6 de July de 2009 - Managua, Nicaragua


Foto

Ramón Cabrales
Director General de Aduanas en 1979 y Ministro de Comercio Interior y posteriormente Viceministro de Economía, Industria y Comercio de 1984-1990



El país se encontraba en guerra y las prioridades en ese momento estaban más dirigidas a un plano de defensa que económico, la principal preocupación era garantizar que lo poco que se producía en medio de la guerra se distribuyera de manera racional, priorizando la defensa, los sectores productivos y posteriormente, la población.

El caso de ENABAS es reflejo de una continuidad de las políticas económicas de la revolución, en los años ochenta se inició un proceso de garantizar a la población productos básicos de forma barata (frijol, aceite, azúcar) y con el agudizamiento de la guerra eso se transformó en la tarjeta de racionamiento. Ese instrumento que era ENABAS lo fuimos transformando en un instrumento de distribución, no de regulación de precios (como lo era en los 70). Hoy en día ENABAS está funcionando para que la población tenga acceso a productos a menores precios.

Piedras en el camino



En aquel entonces el principal obstáculo era la guerra, que consumía enormes cantidades de presupuesto, recursos humanos y materiales. Es difícil producir dentro de un contexto bélico.

Los recursos estaban segmentados hacia una producción destinada a sostener los frentes de guerra y a una política social que garantizara alimentación con bajos costos a la población. Dentro de esto tuvimos muchos obstáculos como toda la problemática interna del proceso revolucionario y contradicciones con el sector comercio, sobre todo el informal.

En la época actual, me parece que la principal limitante es la falta de recursos económicos. Este país tiene un gran potencial pero no hay recursos. El banco Produzcamos, recién creado, requiere más recursos para subsistir como banco de fomento. La banca privada hace esfuerzos limitados y hay problemas de pago con las microfinancieras. La ayuda externa no es suficiente y países como Venezuela, que son nuestro principal apoyo, tienen sus dificultades debido a los cambiantes precios del petróleo.

Si pudiera volver 30 años atrás…



Creo que las circunstancias no estaban para inventar más políticas, la política real era defenderse y sobrevivir. Una vez que la guerra entró a su proceso de negociación y búsqueda de paz, la población tomó decisiones políticas y se pagó el costo al perder las elecciones.

A finales de los ochenta, nos dimos cuenta que debíamos unir fuerzas para aumentar la eficiencia del aparato productivo y se formó el ministerio de Economía que aglutinaba todos los esfuerzos dispersos (comercio exterior, interior, de pesca, minas) para poder darle una conducción económica menos sesgada a la guerra y de cara a la reconstrucción del país, lamentablemente fue muy tarde porque el proceso de las elecciones no permitió continuar con eso.

Mensaje para los jóvenes



El principal esfuerzo que se debe hacer por el país es resolver las contradicciones políticas a través del diálogo y sentar el esfuerzo en lo económico. Si no hay empleo, no hay motivación para vivir en el país, ni para invertir, entonces mi consejo a la juventud es que mantengan una visión de paz, tranquilidad y deseo de trabajar para el futuro.


Arriba     Imprimir     Enviar a un amigo     Comentar

Comentarios

Comentar
Nombre: *
Email: *
Comentarios: *
Verificación: *





 

  Blogs | El Observador (ver más)
Ante la cotidiana realidad de ser pobres
Gilda Charlotte Sánchez Padilla
Doble Motivo para Celebrar!!!
Juan Ignacio Martínez
¿Centellas de luz al final del túnel?
Alejandro Martínez Cuenca, PhD



Lo más escrito


Lo más leido Lo más comentado Lo más enviado