19 de diciembre de 2007 - Managua, Nicaragua


FotoNatalia Michell


Desde que inició su período de cinco años, el pasado 10 de enero de este año, el gobierno sandinista ha emprendido una activa agenda internacional, distinta a la de sus predecesores y enfocada en el establecimiendo de alianzas y acuerdos de cooperación con nuevos protagonistas del orden internacional.

El primer paso fue la incorporación al ALBA, junto a Bolivia, Venezuela y Cuba, constituyéndose desde entonces en el más ambicioso de los acuerdos de cooperación bilateral y regional.

Posteriormente, el presidente Daniel Ortega emprendió una amplia visita oficial a diversos países de la Organización de los No Alineados y, en este período, ha recibido la visita de los mandatarios de Irán, Brasil y Taiwán, cada uno de los cuales ha traido consigo portafolios con propuestas de cooperación, inversión y de financiamiento, para contribuir a retos claves del país, entre ellos, la lucha contra la pobreza, la solución de la crisis energética a mediano plazo y; megaproyectos de desarrollo sectorial.

Venezuela, a través del ALBA, es el único país con el que se ha concretado parte de los acuerdos, sobre todo en el área energética, y se ha implementado una comisión mixta. Existen áreas en las que Venezuela ha mostrado interés, pero no ha confirmado su participación como la energía geotérmica, el problema del agua, el financiamiento a empresas administradas por trabajadores, una planta ensambladora de maquinaria agrícola, estudios acuáticos, en planes de viviendas, infraestructura vial, transitabilidad rural, el establecimiento de rutas aéreas entre Managua y Caracas y; la siembra de palma aceitera.

Por otra parte, la visita en agosto de la delegación iraní se tradujo en acuerdos de cooperación y megaproyectos y el establecimiento de una comisión mixta en Nicaragua, propuesta para noviembre de este año. La única inversión segura hasta el momento es la construcción de mil viviendas de carácter social, que iniciaría en octubre del 2007.

Los acuerdos con Brasil, tras la visita del presidente Luiz Inácio Lula da Silva, van dirigidos más hacia el sector social, aunque existe interés de los empresarios en el área energética, textil e infraestructura. Finalmente, a finales de agosto de este año, se firmó un convenio entre Nicaragua y Taiwán que reitera la continuación de la ayuda para Nicaragua, aunque aún no se especifican los recursos a comprometer.

Foto


Oportunidades y desafíos



De concretarse al menos una parte de estos proyectos de inversión y de cooperación, Nicaragua podría lograr una disminusión en sus niveles de desempleo y lograr un repunte en el crecimiento económico.

Aunque no se cuenta con el monto de inversión de muchos proyectos por la falta de estudios de factibilidad, con las estadísticas reveladas se puede estimar que Nicaragua, en el 2007, ha logrado colocar en la agenda de cooperación externa un portafolio amplio de proyectos por al menos US$ 4 mil millones para los próximos 5 años, tomando en cuenta únicamente aquellos proyectos a los que desde ya se les ha asignado un valor.

La modalidad de estos flujos varía, desde donaciones, financiamiento, inversión directa, co-inversión estatal, hasta inversiones público-privadas.

La mayoría de estos proyectos van dirigidos a sectores claves en Nicaragua y responden a una visión de Nación, ya que es el gobierno mismo el que otorga al inversionista los proyectos en los que podría invertir, junto con un estudio de prefactibilidad. Asimismo, la cooperación en educación y capacitación van orientadas a desarrollar capital humano para lograr la viabilidad y efectividad de estas inversiones, creándose un proceso de retroalimentación.

Los acuerdos han permitido al país ampliar oportunidades en rubros exportables como el frijol negro, el ganado en pie, la carne beneficiada, el café y el plátano, todos ellos demandas insatisfechas que aquejan a estos países cooperantes del nuevo orden internacional. Actualmente ya se ha exportado 2,500 toneladas de frijol negro.

El sector privado de Brasil y Nicaragua acordaron importar 250 millones de litros anuales de alcohol de Brasil para deshidratarlo en el Ingenio San Antonio y exportarlo en forma etanol a Estados Unidos.
Foto

A pesar que la entrega de plantas de Venezuela ha solventado la crisis energética, ésta es una solución a corto plazo y de altos costos que podría revertirse si se realizasen los proyectos en energías renovables.

Muchos de estos acuerdos son vía financiamiento, y salvo los pagos al suministro de combustibles con Venezuela, el gobierno no ha revelado el mecanismo de pago relacionado a los préstamos y a qué costo. En la mayoría de los casos, tampoco se ha revelado lo que Nicaragua ofrecerá a cambio.

Recuadro
Reembolso del petróleo de Venezuela


* Pasados 90 días del suministro se cancelará con pagos del 50%.
* El otro 50% se pagará vía crédito de 25 años con dos años de gracia.
* De este último 50%, el 25% es dirigido a un fondo común para inversiones en países miembros del ALBA.
* Según economistas y expertos, la factura podría sumar US$ 300 millones anuales a Nicaragua.


Arriba     Imprimir     Enviar a un amigo     Comentar

Comentarios

Comentar
Nombre: *
Email: *
Comentarios: *
Verificación: *





 

  Blogs | El Observador (ver más)
Ante la cotidiana realidad de ser pobres
Gilda Charlotte Sánchez Padilla
Doble Motivo para Celebrar!!!
Juan Ignacio Martínez
¿Centellas de luz al final del túnel?
Alejandro Martínez Cuenca, PhD



Lo más escrito


Lo más leido Lo más comentado Lo más enviado