19 de December de 2007 - Managua, Nicaragua


Foto
Recientemente y como parte de su estrategia de alfabetización económica de las mujeres e incidencia en las políticas económicas del país, el Movimiento María Elena Cuadra, finalizó el proceso de consulta para la construcción colectiva de una agenda económica desde las mujeres la cual incorpora las demandas históricas de este sector en las políticas de desarrollo del país; lo que implica ganar acceso, participar en los espacios de poder e influir en las decisiones relacionadas con las necesidades estratégicas de las mujeres y problemas de interés común.

Desde hace varios años el Movimiento de Mujeres María Elena Cuadra, capacita en ABC Económico con enfoque de género a las mujeres de diferentes sectores económicos y laborales del país, a la par ha venido desarrollando proyectos económicos de patio, ganado vacuno, en las minas, elaboración de proyectos y otros.

En un Foro en el que participaron más de 600 mujeres provenientes de todo el país y que fue la culminación de un amplio proceso que el María Elena Cuadra, hiciera en varios departamentos del país con trabajadoras de la maquila, líderes comunitarias, profesionales, productoras, trabajadoras domésticas y amas de casa; también las mujeres hicieron sus aportes a una propuesta de enriquecimiento del proyecto de Ley de Derechos e Igualdad de Oportunidades, el cual goza de un consenso favorable para ser discutido en los próximos días en la Asamblea Nacional.

Según declaraciones de la Directora Ejecutiva Sandra Ramos, el Movimiento de Mujeres María Elena Cuadra cuenta con un equipo de especialistas en el área laboral, económica y derecho para reforzar la construcción de una agenda económica “Las mujeres somos las principales afectadas de las políticas neoliberales de la última década, los hombres son quienes están decidiendo el rumbo económico y las que pagamos el fruto de esas decisiones somos nosotras”. Lo novedoso de este proceso es la mirada de la economía desde los ojos y las necesidades de las mujeres. Estos planteamientos respaldados con 50 mil firmas de mujeres serán entregados a instancias tomadoras de decisiones después del Décimo Coloquio de las Mujeres a celebrarse el próximo 6 de Marzo en saludo al día internacional de la Mujer.

Foto

Visibilizar Aporte Femenino



Durante el desarrollo de esta actividad, las mujeres manifestaron su preocupación por la invisibilidad del aporte femenino en las cuentas nacionales. Una vez más reiteraron que a pesar de que las mujeres son las que lavan, planchan, cocinan, cuidan a los hombres, a los enfermos, a los ancianos y a los niños; la casa, los enseres domésticos y la propiedad; éstas comúnmente son del hombre y no de la familia, las cuentas nacionales no reflejan el aporte femenino al desarrollo económico y al crecimiento del producto nacional el cual no tiene un enfoque de género.

Estudios realizados en Nicaragua estiman que el aporte de las mujeres representa una tercera parte del PIB generado en un año. Sin ese aporte de las mujeres, la economía y los niveles de productividad y competitividad en los mercados no serían los que registran las cuentas nacionales. Las mujeres no sólo tienen una mayor presencia en el sector informal de comercio y de servicio, sino que también están en actividades productivas del sector secundario principalmente en la industria manufacturera y en la producción primaria, sobretodo en la agricultura.

Basándose en esta decepcionante realidad, las mujeres plantearon de manera beligerante que en la formulación de los próximos presupuestos de la república, regional y municipales, deben ser consultadas previamente y además incluir las sugerencias y propuestas en las decisiones finales; es decir en las versiones que se presenten ante la Asamblea Nacional y el gobierno nacional y locales.

Empleo Digno



Un reclamo generalizado de vieja data de las mujeres es lo relativo a la remuneración por el empleo. Es una constante discriminación sistemática de que son objeto al recibir por igual trabajo y por igual tiempo un salario menor que los hombres. Este fenómeno de desigualdad se evidencia en todos los niveles; profesionales, domésticas, técnicos. En sus argumentos las mujeres exigieron que tanto el sector público como el privado asuman en la práctica el derecho humano de reconocerlas como sujetos de derecho al igual que los hombres tal como está establecido en la Constitución Política.

Otra demanda es que el sector público y privado abra espacios de aprobación de créditos financieros y que las mujeres puedan obtenerlo sin tener que depender para ello de un marido o compañero de vida.

En el año 2006, el monto promedio de lo créditos que recibieron los hombres fue C$14.702 córdobas y ese mismo año fue de C$9776 para el caso de las mujeres. Esto significa una diferencia de 33.5% a favor de los hombres a pesar que la jefatura femenina ha mostrado una tendencia creciente, pasando de 30.4% en 1998 a 36.7% en el año 2006 para un incremento de 6.3%. En cambio, la jefatura masculina para el año 1998 fue de 69.6% y 63.3% para el año 2006.


Otro componente social de la Agenda es la política de salud y el Plan Nacional de Salud el cual debe concebir y expresar el tema de la salud sexual reproductiva. Las mujeres demandan que en los centros de salud, en los hospitales y clínicas del sistema de salud nicaragüense a la par de la atención médica también haya medicamentos, rubro que debe estar presupuestado anualmente. Actualmente no hay políticas de salud que especifiquen la atención diferenciada para las mujeres en el sistema de salud pública. Otro tema que lastima y margina a las mujeres fue la aprobación en el Código Penal de artículos que sumergen al país en un estado de oscurantismo medieval; y a las mujeres en una indefensión permanente y violatoria a su derecho a la vida.

Tenencia de la tierra


Foto

La propiedad sobre la vivienda urbana y rural representa un serio problema de desigualdad entre hombres y mujeres, ya que la escrituración de propiedades desde el gobierno o la iniciativa privada está dirigida a los hombres únicamente dejando a las mujeres fuera de la posibilidad de obtener acceso a la propiedad de la tierra que es un instrumento de derecho y de respaldo para asegurar la estabilidad de la familia.

Según investigaciones, la tierra ha estado en manos de los hombres, oscilando entre el 61% y 76% del total titulado en el período comprendido de 1998 al 2006. Las mujeres aparecen rezagadas, observándose una disminución que va del 20.7% en 1998 al 13.7% en el 2006. Cabe señalar que tanto el hombre como la mujer participan en las actividades productivas, por lo que ambos tienen derecho a la titulación de la propiedad, indispensable para tener acceso a créditos y asistencia técnica, así como a la seguridad sobre su propiedad.

En la propuesta de Agenda Económica desde las mujeres, se propone que a través del Instituto de Desarrollo Rural – IDR-, Fondo de Inversión Social y otras instancias, se formulen, gestionen e implementen planes y programas para la asignación de proyectos productivos con enfoque conservacionista y/o de recuperación de los recursos naturales.

Otro aspecto incorporado en esta propuesta de construcción colectiva de la Agenda es la responsabilidad materna y paterna: En mayo de este año se aprobó la Ley 623, definiendo la responsabilidad materna y la paterna así como las obligaciones del estado. Establece que toda niña, niño o adolescente tiene derecho a ser cuidado por su padre y su madre. Este derecho comprende no sólo el derecho a ser reconocido legalmente por sus progenitores, sino también la responsabilidad legal de éstos de cuidar, alimentar, educar, proteger y atender integralmente a sus hijos e hijas.

Sin embargo, los hombres frecuentemente abandonan sus responsabilidades paternas y son las mujeres las que asumen el papel de madre y padre, de esta situación de ineptitud paterna no escapan los jóvenes quienes emulan a los adultos al abandonar a sus hijos o hijas dejándolos en el desamparo.

Participación ciudadana y democracia en el país, la educación técnica y profesional con enfoque de género y la violencia intrafamiliar e institucional en contra de las mujeres; éste último aspecto debe llamar a la toma de conciencia de las autoridades al reportarse que de cada 10 casos de violencia en el país al menos nueve son contra las mujeres y sólo un caso es contra los hombres.

La violencia contra las mujeres es la violación de derechos humanos más extendida, oculta e impune presente en todas las sociedades por eso las mujeres organizadas en el María Elena Cuadra, hicieron un llamado para que en el Código Penal se establezca una tipificación del delito de violencia familiar e institucional, de manera particular cuando hayan acciones deliberadas que den preferencia a los hombres como único sujeto de derecho y dejen a las mujeres en dependencia de la voluntad del hombre.

Una de las asistentes de esta actividad, la Procuradora de la Mujer, Deborah Grandisson coincidió con las iniciativas de organización y capacitación que de manera permanente impulsa y promueve el Movimiento de Mujeres María Elena Cuadra las cuales deben ser reconocidas y apoyadas al tiempo que valoró que el presupuesto nacional debe elaborarse con una perspectiva de género ya que las mujeres enfrentamos la realidad en una situación de desventaja con los hombres.

Gladys Báez , miembro de la Comisión de la Mujer y la Familia de la Asamblea Nacional, enfatizó en que debe reconocerse el aporte valioso que las mujeres hacemos en la economía nacional. “Es un proceso que va a demorar mucho, ya que significa cambiar la mentalidad y patrones de conducta de los hombres para que asuman de manera plena que las mujeres aportamos al desarrollo del país. Manifestó que la memoria del proceso de consulta que hiciera el MEC, posee una riqueza gratificante al servir ésta como respaldo cuando las mujeres de manera organizada demanden verdaderos cambios en lo que tiene que ver con la Ley de Igualdad de Oportunidades y la Agenda Social y Económica de las mujeres.


Arriba     Imprimir     Enviar a un amigo     Comentar

Comentarios

Comentar
Nombre: *
Email: *
Comentarios: *
Verificación: *





 

  Blogs | El Observador (ver más)
Ante la cotidiana realidad de ser pobres
Gilda Charlotte Sánchez Padilla
Doble Motivo para Celebrar!!!
Juan Ignacio Martínez
¿Centellas de luz al final del túnel?
Alejandro Martínez Cuenca, PhD



Lo más escrito


Lo más leido Lo más comentado Lo más enviado