1 de October de 2008 - Managua, Nicaragua


Adelmo Sandino

El contexto de las finanzas a nivel internacional no podría ser menos favorable. En su informe sobre la estabilidad financiera mundial de julio 2008, el FMI plantea que en los últimos meses, los mercados financieros han experimentado ajustes significativos y las autoridades han adoptado medidas de intervención excepcionales. Pero aun así, establece el informe, los mercados financieros mundiales siguen siendo frágiles y los indicadores del riesgo sistémico permanecen en niveles elevados.
El escenario anterior, que incluso ha provocado una reconfiguración de los rankings bancarios mundiales, debería ser suficiente para atraer la atención de analistas financieros y las autoridades nacionales y regionales que, con toda razón, cuestionan si este escenario adverso tiene implicancias financieras y económicas para el Sistema Financiero nicaragüense, sobre todo cuando se está avanzando por un proceso de integración financiera y la interdependencia es una realidad.

La banca nicaragüense se encuentra avanzando en un proceso de regionalización e internacionalización de sus operaciones. Por un lado, la presencia de bancos con capital de origen nacional se expande en todo el Istmo y, por otro lado, son más frecuentes los procesos de fusiones y adquisiciones parciales y totales por bancos extranjeros.

Los cuatro bancos más importantes en Nicaragua, que concentran el 76% de los activos totales del sistema, están participando activamente en el proceso de regionalización. El Grupo BAC y el Grupo Financiero Uno mantienen operaciones en todos los países centroamericanos, incluido Panamá. El Grupo Promérica (del Banpro), por su parte, opera en cuatro países: Costa Rica, El Salvador, Honduras y Guatemala, mientras que Lafise/Bancentro ha abierto operaciones en Costa Rica y recientemente en Panamá.

Por otro lado, la presencia de bancos extranjeros, en su mayoría de capital centroamericano, se ha incrementado en los últimos cinco años pasando de cuatro a nueve bancos registrados oficialmente, algunos de los cuales ya han pasado a formar parte de bancos extrarregionales.

A diciembre del 2007, según la SIBOIF, habían en el país nueve oficinas de representación de bancos extranjeros: 1. Banco Internacional de Costa Rica; 2. Banco Salvadoreño; 3. Tower Bank International, 4. Banco Continental de Panamá; 5. Banco Cuscatlán de Costa Rica; 6. Leasing Cuscatlán C.R.; 7. LAAD Américas; 8. Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela (BANDES); 9 Banco Improsa. Algunos de ellos ya han sido adquiridos por bancos extrarregionales.

Pero el alcance de estas oficinas es muy limitado. Por mandato de la SIBOIF no pueden captar recursos del público y sólo pueden realizar operaciones de crédito e inversiones. Aún así, no dejan de ser mecanismos de intermediación, con el potencial de generar una mayor competencia bancaria y los riesgos que conlleva.

Los factores detrás de este dinamismo financiero tienen sus explicaciones en el incremento de empresas que operan a nivel centroamericano, siendo las más sobresalientes telecomunicaciones, cerveza, energía, transporte aéreo, caña de azúcar, alimentos, etc.


Arriba     Imprimir     Enviar a un amigo     Comentar

Comentarios

Comentar
Nombre: *
Email: *
Comentarios: *
Verificación: *





 

  Blogs | El Observador (ver más)
Ante la cotidiana realidad de ser pobres
Gilda Charlotte Sánchez Padilla
Doble Motivo para Celebrar!!!
Juan Ignacio Martínez
¿Centellas de luz al final del túnel?
Alejandro Martínez Cuenca, PhD



Lo más escrito


Lo más leido Lo más comentado Lo más enviado