4 de noviembre de 2008 - Managua, Nicaragua


FotoIvonne Acevedo


Centro atiende gratuitamente a 340 niños y niñas en el propio mercado Oriental

En el corazón del Mercado Oriental, rodeado de tramos y vendedores ambulantes que ofertan diversos productos y de cientos de personas que transitan día a día por sus estrechas calles, está ubicado el Centro Escolar “Pan y Amor” que acoge gratuitamente a 340 niños y niñas, que viven en condiciones de extrema pobreza.

Blanca es una de ellas, se trata de una niña de 7 años que diariamente acude a este centro. Al momento de visitar las instalaciones se encontraba en uno de los cuartos/aulas recibiendo una clase de reforzamiento de lectura, entre risas y pena comenta que le cuesta mucho leer, pero que le gusta recibir clases y estudiar. Blanca, al igual que el resto de niños y niñas que asisten a la Escuela “Pan y Amor”, ha encontrado en este centro una alternativa de vida.

Forjando el futuro



Charlotte Somarriba, presidenta de la Asociación Pan y Amor, comenta que esta asociación surgió de un grupo de damas voluntarias de las misioneras de la Caridad de Madre Teresa de Calcuta y fue fundada en 1994, con el objetivo de apoyar las necesidades de la población más vulnerable de la ciudad. Como parte de la iniciativa altruista, la Asociación Pan y Amor fundó el centro escolar en el año 2000.

Actualmente, al centro escolar asisten más de trescientos niños y niñas, quienes son atendidos durante 10 horas de estudios, desde jardín infantil hasta bachillerato. Se les brindan tres tiempos de comida y todas las atenciones médicas para su crecimiento integral: atención sicológica, atención médica general, oftalmológica, odontológica, vestido, calzado, transporte; asimismo, imparten actividades extracurriculares como manualidades, carpintería, costura, arte, música e informática. El centro cuenta con 46 educadores, incluyendo dos sicólogos y dos trabajadores sociales.

Los niños, niñas y adolescentes que asisten al centro provienen de las zonas aledañas al Mercado Oriental, la gran mayoría han sido niños trabajadores, mientras que otros provienen de un ambiente de drogas, abusos sexuales y sicológicos.

Para ingresar al centro, las trabajadoras sociales analizan el caso, visitan los hogares de los infantes y brindan talleres a los padres de familia. Indira Guido, trabajadora social del centro, recalca que en muchos de los casos los niños y niñas al inicio tienen dificultades con la aceptación de las reglas, son poco expresivos y carecen de motivación, por lo que el trabajo del cuerpo docente y de apoyo es ayudarlos a adaptarse y estimularlos para que desarrollen sus capacidades y su autoestima.

Muchas necesidades


Foto

El centro funciona a partir de donaciones, principalmente de organismos internacionales, la empresa privada e instituciones gubernamentales como el Ministerio de Educación (MINED), que brinda un pequeño subsidio. De igual manera realizan eventos para recaudar fondos y ofertan manualidades y tarjetas elaboradas por los alumnos que se pueden adquirir en la asociación.

La presidenta de la Asociación Pan y Amor recalca que ésta es una causa caritativa que cuenta con muy pocos fondos y enfrentan situaciones adversas, que impiden garantizar el buen funcionamiento del centro educativo.

Entre otras limitaciones, no cuenta con servicios básicos como agua potable y luz eléctrica, a pesar de tener un laboratorio de informática con 15 computadoras, no lo utilizan con frecuencia ya que sólo poseen una planta eléctrica donada que funciona por cuatro horas diarias. Por esta razón la asociación está en busca de fondos para cambiar de ubicación, construir un nuevo centro con mejores instalaciones y; aumentar su capacidad de amor a 600 estudiantes.

Si desea colaborar con el centro “Pan y Amor”, comuníquese con Karla Cuadra, a los teléfonos (505) 277-0939/250-8990.


Arriba     Imprimir     Enviar a un amigo     Comentar

Comentarios

Comentar
Nombre: *
Email: *
Comentarios: *
Verificación: *





 

  Blogs | El Observador (ver más)
Ante la cotidiana realidad de ser pobres
Gilda Charlotte Sánchez Padilla
Doble Motivo para Celebrar!!!
Juan Ignacio Martínez
¿Centellas de luz al final del túnel?
Alejandro Martínez Cuenca, PhD



Lo más escrito


Lo más leido Lo más comentado Lo más enviado