zonas rurales del 35.5 al 42% en el mismo período.

Los datos muestran que las mujeres al igual que los hombres, producen riqueza y demandan recursos. Sin embargo, a pesar de la fuerte inserción de las mujeres al mercado laboral, continúan siendo fuertes las asimetrías en lo relacionado a entrega de recursos como tierra, crédito, capacitación y asistencia técnica.

Urge aprobación de la Ley



El Movimiento de Mujeres Trabajadoras y Desempleadas “María Elena Cuadra” MEC a través de sus sedes en nueve municipios de Nicaragua donde tiene trabajo y presencia, desde el mes de Julio está desarrollando un amplio proceso de consulta denominado “Construyendo la Agenda Económica desde las Mujeres y la Ley de Igualdad de Oportunidades, proceso en el cual mujeres de Managua, Mateare, Estelí Sébaco, Granada, Juigalpa, Posoltega, León y Masaya entre ellas trabajadoras de la maquila, líderes comunitarias, pequeñas empresarias, productoras agropecuarias y trabajadoras domésticas sobre su visión, posición y demandas alrededor de la construcción de una agenda económica y la Ley de Igualdad de Oportunidades.

Paralelamente, el MEC está impulsando una estrategia de incidencia en política económica, la cual está acompañada de una estrategia de medios que tiene como objetivo visibilizar el aporte económico de las mujeres a la economía del país, divulgar los derechos humanos, económicos, sociales y laborales de las mujeres mediante campañas de sensibilización a través de los medios de comunicación y visibilizar el rostro de las mujeres, su aporte y participación en las actividades económicas del país.

Acerca de los resultados esperados de esta Consulta Nacional y en la cual se involucraron más de cinco mil mujeres, la Lcda. Sandra Ramos, Directora Ejecutiva del Movimiento de Mujeres María Elena Cuadra dijo: “Nos hemos planteado que se deben derivar dos grandes leyes que son necesarias para avanzar en la equidad de hombres y mujeres en este país. Estas son la política de empleo con enfoque de género que ya fue aprobada vía decreto presidencial el año pasado y un nuevo anteproyecto de ley de igualdad de oportunidades”.

Este amplio proceso de consulta con las mujeres concluirá con un encuentro nacional el próximo 3 de noviembre y una vez finalizado el MEC tiene previsto entregar a la Asamblea Nacional los aportes de las mujeres acompañados de cincuenta mil firmas de respaldo a esta iniciativa.

Por su parte, Martha Marina González, diputada por el FSLN, miembro de la Comisión de la mujer, Niñez y Familia de la Asamblea Nacional, afirmó que ésta instancia tiene como prioridad incluir en la agenda del día las diferentes mociones que sean presentadas pero para lograrlo es necesaria la movilización de las mujeres demandando que efectivamente los diputados voten favorablemente.
Foto

Amarga Realidad



En Granada, ciudad que en los últimos años ha experimentado un auge turístico y por ende económico; las mujeres no son partes del desarrollo. Según Mabel Aguirre, directora del MEC en esta ciudad; el rol de las mujeres es sólo el aporte de su trabajo como meseras, trabajadoras de las maquilas, de los mercados y en el menor de los casos como administradora de algún hotel comúnmente propiedad de un inversionista atraído por la belleza de la más vieja ciudad del continente americano, las condiciones de inversión y la mano de obra barata.

En Mateare, municipio tan antiguo como las primeras ciudades fundadas por los conquistadores españoles, las condiciones de las mujeres no difieren mucho. La gran mayoría debe de trabajar en Managua, porque no hay muchas fuentes de trabajo. Según el Alcalde Mario Acuña, en Mateare se registra un número preocupante de embarazos precoces por el bajo nivel de educación y la falta de alternativas de empleos bien remunerados. Estas no poseen una voz que las represente en el Consejo municipal de Mateare, porque para Acuña “sólo hombres estamos ya que las mujeres no pudieron entrar”.

Estelí fue otro escenario escogidos por el Movimiento de Mujeres María Elena Cuadra, para la consulta en la que participaron beneficiarias de los distintos proyectos que el movimiento impulsa en esta región norteña. Mujeres del sector agropecuario, tabaco, domésticas, amas de casas y profesionales fueron convocadas mediante la red de promotoras voluntarias para participar en este evento.

Singular Actividad



Una de las actividades pionera fue la consulta de las mujeres del sector agropecuario aglutinadas en FENACOOP, quienes según Olfania Mena, Coordinadora de Género de esta organización gremial , se hicieron eco de la invitación del MEC para que como mujeres productoras representantes de más de 300 cooperativas hicieran sus aportes. “Cuando se habla de los productores, sólo se piensa en los hombres y somos nosotras , las mujeres las que producimos el maíz y los frijoles, básicos para la dieta de los nicaragüenses, señaló la dirigente.

Las propuesta de las mujeres rurales como aporte a la Ley de Igualdad y Oportunidades radicaron en la demanda de cargos de dirección como lo establece la Ley General de Cooperativas, la no discriminación por el sexo o religión, así como el acceso de la tierra ya que no se pueden llamar productoras si no son propietarias; la asistencia técnica como insumos, semillas, oportunidades de capacitación en habilidades y destrezas para darle un valor agregado a la producción.

Otro sector consultado por el Movimiento María Elena Cuadra fueron las mujeres periodistas quienes expresaron sentirse reivindicadas por el MEC ya que a excepción de la Ley de Colegiación de Periodistas es la primera vez que se les invita a opinar sobre los preceptos que debe contener una ley. “Siempre estamos hablando o escribiendo sobre las demandas de todos los sectores de la población, pero nunca nos ocupamos de nosotras mismas, esta es una gran oportunidad para expresar que queremos o necesitamos no solo como comunicadoras sino también como mujeres” dijo Carol Munguía, corresponsal en Chinandega de un diario nacional.


Arriba     Imprimir     Enviar a un amigo     Comentar

Comentarios

Comentar
Nombre: *
Email: *
Comentarios: *
Verificación: *





 

  Blogs | El Observador (ver más)
Ante la cotidiana realidad de ser pobres
Gilda Charlotte Sánchez Padilla
Doble Motivo para Celebrar!!!
Juan Ignacio Martínez
¿Centellas de luz al final del túnel?
Alejandro Martínez Cuenca, PhD



Lo más escrito


Lo más leido Lo más comentado Lo más enviado