8 de abril de 2008 - Managua, Nicaragua


FotoAdelmo Sandino

• Exportaciones vienen disminuyendo e importaciones en aumento
• Productores individuales y cooperados sin acceder al mercado estadounidense por una serie de limitaciones y obstáculos


El tiempo parece haberse detenido desde que el 16 de abril del año 2006, el entonces gobierno de Nicaragua oficializara el inicio de la carrera comercial, que durante estos últimos 5 años hemos conocido como CAFTA-DR. Una carrera que implica de parte de Nicaragua una preparación extraordinaria si se espera alcanzar sus ambiciosos objetivos, a la luz de nuestra vigente base productiva anacrónica, anti exportadora y anti competitiva.

A dos años del CAFTA, todo parece haberse esfumado como la propaganda triunfalista del gobierno anterior, que presagiaba un desarrollo acelerado con su implementación. Mientras tanto en EE.UU. candidatos presidenciales han expresado sus intenciones de revisar los tratados de libre comercio que según ellos, y parte del electorado, causan daño a su economía, como si en verdad nos tratáramos de homólogos fidedignos de la mayor potencia mundial.

En nuestros países asolados por los altos índices de pobreza nos cabe preguntar aún hasta qué punto las invisibles fuerzas del mercado podrán incitar una producción nacional competitiva, sin el apoyo focalizado de programas de gobierno y de la cooperación internacional a gran escala.

El tan polémico tratado hoy es una realidad y avanza en cosechar buenos o malos frutos. Mucho se ha hablado y escrito de los beneficios y perjuicios potenciales que puede generar el CAFTA. Pero, ¿qué se ha observado hasta el momento?: Inercia.

Una inmensa mayoría de productores y empresarios en el país siguen sin conocer siquiera del tratado: sus aspectos relevantes, respecto a cada sector productivo, y sus modos de operar, a fin de sacarle provecho.

Observatorio con evidencias



El Observatorio, programa ejecutado por FIDEG ha obtenido a lo largo de estos últimos 3 años información que nos ayuda a conocer el estado actual de los grupos sensibles ante la apertura comercial que ha significado el CAFTA.

En la matriz adjunta, resultado de un sinnúmero de consultas a grupos productivos del país, se logran visualizar que los problemas productivos y comerciales de estos son los mismos, agudizándose a medida que nos abrimos al comercio.

2007: Saldo negativo para el CAFTA


Foto

Las exportaciones a Estados Unidos en un nuevo contexto de libre comercio, contrario a todo pronóstico, parecen estar perdiendo impulso. En el año 2007 las exportaciones totales a la nación del norte decrecieron en 1,3 por ciento, muy distante del considerable crecimiento del 18 porciento que experimentó en 2006.

En cambio las importaciones provenientes de Estados Unidos siguen repuntando, al registrarse un crecimiento del 33 por ciento respecto al año precedente. Lo anterior contribuyó a un deterioro en el balance comercial, ya que aumentó el déficit comercial bilateral 76,6%.

Para el mismo año, la brecha importaciones vs. exportaciones se acrecentó en una relación de 2.4 veces, retomando incluso niveles superiores a los sufridos en el año 2002, cuando la economía experimentó un año recesivo.

El CETREX, que mantiene un monitoreo estadístico de la evolución del CAFTA, reporta en su sitio web que alrededor de 36 productos, de distintas industrias, perdieron en el intercambio comercial con Estados Unidos, al decrecer en -25,3% de volumen exportado y en -13,2 en valor FOB, a pesar que los precios de los mismos se incrementaron en un 16%.

En cambio otros productos más tradicionales sí obtuvieron buenos resultados, sobresaliendo productos de la industria de la carne, mariscos y otros. Sin embargo, estos resultados que se tornan clandestinos no lograron contener el saldo comercial negativo con que terminó el intercambio comercial en 2007.

Infraestructura: el mayor cuello de botella


Foto

¿Qué podría estar motivando estos resultados negativos, no deseados? Un reciente estudio de la CEPAL, aplicado a todos los países comunidad del CAFTA, señala que las deficiencias en infraestructura básica que tiene Nicaragua en sus diversos sectores económicos, tienen repercusiones importantes en el grado en que se puede aprovechar el tratado e incide en los altos niveles de pobreza.

El estudio hace énfasis en el problema energético del país, donde el suministro de electricidad es limitado, deficiente y costoso, más en las áreas rurales. Así por ejemplo, el estudio corrobora que la cobertura eléctrica es menor al 50% y los frecuentes cortes del servicio provocan pérdidas por más de 3% en las ventas de las empresas.

Por otro lado, el transporte por carreteras pavimentadas, vital para movilizar la producción nacional, también es limitado y los caminos secundarios y terciarios están en malas condiciones. Tan solo se cuenta con una red vial pavimentada que representa el 10% de la red total, indica el estudio. Y la vinculación de las áreas productivas dispersas con los centros de consumo y puertos es débil y costosa. Los tiempos de movilización de carga y costos de transporte se elevan, y los productos se deterioran.

Un último elemento que se suma es la precaria infraestructura portuaria de Nicaragua para exportación de productos agrícolas. El estudio menciona entre los factores explicativos las instalaciones obsoletas, los sistemas operativos deficientes y el personal poco especializado.

Finalmente, el estudio nos recuerda que Nicaragua carece de un puerto de aguas profundas en el Caribe, lo cual incrementa los costos de transporte de los exportadores al verse obligado requerir de puertos alternativos más allá de nuestras fronteras, trasladando inevitablemente los costos al producto exportado y volviéndolo menos atractivo.

La preocupación por un posible impacto negativo y el desaprovechamiento del CAFTA es real, pues es obvio que sin infraestructura adecuada, apoyo a la producción y al comercio, aumentarán los riesgos del fracaso.


Arriba     Imprimir     Enviar a un amigo     Comentar

Comentarios

Comentar
Nombre: *
Email: *
Comentarios: *
Verificación: *





 

  Blogs | El Observador (ver más)
Ante la cotidiana realidad de ser pobres
Gilda Charlotte Sánchez Padilla
Doble Motivo para Celebrar!!!
Juan Ignacio Martínez
¿Centellas de luz al final del túnel?
Alejandro Martínez Cuenca, PhD



Lo más escrito


Lo más leido Lo más comentado Lo más enviado