7 de agosto de 2009 - Managua, Nicaragua


FotoAlejandra Mora

El aumento en el precio de los combustibles provoca un efecto dominó en los precios de combustibles, energía y alimentos; esto a su vez tiene fuerte consecuencias que llegan hasta miles de hogares, donde a veces las familias deben reducir el número de comidas al día. Otras están gastando menos en salud o retiran a sus hijos de la escuela.

Según un estudio del Programa Mundial de Alimentos,en los hogares más pobres de al menos cinco países (entre ellos Nicaragua) ya padecen hambre como efecto directo de una combinación alarmante, generada por la crisis financiera: desaceleración económica y altos precios de alimentos.

Petróleo, otra vez hacia arriba



En los últimos meses, el precio del crudo ha aumentado más del doble debido principalmente a especulaciones de una recuperación económica mundial, que aumentaría la demanda de petróleo. Pero,¿en qué se basa esta especulación?,¿Realmente está el mundo avanzando a un repunte económico?
El Grupo G-8, formado por los países industrializados con relevante peso político, económico y militar, se muestran positivos a una recuperación económica; Estados Unidos ha mostrado ciertos signos de crecimiento y la CEPAL ha descartado que Latinoamérica deba sufrir una recesión prolongada.

Por otro lado, el Banco Mundial prevé que la economía mundial se contraerá este año mucho más de lo previsto (2,9% en vez del 1,75% anunciado hace unos meses) y la ONU han expresado que el impacto real de la crisis económica puede prolongarse por años y que los indicios de estabilidad financiera que se perfilan en algunos países son "sólo señales".

Partiendo de tantas opiniones encontradas, tal vez aún sea muy pronto para concluir si el mundo se está levantando o no de la crisis, pero si así fuese, la recuperación se podría ver limitada por el impacto inflacionario generado por el incremento en el precio del crudo.

En Nicaragua, los precios de los combustibles han experimentado una alza de por lo menos 34% en los últimos siete meses, y el gas licuado de un 21.3 %, según las estadísticas del Instituto Nicaragüense de Energía (INE), y del Ministerio de Energía y Minas.

Sin embargo, los niveles de inflación se han mantenido bajos en lo que va del año, con niveles menores de entre -0.5 y 0.5% mensual, acumulando una variación de menos del 1% a mayo del 2009. Inclusive, en los meses de marzo y abril de esta año, se registró una inflación negativa. Esto sugiere que en estos momentos, el impacto del alza de los precios de los combustibles está siendo contrarrestado fuertemente por los efectos negativos de la crisis económica mundial, incluyendo la caída de la demanda agregada nacional.

Dependencia energética



En Nicaragua, la falta de fuentes de energía alternativas en el país genera altos niveles de dependencia al petróleo y sus derivados, principalmente en el sector productivo donde el 70% de la producción lo utiliza como principal fuente de energía. En este año, el Índice Mensual de Actividad Económica ha mostrado crecimientos mínimos que apenas alcanzan el 20% de los niveles de crecimiento de los primeros meses del 2008. Esta caída en la actividad económica no se le puede atribuir únicamente al precio de los combustibles, pero dado el nivel de dependencia, forma parte activa dentro del grupo de factores incidentes.

RECUADRO 1



Existe un gran consenso, basado tanto en los avances de la teoría macroeconómica como en la evidencia empírica de las últimas décadas, que una inflación baja (entre el 0% y el 2% en los países industriales y entre el 2% y el 4% en los países en desarrollo) facilita el logro de una mayor tasa de crecimiento. En el 2008, Nicaragua cerró con una inflación de 13.77%, año en el cual los precios del petróleo alcanzaron los U$130 por barril. Llegando a la mitad del 2009, registra una inflación acumulada de menos del 1%.

RECUADRO 2



Para Nicaragua, una aceleración de 1 punto porcentual (p.p) en los precios del petróleo genera una aceleración de 0.37 p.p. en el precio de los combustibles. Por otro lado, la respuesta de la inflación ante un cambio no anticipado de 10 p.p. en losprecios de los combustibles es deaproximadamente 0.3 p.p. Los alimentos y bebidas presentan el mayor porcentaje de contribución a la inflación (según la Secretaría ejecutiva del Consejo Monetario Centroamericano, el 73% de la inflación interanual para el mes de mayo corresponde al alza en alimentos).


Arriba     Imprimir     Enviar a un amigo     Comentar

Comentarios

Comentar
Nombre: *
Email: *
Comentarios: *
Verificación: *





 

  Blogs | El Observador (ver más)
Ante la cotidiana realidad de ser pobres
Gilda Charlotte Sánchez Padilla
Doble Motivo para Celebrar!!!
Juan Ignacio Martínez
¿Centellas de luz al final del túnel?
Alejandro Martínez Cuenca, PhD



Lo más escrito


Lo más leido Lo más comentado Lo más enviado