3 de December de 2008 - Managua, Nicaragua


FotoEquipo de FIDEG


El cambio climático es el más grande desafío al que se enfrenta la humanidad en el siglo XXI. Aunque muchos estarían de acuerdo en afirmar que el mundo actualmente goza de un clima más o menos estable, las grandes inundaciones, las sequías severas, la recurrencia de ciclones tropicales de gran intensidad, el descongelamiento de los glaciales, el adelanto o retraso del invierno, etc., son fenómenos climatológicos reales que hablan por si mismos, y el responsable, según el consenso científico internacional, no es la propia naturaleza, sino el hombre.

La emisión desmesurable de dióxido de carbono (CO2) y otros gases de efecto invernadero, generados por el uso de energías contaminantes en las actividades humanas de producción, distribución y consumo, está sobrepasando la capacidad de absorción del planeta. Entonces el resultado es un aumento inevitable de la temperatura global (que se estima aumente 2 grados en los próximos 50 años), que desencadena una serie de efectos sobre el medio ambiente y por lo tanto en el hábitat de plantas, animales y el hombre de hoy y mañana.

De acuerdo con el Informe de Desarrollo Humano 2007-2008, edición dedicada exclusivamente a tratar el tema del cambio climático, plantea que la raza humana se enfrenta a dos enormes amenazas. La primera es la amenaza inmediata al desarrollo humano. Aunque el cambio climático afecta a todos los habitantes de todos los países, los más pobres del mundo son los mayores afectados, lo que ya genera dificultades para que dichos países se acerquen al cumplimiento de los ODM. La segunda catástrofe es de afectación futura.

Dado que las actuales tendencias plantean el inminente camino hacia un colapso ecológico, las generaciones futuras corren con los máximos riesgos. Es decir, tal y como plantea el informe, la humanidad está viviendo más allá de los recursos ambientales que posee e incurriendo en deudas ecológicas que las futuras generaciones no estarán en condiciones de pagar.

Según el Banco Mundial, en su informe titulado Desarrollo y Cambio Climático, el costo estimado para estabilizar el CO2 que actualmente es liberado a nuestra atmósfera, ascendería a US$ 200 mil millones y mas de US$ 1 billon en las próximas décadas. Además, serán necesarias decenas de miles de dólares por año para ayudar a los países en desarrollo más vulnerables en su adaptación al cambio climático. No obstante, las fuentes actuales de financiamiento proporcionan sólo alrededor de US$10,000 millones al año para tratar de mitigar el problema. De no generarse un punto de inflexión en las tendencias actuales, el costo simplemente será incalculable.

Durante la reciente Convención de las Naciones Unidas ante el cambio climático (septiembre 2008), las economías industrializadas prometieron destinar US$ 6,100 millones a dos nuevos fondos de inversión en el clima. Estos fondos tienen por objetivo incentivar el uso de tecnologías de eficiencia energética, con bajos niveles de emisión de carbono, como la energía eólica y solar, y ponen a prueba nuevos enfoques para aumentar la resistencia al cambio climático en los países amenazados por este fenómeno, así como las inversiones forestales y la energía renovable.

Agricultura y seguridad alimentaria amenazada



Según los cálculos del Banco Mundial, la productividad agrícola se verá fuertemente afectada por las pérdidas en cultivos básicos, debido principalmente a las variaciones pronunciadas en los patrones de sequía y precipitaciones. Las consecuencias impactarán con mayor rigor al 25% de la población mundial que vive en situación de pobreza ya que son totalmente dependientes de la agricultura. Las estimaciones establecen que el impacto del cambio climático en la agricultura y la seguridad alimentaria, podría dejar a 600 millones de personas adicionales en situación de grave desnutrición para el año 2080.


Arriba     Imprimir     Enviar a un amigo     Comentar

Comentarios

Comentar
Nombre: *
Email: *
Comentarios: *
Verificación: *





 

  Blogs | El Observador (ver más)
Ante la cotidiana realidad de ser pobres
Gilda Charlotte Sánchez Padilla
Doble Motivo para Celebrar!!!
Juan Ignacio Martínez
¿Centellas de luz al final del túnel?
Alejandro Martínez Cuenca, PhD



Lo más escrito


Lo más leido Lo más comentado Lo más enviado