3 de marzo de 2009 - Managua, Nicaragua


FotoAdelmo Sandino

El pasado 20 de enero, durante un mensaje televisivo a la Nación, el Presidente Daniel Ortega reveló finalmente los detalles del Plan Económico de Emergencia, que impulsaría de inmediato para disminuir el impacto económico y social de la crisis financiera, que sacude al globo terráqueo.

A nivel internacional, la crisis económica rápidamente se va transformando en una crisis del empleo; y tal y como dijera recientemente la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en una recesión social mundial. Los cálculos son sorprendentes: entre 15 y 20 millones de personas más en el desempleo.

Ante tal panorama sombrío, el Gobierno de Nicaragua presentó sin mucho impacto nacional su plan anti crisis, con el cual tratará durante todo el año 2009 de defender el empleo de los nicaragüenses. ¿Cuáles son los obstáculos que deberá superar este plan para ser efectivo en sus metas?, y ¿qué están haciendo otros países para atenuar los costos sociales?. A estos interrogantes responde el presente análisis.

“Plan de Defensa de la Producción, el Crecimiento y el Empleo del año 2009”: así tituló el Gobierno de Nicaragua su plan anti crisis. El plan se compone principalmente de tres elementos, sobre los cuales el Gobierno pretende incidir directamente para estimular la economía.

El primero se refiere a un ahorro generalizado en el sector ejecutivo que incluye medidas como la reducción de hasta un 20% en adquisición de bienes y servicios, congelación de plazas vacantes, diferenciación en el ajuste salarial, y medidas de austeridad como ahorro energético, disminución de las horas laborales, de los gastos de transporte, etc. Con estos ajustes el Gobierno espera reducir el gasto en US$ 1,312 millones.

El segundo elemento prioriza el programa de inversión pública, especialmente en infraestructura vial, eléctrica, escolar, agua y saneamiento, y construcción de viviendas por un monto de US$ 355.5 millones. De acuerdo al plan, estas actividades de inversión prometen la generación de 40,600 puestos de trabajo.

El tercer elemento habla de la generación de un clima propicio para los negocios, mediante la agilización y simplificación de trámites a la exportación y una serie de disposiciones tendientes a incrementar la competitividad del sector agropecuario: mejoramiento y aplicabilidad de las normativas fitosanitarias y trazabilidad bovina, principalmente.

El crecimiento del empleo en el sector privado ha venido perdiendo dinamismo en los últimos dos años en sincronía con la actividad económica. Del total del número de empleos formales generados en la economía, el Gobierno Central aporta el 15%.

Menos crecimiento, menos empleo


Foto

El primer gran obstáculo es la crisis misma. Debido a la alta correlación en el crecimiento entre la economía de Nicaragua y sus principales socios externos (Estados Unidos y Europa), que han oficializado la recesión en sus países, mantener los ritmos pasados de crecimiento en el empleo se vuelve cada vez una meta más difícil de conseguir, y eso mismo sucede con el resto de países de la región, donde profundiza la crisis.

De acuerdo con estimaciones recientes del SECMCA, hay dos escenarios posibles de crecimiento para Centroamérica. En ausencias de políticas macroeconómicas, la región podría registrar un decrecimiento de -1.6% para 2009, al dejarse sentir plenamente el impacto recesivo internacional. En cambio, la aplicación de políticas de inyección de liquidez en el sistema financiero y un aumento en el gasto público, podría generar un crecimiento para Centroamérica de 0.2% para 2009.

La cifra anterior, como mejor escenario, significa que el empleo se reducirá drásticamente en Centroamérica y será más en los países que logren un menor crecimiento. En los últimos tres años, Nicaragua ha sido el país que menos ha crecido respecto a sus vecinos centroamericanos, específicamente 2.6 puntos porcentuales menos que el promedio regional.

Plan anti crisis sin financiamiento



El otro gran obstáculo para defender el empleo en 2009, es la ausencia de los recursos de la cooperación en el Presupuesto General de la República. Más que un genuino plan anti crisis (Ver anexo Planes anti crisis en América Latina), que involucre recursos adicionales a los presupuestados, el plan contempla la urgencia de recuperar y retener los fondos de la cooperación internacional, que quedaron varados producto de los incumplimientos en las cláusulas de gobernabilidad que acontecieron como parte del cuestionado proceso electoral municipal. El plan mismo está formulado como un plan de ajuste para afrontar las restricciones presupuestarias del 2009 que se encuentra desfinanciado hasta en un 20%.

Los otros recursos que menciona el plan anti crisis están destinados a mantener los niveles de liquidez en el sistema financiero, como en el caso de los US$ 200 millones recién aprobados por el BCIE. En cuanto a la producción, continúan las intenciones de montar un Banco de Fomento y los recursos a la producción (plan semillas, programa alimentario, etc.) son los que originalmente se presupuestaron en el presupuesto 2009 enviado por el Ministerio de Hacienda y Crédito Público en octubre del 2008, el cual no sufrió modificaciones en la Asamblea Nacional.

El gobierno anunció que accederá a líneas emergentes de créditos multilaterales, entre éstas, fondos hasta por US$ 300 millones del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), del Programa de Liquidez para la Sostenibilidad del Crecimiento. A estos fondos ya han accedido países del Caribe como Jamaica, sin embargo, al cierre de esta edición aún no se conoce oficialmente cómo avanza esa gestión gubernamental.

Planes anti crisis en Centroamérica


Foto

En Guatemala, el Gobierno anunció en enero un plan económico de US$ 920 millones para enfrentar los efectos que tendrá en ese país la crisis económica internacional. El esquema del plan, similar al de Nicaragua, busca invertir en infraestructura social (escuelas, hospitales y centros de salud), atención a los pobres (programa Mi familia progresa) y; generación de empleos.

Dentro del plan también se contempla reformar el Código Laboral para incluir la figura del empleo de tiempo parcial. La política del Banco Central apunta a una reducción de la tasa líder de interés para fomentar el crédito y la inversión.

En Costa Rica, el presidente de ese país, anunció su plan anti crisis con el nombre “Plan Escudo”. Entre las medidas que contempla el plan están: aumento del 15 por ciento en las pensiones del Régimen No Contributivo; ampliación de los bonos de vivienda a un monto de US$ 9.500; y reducción momentánea de 2% en las tasas de interés de los bancos estatales para préstamos de viviendas.

Asimismo, ese gobierno trabaja una Ley de Protección del Empleo en momentos de crisis, una ley de flexibilización de las jornadas laborales, y un mayor impulso del programa Teletrabajo. Para las empresas se anunció un financiamiento de US$ 400 millones de dólares y la puesta en marcha del Plan Nacional de Alimentos para la producción agrícola.

Para el sector financiero el plan contempla la capitalización de los bancos estatales con US$ 117 millones y un préstamo adicional (aún por ser aprobado por la Asamblea) por US$ 500 millones otorgados por el BID.

En El Salvador, el plan anti crisis mantiene los subsidios generalizados en servicios básicos como gas propano, agua potable, electricidad y el programa Alianza por la Familia, por un monto de US$ 570 millones, dirigido a los sectores vulnerables. Por otro lado, el plan contempla mantener la Red Solidaria que beneficia a 90 mil familias pobres en 80 municipios del país.


Arriba     Imprimir     Enviar a un amigo     Comentar

Comentarios

Comentar
Nombre: *
Email: *
Comentarios: *
Verificación: *





 

  Blogs | El Observador (ver más)
Ante la cotidiana realidad de ser pobres
Gilda Charlotte Sánchez Padilla
Doble Motivo para Celebrar!!!
Juan Ignacio Martínez
¿Centellas de luz al final del túnel?
Alejandro Martínez Cuenca, PhD



Lo más escrito


Lo más leido Lo más comentado Lo más enviado