30 de abril de 2008 - Managua, Nicaragua


FotoJuan Ignacio Martínez

Hotel Casa Naranja



Uno esperaría que un edredón y unas almohadas de pluma no ayudaran mucho en el calor de marzo en Managua, pero para Cris, el irlandés, la comodidad fue insuperable, tanto que despierta aturdido después de un sueño espectacular.

Se despierta con flashbacks de imágenes del sueño de la noche anterior: filibusteros estadounidenses luchando contra campesinos a finales del siglo pasado; revolucionarios sandinistas tendiendo una emboscada fatal en 1979. Anécdotas e historias que aprendió la noche anterior, saboreando un Flor de Caña entre reliquias, libros y obras de arte, en un salón de este museo- galería-hotel.

Aunque está ubicado a solo unos pasos del nuevo centro de la ciudad, muy cerca de los hoteles más grandes, en este hotelito el ambiente es especial. Es una casona estilo colonial donde los colores alegres y la decoración romántica le dan una vibra distinta, y el jardín al final del pasillo le da a Cris el chance de conocer de cerca a un colibrí picaflor, que todas las mañanas chupa miel de una flor de avispa.

Hotel Boutique se le conoce a los hoteles descritos como íntimos, usualmente lujosos y que tienen algún “tema”, diferenciándose de las cadenas de grandes hoteles y moteles por los servicios personalizados y diferenciados que ofrecen a sus huéspedes. Este concepto apareció por primera vez en ciudades como Nueva York y Londres y fue hace dos años cuando Casa Naranja se convirtió en uno de los primeros y únicos hoteles Boutique de Nicaragua.

“La categoría boutique normalmente tiene una temática. En Europa son castillos o fincas, en nuestro caso el concepto es una casa estilo colonial, pero con un toque tropical, refrescante, lleno de colorido”, comenta Federico Bosche, Gerente General de Casa Naranja.
Foto

Por dos años consecutivos este hotel, con sólo 9 habitaciones, ha obtenido el premio de la Excelencia por la Calidad entregado anualmente por la Asociación de Pequeños Hoteles de Nicaragua, HOPEN. Según Federico, “tener que distinguirte no es un negocio fácil. Nosotros hacemos énfasis en los detalles buscando la máxima calidad.”

Para él, este negocio es doblemente especial: le pertenecen a su familia, su papá es el creador y su mamá es la artista encargada de decorar el hotel con sus obras. Más emotivo aun, es la misma casona donde vivió con su familia durante toda su vida.

Paul Bosche, creador del negocio, hace énfasis en el trato al cliente: “Nosotros trabajamos en los detalles para que el huésped esté a gusto. Así logramos que ellos se sientan en su casa”
La excelencia de Casa Naranja resulta de los servicios gratuitos que ofrecen, como desayuno a la carta, internet inalámbrico, business center de cortesía, pero sobre todo de la calidad de su trato, “el concepto es mimarte, darle gusto al cliente”, afirma Paul.

A pesar de que los huéspedes son en su mayoría ejecutivos que buscan el equilibrio entre precio y calidad, la familia Bosche se enorgullece de estar cambiando la relación con los viajeros, “es un hotel pequeño por lo que te da tiempo para conocerlo y gozarlo”, al punto que muchos lo han descrito como “la mejor dormida… en las camas más cómodas de Managua.”

Pero no todo es colorido en este negocio que a pesar de sus placeres, tiene sus retos. “En este país, éste es un negocio difícil, sin luz, sin agua, sin internet, no te entran reservas. Es difícil mantener la calidad en estas condiciones”, lamenta Federico.

Casa Naranja funciona bajo la filosofía que sólo un buen trato hará que la gente se sienta bien y regrese. Cris el irlandés, por su parte, ha encontrado su nuevo sitio favorito en la ciudad.


Arriba     Imprimir     Enviar a un amigo     Comentar

Comentarios

Comentar
Nombre: *
Email: *
Comentarios: *
Verificación: *





 

  Blogs | El Observador (ver más)
Ante la cotidiana realidad de ser pobres
Gilda Charlotte Sánchez Padilla
Doble Motivo para Celebrar!!!
Juan Ignacio Martínez
¿Centellas de luz al final del túnel?
Alejandro Martínez Cuenca, PhD



Lo más escrito


Lo más leido Lo más comentado Lo más enviado