20 de December de 2007 - Managua, Nicaragua


FotoJennifer Zapata


Las Mipymes se enfrentan hoy en día a grandes obstáculos: la falta de concertación de las políticas sectoriales y de un marco legal para el desarrollo de un entorno local favorable, limitación de recursos humanos formados técnicamente (experiencias), poca especialización, concentración y una baja cobertura de los servicios de desarrollo empresarial, asi como servicios financieros limitados en tecnologías crediticias y no especializados en el sector productivo.

Aunque no existe actualmente un marco normativo oficial para la promoción de las micros, pequeñas y medianas empresas, se ha avanzado en la definición del Anteproyecto de Ley de Promoción y Fomento de la micro, pequeñas y medianas empresas (Ley Mipymes), el cual fue sometido a la Primera Secretaria de la Junta Directiva de la Asamblea Nacional el pasado 31 de Octubre del 2006. Esta iniciativa se sustenta en el proyecto formulado con el apoyo de la Real Embajada de los Países Bajos al Mific y pretende contribuir al desarrollo integral del sector de la Mipyme Nicaragüense.

El objeto del Anteproyecto es el de establecer el marco legal de Promoción y Fomento de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas, denominadas también MIPYME, normando políticas de alcance general, la creación de instrumentos de promoción, fomento y consolidación de las ya existentes, mediante el establecimiento de un sistema integrado.

Entre los objetivos específicos destacan: 1. Establecer el Programa Nacional Multianual de Apoyo a la Micro, Pequeña y Mediana Empresa Nicaragüense. 2. Contribuir a promover el desarrollo empresarial de las MIPYME y el desarrollo económico nacional a través del fomento y creación de empresas de ese sector. 3. Estimular de forma integral el desarrollo de las MIPYME, en un contexto de competitividad. 4. Coadyuvar en el desarrollo de las organizaciones empresariales, en la generación de esquemas de Asociatividad empresarial; incubadoras de empresas y en alianzas entre las entidades públicas y privadas de apoyo a las MIPYME. 5. El fomento y desarrollo integral de las MIPYME.

En este contexto se plantea que el Estado debe promover y fomentar a la MIPYME a través de los diversos niveles e instituciones de gobierno, las cuales están en la obligación de promover, proteger y facilitar con base en sus competencias institucionales, las iniciativas particulares y asociativas que conlleven a la organización, constitución, funcionamiento y desarrollo de la empresarialidad llevada a cabo por emprendedores, empresarios o inversionistas en las categorías de las MIPYME.
Foto

La definición oficial reconoce que la Mipyme es toda empresa operando como persona natural o jurídica, urbana o rural, en diversos sectores de la economía, siendo en general empresas manufactureras, agroindustriales, comerciales, turísticas, artesanales y de servicios. Estas se clasifican como micro, pequeña y mediana empresa, dependiendo de las siguientes variables: Número total de trabajadores permanentes, Activos Totales y Ventas Totales Anuales. Anteriormente se consideraba Mipyme a una empresa con un máximo de 50 trabajadores. Con el anteproyecto se amplía este rango.

La nueva clasificación planteada reconoce que la microempresa está conformada por un número de uno a cinco trabajadores; la pequeña empresa de seis a veinte trabajadores; la mediana empresa de veintiuno hasta cien trabajadores.

Otro aspecto interesante es el énfasis dado por el proyecto de ley al fortalecimiento del Registro de las Mipymes. En este sentido el Ministerio de Fomento, Industria y Comercio (MIFIC), como órgano rector de esta ley, se le atribuyen las funciones relacionadas con la administración del Registro de las Mipyme, Certificar la condición de cada empresa inscrita en el Registro de las MIPYME para facilitar las gestiones y actividades de éstas, así como desarrollar el Sistema Integrado de Información Estadística de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa, SII-MIPYME.

Para ello se deberá establecer la organización interna más apropiada acorde con este cometido y; los mecanismos de coordinación idóneos con las instituciones, tanto del sector público como del sector privado.

Entre otros instrumentos se propone la creación del fondo de financiamiento, el cual tendrá como objetivo financiar los componentes, acciones y actividades derivadas del mismo, dirigidas a promover y mejorar la capacidad de gestión y competitividad de las pequeñas y medianas empresas nicaragüenses, como instrumento para contribuir al desarrollo económico y social de las diversas regiones del país.

Este fondo estaría integrado por recursos del Presupuesto Nacional de la República y del Ministerio de Hacienda y Crédito Público y de fuentes de financiamiento alternas y complementarias. Al mismo tiempo que se menciona la creación del Fondo Nacional de Garantía a las MIPYME, como un programa para el financiamiento en condiciones especiales, principalmente para las generadoras de empleo y productos con alto valor agregado. La garantía será hasta por un monto del ochenta por ciento (80%) del valor del crédito requerido para la inversión, de conformidad con el Reglamento que expida el Presidente de la República.

Otros instrumentos, acciones y políticas de desarrollo y fomento para las Mipyme están relacionados a la formulación de políticas para fomentar la creación de empresas gestionadas por jóvenes, mujeres y personas de la tercera edad.

Finalmente el Anteproyecto de Ley dedica gran parte de su articulado al Registro de las Mipymes y sus beneficios. El Artículo 51.- Creación del Registro de las Mypime, plantea que el Registro de la MIPYME estará a cargo del MIFIC, con el propósito de contar con una base de datos suficientemente amplia que permitirá asistir adecuadamente a las MIPYME.

Asimismo, la Mipyme que obtenga el certificado de inscripción definitiva por un período de cinco años a partir de su Inscripción en el Registro MIPYME y en la Dirección General de Ingresos, gozarán de una excepción tributaria del cien por ciento del pago del Impuesto sobre la Renta y cuota fija, lo cual deberá ser debidamente avalado por el MIFIC.

No obstante y a pesar de los beneficios planteados en el Anteproyecto de ley, se requiere de un sistema integral de atención y promoción a las Mipymes, así como garantizar una oferta de servicios para su formalización de forma sencilla.

Entre otras cosas también se requiere de otros instrumentos conexos, como la Ley de Sociedades de Garantías Recíprocas, que es complemento del presente anteproyecto, pues la realidad indica que aún son muchos los obstáculos para formalizar y registrar una Mipyme, más aun para emprender un negocio y acceder a financiamientos apropiados.


Arriba     Imprimir     Enviar a un amigo     Comentar

Comentarios

Comentar
Nombre: *
Email: *
Comentarios: *
Verificación: *





 

  Blogs | El Observador (ver más)
Ante la cotidiana realidad de ser pobres
Gilda Charlotte Sánchez Padilla
Doble Motivo para Celebrar!!!
Juan Ignacio Martínez
¿Centellas de luz al final del túnel?
Alejandro Martínez Cuenca, PhD



Lo más escrito


Lo más leido Lo más comentado Lo más enviado