30 de julio de 2008 - Managua, Nicaragua


FotoNatalia Michell

Al mes de junio el barril de petróleo WTI se cotizaba en un promedio de US$131, precio 93% mayor al registrado este mismo mes 2007. Sólo dos veces en la historia se ha superado un aumento interanual de esta magnitud, en diciembre de 1974 y en abril de 1980, con incrementos de 159% y 149%, respectivamente, fechas en que se registraron las crisis mundiales del petróleo.

Aunque la crisis de la década de los 70 se dio en condiciones económicas muy distintas a las actuales, la semejanza es que tanto ahora como antes el petróleo es el principal insumo para generar energía y combustible, por tanto, su efecto multiplicador en los procesos productivos genera un proceso inflacionario.

Hasta los países exportadores de petróleo están experimentando inflación, producto de la devaluación del dólar, los altos precios de los alimentos y; los excesos de liquidez. Nicaragua, por su parte, pertenece a los países importadores netos de petróleo, incrementando su vulnerabilidad ante la embestida de precios altos del crudo.

Sólo para el año 2007, la factura petrolera nacional fue equivalente al 14% del PIB, el 41% de las exportaciones y fue 1.5 veces mayor a lo que el país recibió en concepto de cooperación. Si este año la demanda de petróleo permanece constante y utilizando las proyecciones de crecimiento del BCN, un aumento de 100% en el precio promedio del crudo se traduciría en una factura de petróleo que representaría el 24% del PIB, el 67% de las exportaciones, 240% de la cooperación y 1.7 veces el gasto en pobreza.

Frente a este escenario negativo, sectores del país se preguntan porqué Nicaragua posee los precios de los combustibles y la inflación más alta de la región, aun cuando el impuesto al combustible es uno de los más bajos.

Esto se debe a una serie de cuellos de botella, los cuales provocan que los impactos de los precios del petróleo incidan más sobre la inflación, entre ellos, una matriz energética donde el 70% de la producción depende del petróleo, un sector altamente concetrado en una estructura oligopólica, una falta de puertos para su almacenamiento y; un uso ineficiente de los combustibles.
Foto

El mercado de petróleo y derivados está compuesto por 11 empresas que importan y venden el crudo, sin embargo, el 90% de la importación recae sobre tres empresas únicamente y el 88% de las ventas sobre cuatro, donde la ESSO (Exxon Mobil) es la empresa líder, tanto en cuota de importación (65%) como de venta (46%).

Mercados como éste, con el poder concentrado en manos de pocas empresas, ejercen control sobre los precios finales, sin que el Estado haga mucho, pues este tipo de regulación en Nicaragua no existe. En cambio los precios de los combustibles se establecen cada semana en una reunión entre los directivos de las tres empresas que manejan el mercado.

Por tanto, no es casualidad que las cifras oficiales del INE muestren que los precios de la gasolina súper a mayo del 2008 fueran 34 C$/gl mayor que el precio internacional, diferencial que además ha incrementado, ya que en mayo del 2006 era de 22 C$/gl.

Por otro lado, el país no hace uso eficiente de los combustibles gracias a la poca aplicación de medidas que permitan el ahorro de los mismos, una red vial en mal estado, unidades de transporte antiguas e ineficientes, tecnologías poco amigables con el medio ambiente y; plantas termoeléctricas con casi 40 años de funcionamiento, cuando su vida útil es de 25 años, entre otras.

Aún se puede revertir…



Medidas como el subsidio al transporte colectivo no ayudarán a paliar una crisis que se estima será al largo plazo, ya que sencillamente llegará un momento que el gasto del Estado será insostenible. Por cada mes de subsidio, el Estado de Nicaragua paga a las petroleras US$ 11 millones por el descuento de 1.3 US$/gl al sector transporte, lo que en un año representaría el 8.8% del presupuesto general.

Una medida paliativa a mediano plazo debe ser restaurar el sistema precio de paridad de importación (PPI). Este sistema consiste en definir un techo en los márgenes de cada una de los costos y utilidades que estructuran el precio final de un bien importado. Actualmente el único derivado del petróleo que se regula mediante este sistema es el gas licuado, el resto se establecen por medio del “libre mercado”.

Según los cálculos de Álvaro Murillo, experto en hidrocarburos, si en Nicaragua se utilizara el PPI la gasolina súper, la gasolina regular y el diesel tendrían un precio menor al que actualmente tienen en 18.72 US$/bl, 23.31 US$/bl y 14.57 US$/bl, respectivamente, lo que en un año le permitiría un ahorro al pueblo de Nicaragua de US$ 64 millones aproximadamente.

En Centroamérica, sólo Honduras y Costa Rica regulan los precios del petróleo, países en los que a junio del 2008 el galón de gasolina súper fue 0.5US$ menor que en Nicaragua.

En el corto plazo, el gobierno debe entregar concesiones para la producción de energías renovables en aquellas zonas donde los estudios indican mayor rentabilidad, para que en el largo plazo cambie la matriz energética que amortigüe los incrementos en los costos de las tarifas.

Asimismo se deben implementar campañas para ahorrar energía y combustible, disminuir los aranceles de importación de vehículos que utilicen combustibles alternativos, mejorar la red vial para que los vehículos hagan un uso más eficiente del combustible, elaborar un marco legal para la emisión de CO2 y; cambiar las unidades de transporte colectivo por nuevas, entre otras.

En el mediano y largo plazo se debe implementar el Plan Pueblo Panamá para financiar nuevos proyectos de generación energética, la construcción de un ferrocarril para el transporte de carga, el fortalecimiento del INE como regulador de tarifas y; desarrollar pequeñas plantas hidroeléctricas para suplir a las comunidades, entre otras.

Diesel supera a la gasolina



A partir del mes mayo de este año, los precios del diesel sobrepasaron los precios de la gasolina en el país. Asimismo, en el primer trimestre del 2008, los precios del diesel incrementaron en 49%, contra 38% en la gasolina. Sin embargo, éste no es un fenómeno que sólo ocurre en Nicaragua, ya que desde octubre del año pasado los precios internacionales del diesel son mayores que los de la gasolina.
Las explicaciones son varias: existe poca producción de diesel y mayor demanda por las refinarías (por la rentabilidad del precio del diesel). Además, las regulaciones ambientales están exigiendo un diesel más limpio, el cual es más caro de producir.

Este aumento en los precios del diesel no es buena noticia para Nicaragua, ya que el consumo de diesel representa el 35% del consumo total de hidrocarburos. Este derivado se ocupa principalmente para el funcionamiento del transporte colectivo y de carga, por tanto, es importante analizar la viabilidad de generación de otros combustibles que sirvan como sustitutos del diesel.

Causas del incremento del precio del petróleo



* Límites de producción y reservas a 40 años.
* Falta de nueva capacidad de refinamiento.
* Incertidumbre geopolítica.
* Catástrofes naturales como resultado del cambio climático.
* Mercado estacional en EEUU.
* Aumento de la demanda en China e India (en el 3er T del 2007 la demanda global superó la oferta).
* Especulación en los mercados financieros por las inversiones de compra a futuro de los fondos mutuos.
Caída del dólar provoca la sustitución del mismo por otros activos (oro y contratos-papel de petróleo).


Arriba     Imprimir     Enviar a un amigo     Comentar

Comentarios

Comentar
Nombre: *
Email: *
Comentarios: *
Verificación: *





 

  Blogs | El Observador (ver más)
Ante la cotidiana realidad de ser pobres
Gilda Charlotte Sánchez Padilla
Doble Motivo para Celebrar!!!
Juan Ignacio Martínez
¿Centellas de luz al final del túnel?
Alejandro Martínez Cuenca, PhD



Lo más escrito


Lo más leido Lo más comentado Lo más enviado