23 de May de 2001 - Managua, Nicaragua


Mayda Meléndez

En lo único que coinciden los expertos, alrededor del tema de la dolarización, es en la siguiente sentencia: "Dolarizar una economía no es tarea fáci". De acuerdo a los expertos, implica todo un proceso de cálculos e implementación de medidas que no necesariamente darán sus frutos a corto plazo.

Pero sobre todo, son cálculos y decisiones que se deben evaluar sobre el colchón de nuestra realidad, que según datos de la doctora Isolda Meléndez, economista y catedrática de la Universidad Thomas More, se resume a cifras que no son contundentes.

Reservas internacionales que alcanzan los 292.7 millones de dólares, base monetaria equivalente a 226 millones de dólares, Ceni´s de corto plazo por 144.5 millones de dólares; depósitos en instituciones diferentes al Banco Central, 80 millones; servicio de deuda externa de corto plazo, 104 millones y bonos por 73 millones.

Según sus cálculos, Nicaragua necesitaría un total de 658.9 millones de dólares para impulsar y concretizar el proceso de dolarización de su economía.

Según sus cálculos, Nicaragua necesitaría un total de 658.9 millones de dólares para impulsar y concretizar el proceso de dolarización de su economía.

Amarrados al Titanic



Una pregunta que no podemos ver de soslayo es qué pasaría con nuestra economía si, una vez dolarizada, entra en crisis la de Estados Unidos. El doctor Silvio De Franco, ex Presidente del Banco Central de Nicaragua y experto ligado a la Universidad Thomas More, lo expresa con mucha claridad cuando asevera que "no hay una política monetaria que pare ese efecto en Nicaragua y es porque la economía norteamericana, en los últimos años, ha sido la dínamo de la economía mundial".

Pero la sencillez de la representación que nos hace el doctor Claudio De Rosa, despeja toda sombra de duda que pudiera quedar al respecto. Es como si, según él, nos subiéramos a un bote que va amarrado al gran Titanic e ingenuamente pensáramos que por el solo hecho de navegar "aparte" y dotados de provisiones, no nos va a pasar nada a la hora en que el barco naufrague.

No obstante, los economistas plantean indistintamente varias consecuencias positivas, provenientes de una dolarización oficial. Por ejemplo, mencionan la disminución de riesgo país, disminución de la inflación y las tasas de interés y, desaparición del engorroso deslizamiento, entre otros.

Pero, algunos que se han promulgado en contra de esta medida macro económica preguntan sarcásticamente que si previo al impulso de este proceso debemos implementar tantas medidas que favorecerán nuestro equilibrio, una vez puestas en marcha, al final de cuentas ¿para qué dolarizar?

Aprender del pasado



El pasado 28 de marzo, la Cámara Nicaragüense de Comercio organizó un foro donde se dieron cita los doctores en economía José Luis Medal, Isolda Meléndez, Róger Cerda, Silvio De Franco, Roberto Incer y el salvadoreño Claudio De Rosa.

Cada uno planteó, a su modo de ver, lo que implicaría un procedimiento de esta magnitud e incluso, durante el foro se echó un vistazo a algunos elementos que conforman los antecedentes en la economía nacional y que nos llevan a la discusión del tema que nos ocupa en este caso.

El doctor José Luis Medal, autor de numerosos textos sobre la economía nacional, reseñó que del período que va de 1950 a 1977 se pueden aprender varias cosas. Por ejemplo, la inflación no promueve el crecimiento y, las devaluaciones nominales no corrigen el déficit de la cuenta corriente de la balanza de pagos.

El mayor crecimiento de este último se dio con tipos de cambios fijos y con una política monetaria neutral. En tanto, el primero puede ser tomado por los críticos para asegurar que se perdería el instrumento de la política monetaria activa.

De hecho, las estadísticas muestran que "las mayores tasas de crecimiento económico, por ejemplo, en el período 70-79 fueron de 7.3% y la tasa de inflación fue del 1.7%. Cuando se quiso utilizar políticas monetarias expansivas en los años 80, tenemos una tasa de inflación de 4,300 y pico por ciento y una tasa de crecimiento negativa anual del 3.20%".

Con relación a la década de los 80, la doctora Isolda Meléndez recuerda que a fin de combatir las economías de los mercados emergentes, los especialistas recomendaban mantener una política de cambios pivote para que se corrigieran.

Y si vemos retrospectivamente -según el economista Medal-, entre los años 55-58 y 66-69 se aplicaron políticas de ajuste porque Nicaragua tenía una economía abierta. Además, se comprueba que las devaluaciones nominales no reducen el desequilibrio externo.

"Exportamos apenas 620 millones e importamos 1,700 y obviamente después de 20 años de devaluaciones nominales ya seríamos los mayores exportadores del mundo y no es así en realidad", dice. Recuerda además, que el mayor crecimiento histórico apunta hacia el período comprendido entre los años 55 y 77, cuando existían sistemas de cambios fijos y cuando no se recurría a la política monetaria activa con el ánimo de promover el desarrollo.

Otro elemento destacado por el economista es que las políticas cambiarias en sí, no se constituyen como un elemento importante para forjar el crecimiento. Su reflexión es que si actualmente tenemos una tasa de deslizamiento anual del 6% y la tasa de inflación es del 10%, "en términos reales no ha habido ninguna devaluación real sino una apreciación real".

Ya en los años 90, analiza la doctora Meléndez, se dio una gran movilidad de capital y las economías emergentes fueron receptoras de las crisis de liquidez debido a que el tipo de cambio fijo invita a la especulación.

Ventajas y desventajas



Si vamos a plantear lo que a juicio de los economistas son ventajas y desventajas de una dolarización, conveniente es definir la misma, siempre bajo la lupa de sus análisis.

Según la doctora Meléndez la medida macro económica no es más que "la sustitución de la moneda nacional por una moneda de otro país que se considera estable, en este caso el dólar".

En tanto, el especialista Róger Cerda dice que "es la legalización del sistema, es una decisión política del Estado, es una sesión de soberanía de una parte de la política económica del país y sus alcances son morales y éticos".

Su visión de asunto va más allá de lo político, pues según él, los efectos de una decisión como ésta alcanza los aspectos culturales. "La indexación de los precios en dólar no es dolarización, ni el rechazo de los ciudadanos por el córdoba porque sabemos que no quieren tener córdobas, sino que quieren tener dólares. Esa es una preferencia y no un rechazo", explica.

Ahora bien, una de las presuntas ventajas es la disminución de las presiones inflacionarias, lo cual no necesariamente significa que la inflación será cero, según el doctor Medal y para reforzar su aseveración menciona como ejemplo el caso Panamá, donde las estadísticas de los últimos años revelan que su tasa de inflación anda por el 2%.

Explica que las presiones inflacionarias disminuyen debido a que no se puede imprimir dinero sin respaldo. "Se ha demostrado que desaparecen las presiones inflacionarias vía costos de producción, vía los llamados choques externos, pero en ningún caso un aumento en los costos de producción se traduce a un proceso inflacionario si no es convalidado por una política monetaria acomodaticia", dice.

Explica que las presiones inflacionarias disminuyen debido a que no se puede imprimir dinero sin respaldo. "Se ha demostrado que desaparecen las presiones inflacionarias vía costos de producción, vía los llamados choques externos, pero en ningún caso un aumento en los costos de producción se traduce a un proceso inflacionario si no es convalidado por una política monetaria acomodaticia", dice.

Igualmente, el doctor Medal menciona que con la dolarización oficial se promovería tanto la inversión nacional como extranjera. Esto es respaldado por Silvio De Rosa, quien afirma que este proceso facilita la integración comercial y financiera con el resto del mundo.

Este economista originario de El Salvador plantea que el esfuerzo de fomentar una integración comercial y financiera de un país vale la pena si su moneda tiene la capacidad para lograrlo. "Si miramos que esto no es viable entonces busquemos con rigurosidad este marco de conversaciones, de cuestionamiento igual como lo están teniendo ustedes. Desde hace cinco años lo tuvimos en El Salvador y surge este proceso que nos conduce a la integración monetaria, la que fija nuevas reglas del juego en El Salvador".

Eso no es todo. De Rosa aclara que la transformación de régimen cambiario no debe ser vista como la panacea para los problemas que un país enfrenta, sean éstos de índole económica o no. "Solo es una herramienta para facilitar la actividad económica interna y externa", reitera.

En su ponencia, el doctor Cerda estimó que la dolarización no facilita el crecimiento ni estabilidad. Es más, no necesariamente provoca la modernización de la economía ni la modernización del país.

Adopción a lo largo de la década



Por otra parte, el doctor Roberto Incer Barquero declaró que su visión es que dentro de 10 años la mayoría de los países de América Latina ya habrán dolarizado sus economías.

No obstante, explica que habría que buscar tres puntos: cómo repartir el señoriaje "porque Estados Unidos conservaría el monopolio de la emisión de los dólares, no se la daría a ningún Banco Central de Latinoamérica"; cómo crear un mecanismo de préstamos de última instancia "en caso de un problema de contracción no anticipada" y cómo incorporar nuestro sistema de pago a una economía dolarizada al sistema de pago de la Reserva Federal de los Estados Unidos. Una respuesta factible parecen ser los giros bancarios.

"Se ha afirmado que los Ceni´s no implican un gasto, los Ceni´s son un problema para dolarizarnos; el Banco Central ha emitido no sólo los Ceni´s, sino toda la deuda de los bonos de indemnización que están en córdobas. Si nos dolarizamos, esta deuda que está en córdobas va a tener que pagarse en dólares", advierte el economista José Luis Medal.

"¿Ustedes creen que que los tenedores de Ceni´s, que tienen 400 millones de Ceni´s en córdobas, se van a quedar con ellos en córdobas, el 90% de ellos se van a ir a cambiarlos a dólares y si no los cambian, inyectan su medio circulante en córdobas y todos los vamos a terminar pagando vía inflación", cuestionó.

Para este economista el primer paso que tendríamos que dar es una reforma a la Ley Monetaria e incrementar las reservas internacionales. Por otro lado, el Banco Central tendría que desaparecer y con ello, el país se ahorraría 300 millones de córdobas anuales.

Principales puntos del debate



Isolda Meléndez

* Disminución del riesgo país y las tasas de interés
* Eliminación del riesgo de devaluación.
* Disminución de la inflación y de costos de transacción.
* Mayor disciplina fiscal y financiera.
* Mayor inversión extranjera.
* Brinda la plataforma de estabilidad.
* Prestamista de última instancia sería sacrificado.

José Luis Medal

* Disminución de presiones inflacionarias.
* Menores tasas de interés.
* Desaparece riesgo cambiario y riesgo de inflación.
* Promoción de inversión nacional y extranjera.
* Desaparece deslizamiento.
* Obligatoriedad de la disciplina fiscal.
* Banco Central no podría actuar como prestamista de última instancia
* Pérdida del señoriaje.
* CENIS y bonos de indemnización deberán pagarse en dólares

Silvio De Franco

* Reducción del riesgo cambiario.
* Se convierte en ancla nominal para la política monetaria.
* Tiende a reducir el riesgo país.
* Potencia los beneficios de los tipos de cambio fijos.
* Baja los costos de transacción en el comercio internacional.

Róger Cerda

* No da crecimiento ni estabilidad.
* Es un problema ético.
* No necesariamente provoca modernización de la economía ni modernización del país.

Claudio De Rosa (salvadoreño)

* Reducción tasas de interés.
* Implica elementos culturales y no solamente económicos.
* Dolarización dota a la economía de un medio pago que facilita la integración comercial y financiera de un país con el resto del mundo.
* Protege el valor de los ahorros, pensiones y salarios.
* Facilita la competitividad en la conquista de nuevos mercados.

Roberto Incer

* Estados Unidos conservaría el monopolio de la emisión de dólares.
* Buscar alternativas para préstamos de última instancia
* Se deben hacer giros bancarios para realizar los pagos.


Arriba     Imprimir     Enviar a un amigo     Comentar

Comentarios

Comentar
Nombre: *
Email: *
Comentarios: *
Verificación: *





 

  Blogs | El Observador (ver más)
Ante la cotidiana realidad de ser pobres
Gilda Charlotte Sánchez Padilla
Doble Motivo para Celebrar!!!
Juan Ignacio Martínez
¿Centellas de luz al final del túnel?
Alejandro Martínez Cuenca, PhD



Lo más escrito


Lo más leido Lo más comentado Lo más enviado