30 de julio de 2008 - Managua, Nicaragua


FotoIvonne Acevedo

Oficialmente, al 31 de mayo del corriente año, el Presupuesto General de la República registraba un bajísimo nivel de ejecución, correspondiendo al 35.5% para los ingresos y 34.9% para los gastos. Mientras, el gasto corriente alcanzaba 37% de ejecución, el gasto de capital 26.51% y; las amortizaciones 39.9%.

El gobierno actual ha hecho énfasis en que las prioridades nacionales son combatir la pobreza y democratizar el acceso a los servicios sociales. Sin embargo, a esa fecha de mayo, el grado de ejecución del gasto de capital de los ministerio de Salud, Educación e Infraestructura, correspondían al 25.9%, 26.21% y 24.7%, respectivamente.

Alguna de las causas de este bajísimo desempeño, según analistas y autoridades, es la falta de planificación y programación de las fases de ejecución de proyectos por parte de las instituciones y la desconexión entre los planes operativos y de gobierno, al respecto, cabe señalar que el Ejecutivo hasta hace poco presentó su borrador del Plan Nacional de Desarrollo Humano (PNDH).

Asimismo, el grado de ejecución de los intereses y gastos de la deuda alcanza un nivel de ejecución de 51.1%, indicando que del presupuesto fiscal una proporción creciente de los ingresos está siendo absorbida por el servicio de la deuda y no se enfoca al incremento del gasto público social.

El mayor grado de ejecución del gasto de capital fue financiado por los recursos del tesoro, con un 48.7%, mientras que los préstamos externos alcanzaron 14.5%. Las causas de este comportamiento pueden ser atribuidas al tardío proceso de desembolso de algunos organismos y a las licitaciones que no han concluido.

Pese a que algunas instituciones y entidades públicas presentan rezagos en la ejecución presupuestaria, principalmente en el gasto de capital, las transferencias municipales reportan un grado de ejecución del gasto de capital de 31.6%, lo que indica que estos mecanismos de descentralización son efectivos para dirigir la inversión de capital que promueva el desarrollo local y aminore lo niveles de pobreza.

Transparencia presupuestaria



Según el Índice Latinoamericano de Transparencia Presupuestaria del 2007, elaborado para 9 países de América Latina, Nicaragua alcanzó una puntuación de 40 en una escala del 1 al 100, donde 1 es nada transparente y 100 es muy transparente. Utilizando la misma escala, se obtuvo solamente 12 puntos para la fiscalización del presupuesto y participación ciudadana: 10 para la oportunidad de la información y 8 en control interno.

De esta manera, en el país la transparencia presupuestaria se percibe como deficiente. Alguno de los elementos que han incidido en estos resultados podrían ser el desconocimiento del monto y ejecución de los provenientes del acuerdo de cooperación entre el gobierno de Nicaragua y Venezuela, que podría ascender a los US$ 300 millones, aproximadamente 17% del presupuesto para este año.

Asimismo, la desinformación y hermetismo de los funcionarios gubernamentales, pese a la vigencia de la Ley de Acceso a la Información Pública, generan un ambiente de incertidumbre entre la ciudadanía y la comunidad internacional que en el corto y largo plazo podría ser desventajoso para el país, tomando en cuenta que el 62% del gasto de capital proviene de recursos externos.

Reforma de última hora



El pasado 30 de junio, la Asamblea Nacional aprobó la reforma presupuestaria que sometió el Poder Ejecutivo, por un monto de 640 millones de córdobas, pese a que algunos diputados expresaron temores con respecto a la sub-ejecución y el clientelismo político.

Al Ministerio de Transporte e Infraestructura (MTI), se le incrementaron C$230.4 millones, pese a que al 31 de mayo registraba unan sub-ejecución menor al 25%.


Arriba     Imprimir     Enviar a un amigo     Comentar

Comentarios

Comentar
Nombre: *
Email: *
Comentarios: *
Verificación: *





 

  Blogs | El Observador (ver más)
Ante la cotidiana realidad de ser pobres
Gilda Charlotte Sánchez Padilla
Doble Motivo para Celebrar!!!
Juan Ignacio Martínez
¿Centellas de luz al final del túnel?
Alejandro Martínez Cuenca, PhD



Lo más escrito


Lo más leido Lo más comentado Lo más enviado