10 de marzo de 2008 - Managua, Nicaragua


FotoAdelmo Sandino

• El 40% de sus tierras no están legalizadas, pese a que se fundó en 1984
• Luchan por ampliar sus mercados locales y sus rendimientos agrícolas
• Cuarto grupo meta del Observatorio comparte sus problemáticas y desafíos


Don Mariano de Jesús Martínez Ríos inicia su jornada matutina, preparando el tractor que durante los últimos 15 años ha sido su único y recurrente instrumento de trabajo. Es la segunda semana de la siembra de primera y todo está listo en la finca para este nuevo ciclo agrícola.

Don Mariano, junto a su familia y otras familias, conforman una cooperativa de productores agrícola llamada “Eddy Alonso”, en homenaje al promotor del movimiento cooperativo de los años 60, en la zona de Sébaco-Matagalpa. Trabajan la tierra en Juigalpa, Chontales, y la integran un total de doce familias.

Ubicada en la comunidad rural “El Quebratadero”, en la tierra ganadera de Juigalpa- Chontales, la cooperativa “Eddy Alonso” se dedica a la agricultura desde 1984, año de su fundación.

Se especializa en el cultivo de hortalizas: tomates, chiltoma y cebolla. Aunque según indica doña Koni, una mujer de entrada edad que coordina parte de las actividades de siembra, han probado con una mayor variedad de hortalizas y frutas como melón, pepino, sandia, pipián y; rábano, logrando aceptables resultados.

Otros cultivos no menos importantes son los de maíz y yuca, que utilizan de manera permanente para el autoconsumo de un total de 64 personas (hombres y mujeres por igual), involucradas en las labores agrícolas, sin incluir a los niños y niñas.

En conjunto, la cooperativa posee 89 manzanas de tierra, de las cuales 53 manzanas fueron legalizadas hace sólo cuatro años, tras más de una década de luchar con la incertidumbre que les proveía poseer únicamente un titulo del sector reformado. En la actualidad están en proceso de legalización del resto de manzanas de tierra.

Una característica muy particular de la cooperativa “Eddy Alonso” es su juventud. En la actualidad funciona un colectivo de jóvenes organizados que apoyan las labores de la cooperativa. “Es una gran experiencia para nosotros los jóvenes el participar en las labores de la finca”, dijo María Concepción, de 21 años, quien estudia su tercer año de ingeniería agrónoma y que lidera el grupo juvenil de la cooperativa.

Se trata de un grupo de muchachos entusiastas en aprender a cultivar la tierra y prepararse para realizar en un futuro los cambios pertinentes para mejorar la producción con nuevas técnicas, refiere Don Germán, presidente de la cooperativa, al referirse a sus propios nietos y sobrinos.

Este grupo de jóvenes ha sido beneficiado con un pequeño programa experimental de cultivos en huertos, según nos relató el coordinador del programa, Evir Amador, quien además funge como representante local de la UNAG-Chontales.

Los resultados fueron fructíferos y demostró la capacidad del colectivo de jóvenes en el manejo técnico adecuado de cultivo, agregó.

Atados a una cadena tradicional



Como una constante generalizada en los anteriores Grupos Metas del Observatorio, la cooperativa “Eddy Alonso” presenta dos barreras de importancia que no permiten un mejor desempeño de la actividad productiva de la finca.

La primera está en el uso de técnicas básicas de producción. Esto tiene repercusiones en el rendimiento por manzana de los cultivos y desestimula la producción. Una causante del problema lo representa el tipo de suelo que no es el óptimo para la siembra de hortalizas, el poco financiamiento externo (a través de micro financieras) que recibe la cooperativa para la compra de insumos (fertilizantes y semillas), así como desconocimiento agrotécnico adecuado.

Sin embargo, en términos productivos cuentan con fortalezas como el uso de maquinaria para arar la tierra, un sencillo sistema de riego, la utilización de semillas certificadas, así como el beneficio de capacitaciones de instituciones como UNAG, MAGFOR e INTA y de organismos no gubernamentales de cooperación.

La segunda barrera tiene que ver con aspectos de comercialización. La mayor parte de la producción se comercializa en la localidad (mercado de Juigalpa) o bien dependen de compradores temporales y en otros casos de empresas intermediarias que comercializan las hortalizas en Managua a mayores precios, generándose por tanto, un valor no a nivel de los productores sino de los transportistas y detallistas locales y en otras ciudades. La falta de un canal de mercado, con mejores opciones y precios más justos, ocasiona que la capacidad productiva de la cooperativa sea relativamente menor.

Esta limitante, en términos de acceso a mercados, proviene de la ausencia de redes o alianzas que no permiten obtener precios más justos en los diferentes eslabones de comercialización. Por lo que es necesario diversificar los canales y establecer una comercialización más directa.

Otro elemento necesario es la planificación de los periodos de siembra que coincidan en cosecha con los altos precios del mercado, para que el proceso de comercialización sea más provechoso. Otra respuesta puede ser la búsqueda de más y mejores mercados locales e internacionales, agregando mayor valor como es la producción orgánica, lo que sin duda representa un reto y un paso difícil pero no imposible para la cooperativa.

Mercado de Hortalizas con buenas perspectivas



Según las Guías Prácticas para la Exporación a Estados Unidos, elaboradas por el IICA, las hortalizas --específicamente la cebolla y el tomate-- tienen grandes oportunidades comerciales, no sólo en los países de la comunidad del CAFTA-DR, sino también en países de Europa por la alta demanda y los altos precios.

Dependiendo del tipo de desgravación, los tomates y cebollas recibieron en el CAFTA-DR trato diferenciado en lo referente al periodo de desgravación yendo de los 10 a 15 años. Los principales mercados lo constituyen las grandes ciudades como California, Miami y; Nueva York entre otros.

A pesar del gran atractivo del mercado extranjero, muchas veces los requisitos de ingreso de productos agrícolas son difíciles de cumplir, requiriendo los productores de una alta preparación en cuanto a los cumplimientos de producción y sanidad, dada la naturaleza de la producción de hortalizas que demanda el uso de un manejo agro técnico y de manejo de plagas y enfermedades muy específicos para poder ingresar a mercados exigentes.

No obstante, la amplia gama y creciente red de supermercados en todo el país, constituyen una importante oportunidad para pequeños productores que no pueden cumplir con todos los requisitos de exportación.

RECUADRO
Con poca información sobre TLC



Tras aplicar un pequeño test para conocer el grado de conocimiento sobre TLC por parte de los integrantes de la cooperativa “Eddy Alonso”, que participaron en las capacitaciones del Observatorio, los resultados arrojaron que más de la mitad no habían recibido información alguna sobre los TLC. En ese entonces, una amplia mayoría del 60% consideraba que los TLC traerían beneficios al productor. Mientras un 53,8% no conocía de experiencias exportadoras de ningún tipo.

mostrar comentarios [1]

Arriba     Imprimir     Enviar a un amigo     Comentar

Comentarios

Comentar
Nombre: *
Email: *
Comentarios: *
Verificación: *





 

  Blogs | El Observador (ver más)
Ante la cotidiana realidad de ser pobres
Gilda Charlotte Sánchez Padilla
Doble Motivo para Celebrar!!!
Juan Ignacio Martínez
¿Centellas de luz al final del túnel?
Alejandro Martínez Cuenca, PhD



Lo más escrito


Lo más leido Lo más comentado Lo más enviado