11 de enero de 2008 - Managua, Nicaragua


FotoAdelmo Sandino

Los principales riesgos que se vislumbran en el 2008 se refieren al estado de la economía estadounidense. Se podría esperar que la crisis financiera (derivada de la caída en los precios inmobiliarios), el alza en los precios de la energía, el menor gasto de los consumidores y las ganancias empresariales, causen una ligera recesión en la economía más grande del mundo, arrastrando así a sus principales socios comerciales.

Al cierre de esta edición, el gobierno de George W. Bush anunció un plan para congelar las tasas de interés hasta por 5 años (que originalmente habían pactado a tasas ajustables), de cientos de miles de propietarios de viviendas cuyas hipotecas aumentarán en los próximos meses. Eso dio un respiro, pero temporal.

Por su parte, la FED (el banco central de ese país) había anunciado un nuevo reajuste en su tasa de interés de referencia bajándola un cuarto de punto y colocándola en 4.25%, tratando así de evitar una caída en la economía que no registra una recesión desde el cuarto trimestre del 2001, pero dando paso a un posible mayor inflación.

Otra fuente de riesgo es una caída súbita del dólar respecto a otras monedas del mundo (el euro, entre ellas, experimentando continuas depreciaciones acumuladas en 40% desde 2002) y la posibilidad que grandes economías como China, India o Brasil que poseen gigantescas reservas internacionales en dólares, decidan diversificar su canasta de monedas agudizando la crisis para la moneda hegemónica del mundo; aunque parece estarse afianzando la política de Washington de mantener una moneda débil que impulse el boom exportador y que ayude a que la crisis hipotecaria no derive en una recesión, como equilibrar la balanza comercial.

Sin duda un tercer elemento de alarma lo representa el precio internacional del petróleo. Al cierre de esta edición el precio se cifraba en 91.27 dólares por barril en el mercado de referencia para Nicaragua. Para 2008, la Agencia Internacional de la Energía espera un aumento significativo de la demanda petrolera a nivel mundial entre un 2.3 y 2.5%, mientras la OPEP anuncia un crecimiento del 1.5% en la producción. Por tanto, el déficit alentará especulaciones en los precios.


Arriba     Imprimir     Enviar a un amigo     Comentar

Comentarios

Comentar
Nombre: *
Email: *
Comentarios: *
Verificación: *





 

  Blogs | El Observador (ver más)
Ante la cotidiana realidad de ser pobres
Gilda Charlotte Sánchez Padilla
Doble Motivo para Celebrar!!!
Juan Ignacio Martínez
¿Centellas de luz al final del túnel?
Alejandro Martínez Cuenca, PhD



Lo más escrito


Lo más leido Lo más comentado Lo más enviado