8 de febrero de 2009 - Managua, Nicaragua


FotoAdelmo Sandino

Durante noviembre de 2008, como parte del programa “observatorio de la integración económica y la apertura comercial”, FIDEG realizó una consulta con empresarios y productores de Managua, León, Masaya y Rivas, para explorar a través de ellos, la percepción de los micro y pequeños alrededor del Acuerdo de Asociación, que sigue negociándose con la Unión Europea.

Entre los asistentes estuvieron representantes de la pequeña industria de alimentos, artesanías, derivados de la leche y granos básicos, así como líderes gremiales de la sociedad civil, Se abordaron varios tópicos: ¿En qué grado y cómo participan los grupos económicos vulnerables?, ¿Cuáles son sus mayores demandas y necesidades?, ¿Qué oportunidades vislumbran de acuerdo a sus niveles actuales de desarrollo?. Los hallazgos más relevantes derivados del proceso de consulta se resumen a continuación.

Negociaciones en el anonimato



La negociación del Acuerdo de Asociación entre la Unión Europea y Centroamérica, cuya sexta ronda se realizaría en enero del 2009, se desarrolla tras bambalinas, en el anonimato, para muchos productores y empresarios de Nicaragua, tanto en términos generales como en relación a los avances o el contenido de las rondas de negociación.

A pesar del esfuerzo sostenible de organismos como el CC-SICA y otros a nivel de país por llevar a las mesas de negociaciones del Acuerdo de Asociación las preocupaciones, demandas y propuestas de la sociedad civil, preguntas básicas como: qué es el Acuerdo de Asociación, qué es lo que se negocia y cuáles son sus avances, no está llegando a las bases productivas del país, representadas en su amplia mayoría por productores y empresarios de la micro y pequeña empresa.

Estos mismos sectores consideran que la difusión del Acuerdo de Asociación se ha hecho “desde arriba con grandes sectores o de la gran empresa y con un enfoque demasiado general y técnico”.
Al respecto, hay que señalar que las autoridades competentes en Nicaragua tienen una cuota importante de responsabilidad. Por ejemplo, las consultas convocadas por el MIFIC para tratar el tema comercial, han sido insuficientes para lograr una efectiva divulgación del Acuerdo y sus implicancias, pero principalmente para reunir las demandas de sectores estratégicos, como las Mipymes; por su parte, no es un secreto que Cancillería se ha mostrado hermética en compartir información sobre los avances en los pilares de Cooperación y Diálogo político.

Por otro lado, la creciente marea de información que generaron las autoridades europeas en el país antes y durante el inicio de las negociaciones, simplemente parece haberse evaporado, lo cual ante una falta de voluntad gubernamental de divulgar los aspectos de las negociaciones, deja desprovisto de insumos valiosos a las organizaciones sociales, para ejecutar acciones de incidencia.

Oferta de servicios insuficiente



En general los grupos consultados tienen una valoración media sobre la eficacia de los servicios de apoyo; sostienen que los servicios de apoyo son insuficientes y no están acordes con sus requerimientos, a los cuales puedan acceder para incrementar sus posibilidades competitivas.
Según los sectores consultados, se registran problemas de divulgación efectiva a los destinatarios. Muchas veces esta información queda en los gremios o en los centros departamentales, por lo cual demandan un mayor alcance territorial de las capacitaciones. Al no tener acceso a servicios de desarrollo empresarial, los productores no pueden discernir sobre las oportunidades o limitantes del Acuerdo de Asociación con la Unión Europea.

Un primer factor que limita la gestión de información en la que todos concuerdan, es que no existe una oferta sectorial especializada ni temática, que también considere los tiempos que tienen para participar en la gestión del conocimiento.

Un segundo factor es la ausencia de una interacción sistémica entre las diferentes entidades del gobierno a nivel central. Por el contrario, en el ámbito municipal, las Alcaldías han jugado un papel más importante propiciando los enlaces entre organizaciones para trabajar de forma conjunta.

El tercer factor es precisamente que estos esfuerzos no contemplan la consecución de recursos complementarios de parte de las organizaciones para poner en práctica las recomendaciones surgidas de dichos procesos y, que se traduzcan en mejoras directas en los procesos productivos.
Hay interés y disposición de los sectores para participar en procesos de aprendizaje más prácticos, que permitan la tecnificación de las unidades de producción empresarial. Entre las necesidades de formación empresarial se identifican, entre otros, el fortalecimiento de las capacidades en mercadeo y presentación del producto.

Servicios financieros inaccesibles


Foto

Uno de los clamores empresariales más frecuentes se refiere a los servicios de financiamiento, que son considerados ineficientes y abusivos en los intereses, sus plazos y garantías, así como los excesivos trámites burocráticos. Todos concuerdan que no existe una oferta sectorial ni temática especializada, ni tampoco una oferta más integrada, que incorpore tanto servicios financieros como servicios de desarrollo empresarial.

Todos los grupos hicieron mucho énfasis también en que el financiamiento, en la gran mayoría de los casos, se otorga sin acompañamiento de asistencia técnica, el cual es generalmente requerido para hacer un buen uso de los préstamos.

Entre otros factores que limitan el acceso a servicios financieros, se identifican los trámites burocráticos para préstamos pequeños. Ante esto, las y los microempresarios deben de recurrir a otras entidades cuyas tasas de interés son mayores, pero cuyos desembolsos son inmediatos. Lo que evidencia este proceso es la necesidad de articular los mecanismos para el otorgamiento de crédito, considerando las necesidades de las Mipymes o grupos productivos.

En algunos casos como los grupos de productores del Departamento de Rivas, no han tenido la oportunidad de acceder a ningún tipo de financiamiento, con excepción de recursos otorgados por entidades de apoyo a la producción o provenientes de programas para el desarrollo rural. La forma en que han sido otorgados estos recursos es mediante la conformación de grupos solidarios.

Sin experiencia exportadora



Por lo general las barreras a la exportación están asociadas a la falta de conocimiento y acceso limitado a la información, así como a bajas capacidades productivas. Por su parte, la ausencia de controles de calidad y bajos niveles de productividad, son limitantes reales para el acceso a nuevos mercados.
Es importante reconocer que los productores y productoras participantes de esta consulta, son personas que no han recibido una educación formal y, por tanto tienen dificultades para gestionar por sí mismas información sobre exportaciones, cuáles son las instituciones y los proveedores de servicios de apoyo.

Productores y productoras del sector de agroindustria reflejaron constantemente la preocupación sobre la falta de conocimientos sobre registros sanitarios y de las formas o pasos para la exportación.
En lo general no se visualiza un apoyo hacia los micros y pequeños empresarios para acceder a nuevos mercados. Se considera que las experiencias de exportación son exclusivas de las grandes empresas en el país. Se requiere dar a conocer en detalle cuál es la oferta exportable del país y los requisitos del mercado de destino. La falta de información sobre estos aspectos es fuertemente cuestionado por los diferentes grupos.

Las únicas experiencias de exportación quedan fuera del alcance de los grupos consultados, ya que se efectúan a través de terceros, debido al desconocimiento de dónde acudir para obtener información sobre estos procesos. Pero además, la comercialización carece de todo registro, etiqueta, empaque y son en cantidades pequeñas; tal es el caso de las artesanías y productos de panificación.
Otro factor que limita la competitividad es el bajo nivel tecnológico de sus empresas; esto es en los equipos, maquinarias, infraestructura productiva. Este bajo nivel tecnológico de las empresas e iniciativas empresariales no permite la diversificación productiva y la mejora de los procesos de producción.

En los grupos consultados se manifestó una opinión mayoritaria que las microempresas en diferentes rubros productivos, poseen baja calidad y productividad y que tienen problemas para trabajar de forma asociada, actitud que se atribuye a la falta de conocimiento sobre las ventajas de la asociatividad (o encadenamientos productivos) y la comercialización conjunta.

Ausencia de contactos de mercado



Complementando la larga lista de limitantes identificadas previamente, la ausencia de canales y contactos de mercado juega un papel preponderante en los procesos de comercialización y exportación. Los programas de apoyo existentes en las diversas localidades enfatizan la asistencia técnica para mejorar la productividad, no así para apoyar en la gestión de contactos de mercado paralelamente.

Se habla entonces de una insuficiente labor de inteligencia de mercado y apoyo a la comercialización. Por un lado, los costos de los estudios de mercado son altos y por otro lado muchos de estos estudios se limitan al análisis de mercados regionales. Todo esto genera posiciones encontradas que no permiten visualizar alguna oportunidad ante la firma de acuerdos comerciales.

Limitado acceso a TICs



Un último factor --no menos importante-- es la falta de acceso a las tecnologías de información y comunicación (TIC´s), que limitan la toma de decisiones y el acceso a nuevos mercados. La percepción generalizada de los empresarios sobre TICS es que se desconoce plenamente cómo se pueden utilizar y potenciar para mejorar la competitividad de los pequeños negocios.

En la mayoría de los grupos focales solamente 1 ó 2 como máximo de las y los participantes, tienen acceso a correo electrónico. En un 100% se carece de una página web de las empresas o iniciativas productivas.

En relación al acceso a Internet en la localidad, se maneja un promedio de 3% de las y los microempresarios y productores que tienen acceso a Internet y que lo utilizan como herramienta de mercadeo. No obstante se debe de reconocer que la educación y muchas veces el conocimiento sobre el uso de equipos de cómputo, también es limitado.

Lo cierto es que si no se profundiza a lo inmediato el trabaja para corregir estos desajustes, difícilmente el Acuerdo de Asociación será un instrumento efectivo para impulsar el desarrollo socioeconómico de Nicaragua. De mantenerse este estado estacionario, una vez más los beneficiarios de las políticas económicas comerciales serán unos pocos.


Arriba     Imprimir     Enviar a un amigo     Comentar

Comentarios

Comentar
Nombre: *
Email: *
Comentarios: *
Verificación: *





 

  Blogs | El Observador (ver más)
Ante la cotidiana realidad de ser pobres
Gilda Charlotte Sánchez Padilla
Doble Motivo para Celebrar!!!
Juan Ignacio Martínez
¿Centellas de luz al final del túnel?
Alejandro Martínez Cuenca, PhD



Lo más escrito


Lo más leido Lo más comentado Lo más enviado