25 de mayo de 2004 - Managua, Nicaragua


FotoJohn Daza


Cuando alguien habla de la tierra de las oportunidades, la imaginación
de uno lo lleva a una travesía por Eestados Unidos. Pero Hugo Navas, un hábil comerciante y hombre de negocios, que es dueño de un puñado de empresas en el departamento de Rivas, nos demuestra que su tierra natal, Nicaragua, tambiénes un país de oportunidades. Navas es el ejemplo de un nicaragüense que, a punta de sudor y temple, ha forjado y realizado sus sueños sin tener que abandonar su país.

Navas no es un hombre de pocas palabras. Con entusiasmo y sin ocultar su orgullo, cuenta como a los 14 años de edad ya tenía financiamiento de su familia para sembrar granos básicos, dándoles trabajo a cuatro o cinco personas de su comunidad.

Pero las prioridades de su vida cambiaron cuando a los 20 años de edad secasó con Zadira Alí Avellán, una joven de origen árabe, quien le inculcó la pasión por el comercio. Eso fue en 1979. Nueve años más tarde Navas abría la primera distribuidora en su isla natal, Ometepe (Moyogalpa). Este fue el inicio de lo que se puede catalogar como una vertiginosa carrera dentro del mundo de los negocios.

Lo más importante es que Navas, desde el inicio de su carrera como comerciante, estuvo muy cerca de su región al darle apoyo al sector cooperativo y trabajar muy de cerca con los productores de la isla.

A los pocos años de abrir la distribuidora en Moyogalpa, y ante su éxito comercial, abrió una distribuidora en la ciudad de Rivas. Un par de años después tuvo que mudarse a un local más amplio, por falta de espacio, y al año siguiente su expansión lo obligó a abrir una nueva distribuidora en la misma ciudad. A las distribuidoras les siguieron los camiones para “rutear” las zonas en busca de productos para vender.

Diversificar las inversiones, una buena estrategia

“De mis travesías por Europa, Estados Unidos y Centroamérica, como miembro de la Cámara Nicaragüense de la Pequeña y Mediana Empresa Turística, CANTUR, aprendí que no se deben poner todos los huevos en una misma canasta. Fue así que en 2002 decidí abrir un restaurante en Moyogalpa (Antojitos Hugo Navas) y una distribuidora en Altagracia (Ometepe)”, agrega con marcado entusiasmo en su voz.

A estos negocios le siguieron la heladería Hugo Navas, Hugo Navas Rent A Car, dos mercados móviles en Ometepe y dos en Rivas, una finca de compra y venta de ganado en pie (Pequeña Riata) y, desde marzo de este año, el operador turístico Ometepe Ecotur. Este mismo año abre sus puertas una nueva distribuidora con autoservicio en Rivas.

En sus empresas da empleo a 78 personas, entre ingenieros industriales, administradores de empresas, conductores y trabajadores.

“El éxito de mis empresas se debe a que Hugo Navas, como razón social, surgió y creció como una empresa familiar”, afirmó. Su responsabilidad social la cumple al haber tomado Ometepe como centro de sus operaciones y dar apoyo a la economía local empleando mano de obra de la isla y distribuyendo productos locales. Lo mismo se repite en las ciudades donde las empresas de Navas hacen presencia y en las que planea penetrar, afirma.

Consolidar las empresas para poder seguir creciendo

Hasta ahora Navas se ha empeñado en crecer, pero desde enero de este año comenzó un proceso de reingeniería de sus empresas para consolidarse, antes de continuar su proceso de expansión, durante el cual aspira tocar las puertas de ciudades como Masaya y Managua, donde quiere abrir distribuidoras el próximo año. También tiene planes de comenzar aproducir carne para sus distribuidoras, en la finca ganadera Pequeña Riata.

Aunque no es político, su nombre suena también para la alcaldía de Moyogalpa, reto que posiblemente acepte. Su visión es manejar la alcaldía de Moyogalpa con visión empresarial, para crear fuentes de empleo y dinamizar el sector productivo y turístico de la isla involucrando a todos los sectores económicos.

Con el empuje que Navas le pone a sus empresas, la pregunta que uno se puede hacer no es tanto si las empresas Hugo Navas se mirarán en las grandes ciudades del país, sino cuándo. De esta manera Navas quiere demostrar que en Nicaragua sí hay oportunidades, simplemente que hay que trabajar para explotarlas.


Arriba     Imprimir     Enviar a un amigo     Comentar

Comentarios

Comentar
Nombre: *
Email: *
Comentarios: *
Verificación: *





 

  Blogs | El Observador (ver más)
Ante la cotidiana realidad de ser pobres
Gilda Charlotte Sánchez Padilla
Doble Motivo para Celebrar!!!
Juan Ignacio Martínez
¿Centellas de luz al final del túnel?
Alejandro Martínez Cuenca, PhD



Lo más escrito


Lo más leido Lo más comentado Lo más enviado