1 de septiembre de 2008 - Managua, Nicaragua


FotoIvonne Acevedo

El rompope es una bebida preparada con yemas de huevo de gallina, molida, leche de vaca, azúcar y alcohol. Aunque muchos países se adjudican su origen, su sabor único lo hace universal para el deleite y paladar de quienes se dejan llevar en primera instancia por su nombre singular.

A pesar de que en Nicaragua su consumo no es tan común, existe una pequeña empresa que se está abriendo paso en el casi desierto mercado de producción del rompope. Se llama “Especialidades del Recetario de la Abuela”, su propietario Roger Robleto señala que la receta ha sido una tradición familiar que ha pasado de generación en generación, pero que al comercializarla formalmente aplicó sus conocimientos como ingeniero químico para adaptar los ingredientes y componentes de materia prima disponibles actualmente y así mejorar la receta familiar.

El proceso conllevó varios intentos con diversos tipos de leche, hasta que encontraron la que posee las mejores condiciones físico-químicas para fabricarlo. El rompope es un producto familiar con alta calidad gourmet y con un nivel de alcohol regulado para que todas las personas puedan degustarlo.

Detrás de un sueño



Robleto comenta que inicialmente el rompope lo preparaba para consumo familiar, reuniones con amigos y regalos; posteriormente, varias personas empezaron a realizar encargos en pequeña escala.

Estas pequeñas ventas los llevaron a participar en la feria Microfer, donde el rompope fue un éxito total, lo que los motivó a empezar las gestiones para formalizar el producto. Fue así que mediante la inversión de tiempo y de recursos, el rompope del Recetario de la Abuela cuenta con licencia sanitaria, código sanitario, código de barra y con una marca registrada.

Por ahora, Robleto asegura que poseen una capacidad de producción de unas 180 botellas de rompope al día, la cual podrá verse ampliada cuando se popularice un poco más el consumo. Hasta el momento el rompope lo ha vendido a través de contactos, amigos y ferias.

La formalización del producto los ha llevado a establecer una relación comercial con la empresa Wal-Mart Nicaragua, para iniciar la comercialización del rompope en las sucursales donde tienen disposición de espacios en los muebles de refrigeración, ya que todavía no se puede mantener a temperatura ambiente; estas sucursales son las de La Unión en Larreynaga y Carretera a Masaya.

Insumos: mayor limitante


Foto

El rompope cuenta con una excelente presentación, que es comparable con la calidad y elegancia de los vinos de importación. Sin embargo, han enfrentado algunos obstáculos para poder suplir los insumos que forman parte del envase. Con respecto a esto, Robleto señala que la botella cuenta con una capucha termo-adherible y un corcho que importa desde Estados Unidos.

Las etiquetas se elaboraron en Costa Rica, ya que el papel del que está fabricado es resistente a todas las temperaturas y no lo importan las imprentas nacionales. Las botellas las obtiene de centros de acopio para luego almacenarlas, ya que en el país no cuentan con empresas productoras y/o distribuidoras de botellas de vidrio para vino.

Actualmente están realizando investigaciones para que el producto no esté en refrigeración, sino que de manera permanente pueda estar a temperatura ambiente y así se facilite su comercialización.

En el mediano plazo, se han propuesto exportar y así suplir una parte de la demanda del mercado nostálgico.

mostrar comentarios [3]

Arriba     Imprimir     Enviar a un amigo     Comentar

Comentarios

Comentar
Nombre: *
Email: *
Comentarios: *
Verificación: *





 

  Blogs | El Observador (ver más)
Ante la cotidiana realidad de ser pobres
Gilda Charlotte Sánchez Padilla
Doble Motivo para Celebrar!!!
Juan Ignacio Martínez
¿Centellas de luz al final del túnel?
Alejandro Martínez Cuenca, PhD



Lo más escrito


Lo más leido Lo más comentado Lo más enviado