10 de marzo de 2009 - Managua, Nicaragua


FotoArlen N. Montoya*

Los pobladores del barrio Laureles Sur, en Managua, cuentan en la actualidad con un mayor fortalecimiento organizativo, personal y social, en el cual las y los líderes son valorados por su comunidad y reconocidos como los principales gestores de las mejorías alcanzadas dentro de su barrio, gracias a la intervención de organizaciones internaciones y locales que han trabajado durante los últimos ocho años en este sector de Managua.

Al remontarnos al año 2001 Laureles Sur se visualizaba como un barrio cuya población presentaba un amplio panorama de carencias en infraestructura, equipamiento urbano y restricciones respecto a los servicios básicos comunitarios como el abastecimiento de agua potable, el saneamiento, la eliminación de desechos, la asistencia social, los servicios de transporte y comunicaciones, la energía, servicios de salud, escuelas, seguridad ciudadana y espacios de recreación. Además de la falta de programas de atención a grupos vulnerables, especialmente mujeres, jóvenes, niños y ancianos.

Todos los problemas que esta comunidad ha enfrentado se han mejorado en gran medida con el apoyo y colaboración que han recibido de organizaciones como la Unión Europea (UE), PTM-Mundubat, AFODENIC, Movimondo y Fundación Popol Na, desde el año 2001 hasta finales del año 2008. Durante este período se ejecutaron tres grandes intervenciones con el objetivo principal de lograr la integración socioeconómica de la población en la búsqueda de mejores condiciones de habitabilidad y de organización barrial.

Proyectos y Programas Sociales



El proyecto “Apoyo a las poblaciones urbanas de Managua” fue la primera intervención que se realizó en el barrio, contibuyendo a que los líderes de la Junta Comunitaria adquirieran capacidades para la administración de proyectos y para promover la participación barrial. Así mismo, fomentó el desarrollo mediante la otorgación de microcréditos para mejora de viviendas y desarrollo de pequeños negocios, la construcción de letrinas y de pozos de absorción para agua residual, reparación de calles, organización de jornadas de saneamiento ambiental y; la construcción de una casa comunal.

Con este portafolio de acciones emprendidas, los líderes del barrio Laureles del Sur lograron visualizar el nivel de autogestión alcanzado por ellos mismos y concluir que el principal factor de sostenibilidad para los logros alcanzados y futuras intervenciones está en la consolidación de una organización comunitaria sólida, permanente y representativa de los intereses de la población.

Continuó la atención mediane el “Programa Regional de Desarrollo Socioeconómico de Comunidades de América Central” –TAPISCA , que vino a dar continuidad al primer proyecto de inteervención en Laureles Sur, logrando avanzar hacia una mayor democratización en las actividades de la Junta Directiva, con la elaboración de reglamentos y estatutos de funcionamiento interno. Así mismo incidió positivamente en la participación activa de más mujeres alrededor de la casa comunal y asociaciones barriales, contribuyendo a que éstas reconozcan sus derechos e incrementen su participación en la toma de decisiones.

Las actividades realizadas demostraron que trabajar sólo en el ámbito del poder local y de la organización comunitaria, genera muchas limitaciones para hablar de desarrollo humano, es por ello que se concibió que la continuidad de las acciones deberían contener aspectos económicos que dieran alternativas para generar empleos y mejoras económicas para la población, además de la sentida necesidad de contar con el servicio de agua potable para la distribución continua en todos los sectores del barrio Laureles Sur.

Es así que surge la iniciativa del Proyecto “Organización Comunitaria para la Mejora de la Habitabilidad de Laureles Sur”. Con esta intervención se logró dentro del Movimiento Comunal la organización del Consejo Barrial, que cuenta con su Junta Directiva y una estructura de siete comisiones: Comisión de Género, de Salud, de Educación, de Proyectos, de Jóvenes, de Crédito y; finalmente, Comisión de la Tercera Edad.

Así mismo se desarrollaron obras de infraestructura, entre éstas, la ampliación del auditorio de la Casa Comunal, que se utiliza para reuniones, talleres, capacitaciones, etc., y la construcción y equipamento del Puesto Médico Comunitario, que permite tanto a niños, ancianos, hombres y mujeres contar con una mejor atención en salud.

Es importante destacar la contribución económica para el proyecto “Laureles II Etapa” que en convenio con ENACAL han desarrollado las obras para la provisión de manera continua del servicio de agua potable a todo el barrio Laureles Sur.

Una Comunidad: Grandes Cambios


Foto

Hoy en día, después de ocho largos años de trabajo, se puede afirmar que Laureles Sur está encaminado a ser un mejor barrio con mejorías en su infraestructura, con una casa comunal, un puesto médico y organizaciones barriales establecidas con la participación de los ocho sectores que conforman el barrio; tanto para dar solución a problemas que se vayan presentando en el camino, como para la realización de actividades recreativas como danza, deporte y pintura, que recaen principalmente en la organización juvenil.

El barrio cuenta ahora con un consejo barrial organizado dentro del Movimiento Comunal, quienes se rigen por un reglamento y estatuto, del que ellos fueron partícipes en su elaboración y, además, cuentan con un Plan de Desarrollo Comunitario que les indica los principales ejes de acción a trabajar, plasmados en un plan de gestión que contiene mecanismos de actuación y la conformación de estrategias.

Así mismo, cuenta con una coordinación sostenida con la Delegación del Distrito VI de la Policía Nacional, para contribuir a la seguridad ciudadana, atendiendo a jóvenes en riesgo y miembros de pandillas.

También es importante señalar el desarrollo de iniciativas económicas, mediante el microcrédito como incentivo a los pobladores que forman parte del consejo barrial, para que desarrollen una actividad de ingreso para sus familias y contribuyan a la generación de empleo.

La mejoría en cuanto a términos de salubridad y nivel de vida dentro del barrio, se evidencia gracias al acceso de agua potable, demanda histórica de la población de este barrio, así como en la organización de brigadas de salud y la realización de campañas de saneamiento ambiental.

La participación de líderes mujeres que fueron incursionando en el proceso y se comprometieron con la mejoría de su barrio, constituye el eje fundamental de lo logrado hasta hoy, ya que su participación fue realmente activa, perseverante y continua.

El camino ya está trazado para los habitantes del barrio Laureles Sur, pero ellos saben que el trabajo continúa y que hay mucho por hacer. Es importante el acompañamiento de instituciones públicas y privadas a las organizaciones barriales para su fortalecimiento dentro de cada una de las comisiones u organizaciones establecidas. Hay que continuar el fomento de iniciativas económicas mediante los microcréditos, para generar más fuentes de empleo y participación de la comunidad, y continuar con el mejoramiento de las condiciones sociales, relacionadas a la construcción de viviendas, escuelas y educación para la comunidad.

*Consultora de AFODENIC


Arriba     Imprimir     Enviar a un amigo     Comentar

Comentarios

Comentar
Nombre: *
Email: *
Comentarios: *
Verificación: *





 

  Blogs | El Observador (ver más)
Ante la cotidiana realidad de ser pobres
Gilda Charlotte Sánchez Padilla
Doble Motivo para Celebrar!!!
Juan Ignacio Martínez
¿Centellas de luz al final del túnel?
Alejandro Martínez Cuenca, PhD



Lo más escrito


Lo más leido Lo más comentado Lo más enviado