7 de October de 2009 - Managua, Nicaragua


FotoOtto Huelva

En octubre, se espera que su comportamiento sea de “débil a moderado”

El fenómeno “El Niño” ha afectado más la Región del Pacífico de Nicaragua, donde los acumulados de precipacitación mensual registran una fuerte reducción entre el 34% al 55% de la norma histórica de lluvias (167.6 milímetros mensuales), según un informe oficial del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (INETER).

De acuerdo al reporte oficial de INETER, referido a “Perspectivas del Fenómeno El Niño” en Nicaragua, después del Pacífico, la zona del país más afectada por un mal invierno fueron las Regiones Autónomas del Atlántico Norte y Sur, donde las precipitaciones registraron una disminución del 8% de las normas históricas de pluvisiodad (511 milímetros mesuales).

En cambio, la Región Norte del país no registró afectaciones, ya que el promedio mensual de lluvias estuvo por encima del 12% de la norma histórica (131 mm) y; en la Región Central correspondió a un aumento del 5% de la norma histórica (196 mm).

“Con base a las predicciones de los modelos y las observaciones actuales de la superficie del océano, se espera que en los meses de Agostro-Octubre, predominen sobre el territorio las condiciones de El Niño de intensidad débil a moderada”, señala INETER en su reporte oficial.

Menores registros de lluvias



Para la segunda decena de septiembre, las estaciones metereológicas de INETER reportaron fuertes disminuciones de precipitación diaria en Corinto (-83,7%), El Sauce (94,4%), El Viejo (88,9%), Malpaisillo (88,8%), Telpaneca (100%), Dipilto (95,8%), El Jícaro (98,7%), San Dionisio (94,8%), entre otros.

Productores señalan impacto



La sequia provocada por el fenómeno El Niño ha afectado varios rubros agropecuarios, según líderes gremiales. “Hasta el momento se puede decir que hay afectaciones en varios tipos de cultivo, pero la buena cosecha de primera aseguró una producción de granos, principalmente del frijol, por lo cual en ese sentido todavía la seguridad alimentaria no se ve amenazada en el corto, ni mediano plazo, pero si no se obtiene una buena cosecha de apante, esto podría cambiar para inicios del próximo año” afirmó Manuel Álvarez, presidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (UPANIC).

Entre las zonas más afectadas, según Álvarez, se encuentra Occidente (Pacífico de Nicaragua), en donde la cosecha del arroz secano está registrando serias afectaciones, ya que se siembra en período de lluvia; también en la zona de Oriente y Sébaco han habido pérdidas en los cultivos de soya y sorgo.

“El daño ha sido irreversible, ya que aunque el invierno finalice según INETER el 20 de octubre y haya lluvia de aquí hasta esa fecha, la prolongación del periodo canicular ha hecho estragos en los cultivos”, agregó Alvarez.

En cuanto a la ganadería, esta sequía provocada por el fenómeno El Niño ha venido a dar la estocada final a este sector en el 2009, según Solón Guerrero, presidente de la Federeación de Agricultores y Ganaderos de Nicaragua (FAGANIC).

“Desde antes los ganaderos se estaban viendo afectados por los bajos precios de la carne y ahora con esta sequia que ha impedido el crecimiento de pasto en la franja del Pacífico, Chontales, Boaco y el Norte, ha desembocado en mayores pérdidas en el ganado de engorde”, agregó Guerrero.

Para Guerrero, el gobierno debería de actuar como un facilitador en tiempos crisis, pero es lamentable que no se realicen esfuerzos institucionales, ni existan políticas de desarrollo enfocadas al sector agropecuario, siendo éste el motor verdadero de la economía nacional.

Agro, sector amenazado



Para Álvarez y Guerrero, el sector agropecuario viene sufriendo efectos negativos desde los años 80 y la banca comercial apenas destina 5% de sus préstamos al sector agropecuario.

“Los productores han aprendido a contar solo con su dinero, a sobrevivir por sí mismos ante la ausencia de recursos”, refirió Alvarez, de UPANIC. La falta de recursos financieros ha impedido que miles de pequeños y medianos productores puedan invertir en mejoras, tales como tecnología e infraestructura, lo cual ayudaría a incrementar la producción.

Además del impacto del fenómeno El Niño, los productores agropecuarios observan con preocupación el peligro que representa una reforma tributaria, que contempla elevarles los impuestos. Según Álvarez, la reforma tributaria llevaría a profundizar más la situación por la que atraviesa el sector agropecuario nicaragüense.


Arriba     Imprimir     Enviar a un amigo     Comentar

Comentarios

Comentar
Nombre: *
Email: *
Comentarios: *
Verificación: *





 

  Blogs | El Observador (ver más)
Ante la cotidiana realidad de ser pobres
Gilda Charlotte Sánchez Padilla
Doble Motivo para Celebrar!!!
Juan Ignacio Martínez
¿Centellas de luz al final del túnel?
Alejandro Martínez Cuenca, PhD



Lo más escrito


Lo más leido Lo más comentado Lo más enviado