5 de August de 2008 - Managua, Nicaragua


FotoNatalia Michell

El pasado mes de junio fue presentado en público –finalmente—el borrador cero del Plan Nacional de Desarrollo Humano (PNDH), la nueva estrategia socioeconómica y el nuevo modelo de participación social denominado Poder Ciudadano.

Este nuevo ejercicio de políticas estratégicas, para el período 2008-2012, hace a un lado por completo al Plan Nacional de Desarrollo (PND), elaborado durante la administracióon de Enrique Bolaños y que también proponía líneas de acción hasta el 2015. La nueva versión del PNDH se encuentra a disposición en la web www.pndh.gob.ni.

El objetivo final del PNDH o “Modelo de Desarrollo del Poder Ciudadano” es instaurar un sistema económico-social más justo, potenciando el desarrollo humano y una estructura de poder más democrática en las relaciones económicas, comerciales y sociales, con el fin de reducir la pobreza, según refiere el mencionado borrador del documento oficial.

Para alcanzar este objetivo, agrega, se garantizará la gratuidad en los bienes y servicios básicos (educación, salud, agua, energía, etc), se fomentará la inversión en infraestructura (energía renovable y caminos productivos), se implementará un modelo agroindustrial, se promoverá el comercio justo, se estimularán las inversiones productivas, se velará por la estabilidad macroeconómica, se fomentará la equidad del sistema impositivo (reforma tributaria), se reorientará la ayuda externa y; se fortalecerá la participación ciudadana por medio del los Consejos del Poder Ciudadano (CPC).

Para financiar el PNDH, se continuará utilizando el financiamiento tradicional como las remesas, la inversión privada, las exportaciones, la cooperación externa y los ingresos del Estado. Asimismo, se incluyen nuevas formas de financiamiento como la ayuda venezolana, la reforma tributaria y; continuar la renegociación la deuda interna.

La lógica del PND anterior, durante el gobierno de Bolaños, era focalizar los recursos en los sectores más productivos, para que los resultados fueran más rentables y que, por efecto derrame, la riqueza se distribuyera al resto de sectores.

En el PNDH se piensa al revés, que los pobres, al no tener acceso a los bienes y servicios básicos, son sujetos económicos subvalorados, por tanto, el Plan propone que el Estado por medio de subsidios temporales focalizados con programas como Hambre Cero, Usura Cero, Banco Produzcamos, Calles para el Pueblo, entre otros, se capitalice a los más pobres para que aporten tanto a su desarrollo económico familiar como al del país.

¿Podría quedarse corto?



Existen varias limitantes que podrían estropear los objetivos del PNDH, que corresponden a reactivación económica y alivio de la pobreza. Una es que el Plan sólo contempla acciones de corto plazo –próximos cuatro años--, y muchas de las metas que se propone alcanzar son de largo plazo.

En segundo lugar, el ejercicio estratégico se desarolló bajo la premisa de precios promedio internacionales de petróleo menores a US$100 por barril, sin embargo en la actualidad ronda los US$150 por barril. Por tanto, sería un factor negativo a considerar en las variables, ya que la factura de petróleo 2007 representó el 107% de las remesas, el 42% de las inversiones y; el 41% de las exportaciones.

En tercer lugar, no se ha logrado dar a conocer de forma transparente el monto contable de la ayuda venezolana y si ésta fue incluida dentro de las Cuentas Nacionales, lo cual podría interferir en las proyecciones económicas que contempla el PEF.

Por otra parte, se menciona una reforma tributaria más equitativa dentro de las nuevas formas de financiamiento, sin embargo, todavía no se ha presentado oficialmente ninguna reforma tributaria, la cual sería aprobada por el poder Legislativo, para que entre luego en vigencia.

Por otro lado, aunque el PNDH establece El fortalecimiento del Estado y capacidad de Administración Pública Responsable en el capítulo de Gobernabilidad, a casi dos años de este gobierno la sub-ejecución presupuestaria es todavía alta, también existe una tardía implementación de las leyes, como la Ley de Competencia y la Ley del Banco de Fomento “Produzcamos”, y; hay poco acceso a la información pública. Por tanto es importante trabajar en la modernización de las instituciones públicas para poner en marcha este Plan.

Incoherencias y aclaraciones



El PNDH, además de contemplar algunas políticas y acciones que no son coherentes con los principios del Plan, incluye algunas terminologías y estrategias que no se explican claramente. Por ejemplo, dentro de los principios del Plan se establece la asignación de subsidios al transporte público de Managua aun cuando el PNDH enfatiza en la asignación eficiente de los recursos líquidos en su Programa Monetario y Financiero y reducción de la contaminación dentro de las políticas ambientales.

Asimismo, un Plan que intenta ser incluyente podría convertirse en excluyente por el mecanismo de participación ciudadana que se está implementado. Para acceder a cualquiera de los programas sociales que el gobierno está ejecutando, se debe estar incorporado a un CPC, los cuales, según el proceso de su implementación, han demostrado ser atractivos principalmente para simpatizantes del partido de gobierno.

Entre las terminologías que no se expresan con claridad, se encuentran las empresas grannacionales, que según el PNDH son empresas del ALBA que se orientarán a privilegiar la producción para la satisfacción de las necesidades humanas, garantizando su continuidad y rompiendo con la lógica de la reproducción y acumulación del capitalismo salvaje.

Según el ALBA, estas empresas promueven proyectos de carácter social e impulsan el comercio justo, si es así, es necesario que el gobierno determine cómo encajarían dentro del modelo jurídico y empresarial vigente en el país.

También es difícil comprender el funcionamiento de Enabas, ya que el Plan no aclara el término precio justo. En al estrategia productiva del Plan se establece que la función de Enabas es el acopio de la producción a precios justos, establecimiento de canales de distribución a precios justos mediante pulperías con el apoyo de los CPC y los Gabinetes del Poder Ciudadano. Sin embargo, no queda claro si precio justo significa un precio igual o menor al de mercado, y cómo se establecerá este sistema de precios.

Asimismo, si Enabas contempla ser el nuevo intermediario comercial, es responsabilidad del gobierno proponer alternativas para los actuales intermediarios que serán desplazados por Enabas.


Arriba     Imprimir     Enviar a un amigo     Comentar

Comentarios

Comentar
Nombre: *
Email: *
Comentarios: *
Verificación: *





 

  Blogs | El Observador (ver más)
Ante la cotidiana realidad de ser pobres
Gilda Charlotte Sánchez Padilla
Doble Motivo para Celebrar!!!
Juan Ignacio Martínez
¿Centellas de luz al final del túnel?
Alejandro Martínez Cuenca, PhD



Lo más escrito


Lo más leido Lo más comentado Lo más enviado