5 de diciembre de 2008 - Managua, Nicaragua


FotoIvonne Acevedo


“Nadie es profeta en su tierra” asegura el refrán popular, pero en el caso de Santos Reyes, empresario emprendedor, se confirma lo contrario. La fórmula del éxito: la conjugación de mucho empeño por triunfar y la puesta en práctica de un proyecto que tiene el sello original de calidad de Calzado Reyes.

Reyes, después de vencer muchas dificultades, logró consolidar su empresa y mejorar su calidad de vida. Reyes y su esposa Jacqueline han establecido un taller semi-industrial que diseña y manufactura calzado varonil de alta calidad.

Motivación para superarse



Jacqueline comenta que su esposo trabaja desde muy corta edad, desde los siete años, como lustrador de zapatos. A mediados de los ochenta emigró a Honduras donde aprendió a elaborar zapatos, lo que lo llevó a comercializar en el mercado Oriental de Managua calzado importado de Honduras. Con la intención de continuar superándose, Santos se asoció con su proveedor hondureño para abrir un taller de zapatos que posteriormente adquirió en su totalidad.

Con el objetivo de mejorar los procesos productivos y tomando en consideración los consejos de su tutor en la universidad, Reyes optó por buscar apoyo en varias instituciones para desarrollar el plan de negocios que había creado. Esto lo motivó a participar en el programa de Agora Partnerships, donde se inició una consultoría para determinar si el plan de negocios tenía potencial de desarrollo.

De acuerdo con Ricardo Terán, Director Ejecutivo de Agora Partnerships, institución que brinda consultorías empresariales, financiamiento y asistencia técnica, Santos y Jacqueline fueron seleccionados porque demostraron ser verdaderamente emprendedores, con visión de futuro, con potencial de crecimiento y sobretodo con capacidades técnicas y gerenciales para sacar el negocio adelante.

Agora inicialmente brindó asesoría en tres áreas fundamentales: estrategia, finanzas y mercadeo. A mediados del 2007 Agora decidió ser inversionista estratégico del taller, aportando US$ 25,000 que representa el 50% de las acciones emitidas. El otro 50% le pertenece a Santos y Jacqueline. Adicionalmente, Agora les proporcionó un préstamo de US$ 50,000 a un interés del 1% anual para adquirir maquinaria especializada para la fabricación de zapatos.

Ante todo la calidad



Actualmente en el taller se producen 4 líneas y 35 estilos de zapatos. Jacqueline señala que el calzado fabricado es distinto a los demás por los diseños únicos, el confort y la calidad que proporciona fabricarlos con maquinaria especializada.

El producto se comercializa en el mercado nacional a través de distribuidores en Ocotal, Estelí, San Carlos, El Castillo y en Managua en el mercado Iván Montenegro. Las ventas oscilan entre 800 y 1,300 pares mensuales, pero de ser necesario el taller tiene capacidad para producir 6,000 pares mensuales.

Al formalizar la actividad se han incrementado los costos, pues el taller está constituido como sociedad anónima por lo que paga impuestos sobre ventas y a los trabajadores se les aseguran todas las prestaciones de ley.

A pesar de algunas dificultades que se presentaron en el camino, como la prolongación de los trámites para constituir la empresa y los cortes de energía que ocasionaron que la jornada de trabajo se estableciera de 2 pm. a 9 pm., Jacqueline y Santos son una pareja visionaria que en el futuro esperan adquirir su propio local para fabricar y vender el producto, así como ampliar la capacidad de la empresa para generar más empleo y de esta manera penetrar el mercado nacional e internacional.


Arriba     Imprimir     Enviar a un amigo     Comentar

Comentarios

Comentar
Nombre: *
Email: *
Comentarios: *
Verificación: *





 

  Blogs | El Observador (ver más)
Ante la cotidiana realidad de ser pobres
Gilda Charlotte Sánchez Padilla
Doble Motivo para Celebrar!!!
Juan Ignacio Martínez
¿Centellas de luz al final del túnel?
Alejandro Martínez Cuenca, PhD



Lo más escrito


Lo más leido Lo más comentado Lo más enviado