16 de noviembre de 2009 - Managua, Nicaragua


FotoRoberto Fonseca

Inventario Nacional Forestal confirma que la superficie total boscosa en Nicaragua es sólo de 3.2 millones de hectáreas

Ganadería extensiva, con árboles y sin árboles, alcanza ahora las 3.6 millones de hectáreas

Las áreas protegidas tampoco escapan, han perdido alrededor del 48% de la cobertura boscosa


En 59 años, la superficie total de bosques en Nicaragua se ha reducido a la mitad, al pasar de 6.4 millones de hectáreas en 1950 a 3.2 millones de hectáreas en 2007-2008, de acuerdo a las primeras conclusiones del Inventario Nacional Forestal, realizado por el Gobierno de Nicaragua, el Instituto Nacional Forestal y, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

Según el documento oficial, que está “colgado” en la página web del Instituto Nacional Forestal (www.inafor.gob.ni), la extensión actual del bosque se estima en un 25% del territorio nacional, equivalente a unas 3.2 millones de hectáreas (3.354.145 ha). “La cobertura de bosques en Nicaragua, tomando como punto de referencia el año 1950, era de 6.450.000 ha, actualmente, este inventario reporta unas 3.254.145 ha de bosques, lo que indica una diferencia de 3.195.855 ha, presumiendo un ritmo de pérdida de la cobertura boscosa de 55.100 ha/año, como promedio de los 58 últimos años. No obstante, diversos estudios realizados por expertos indican que la tasa es de unas 70.000 ha/año”, señala el texto oficial en sus conclusiones.

Distribución del bosque



Del total de la superficie de bosques, 3.2 millones de hectáreas, un total de 3.1 millones de hectáreas (98%) corresponden al bosque natural y sólo unas 73.679 ha (2%) son plantaciones forestales, refiere el texto oficial.

Del total del área boscosa, el bosque latifoliado ocupa 2.760.018 hectáreas (87%) y el bosque natural de conífera, 374.739 ha (12%), el restante corresponde a manglar con 28.919 ha y mixto con 16,789 ha. Casi tres cuartas partes de los bosques de Nicaragua se concentran en la Costa Caribe (71,6%), de esta proporción, el 43,4% está en la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN), el 19,3% en la Región Autónoma del Atlántico Sur (RAAS) y; el 8,9% en Río San Juan. Si se agrega el departamento de Jinotega (9,3%), estas cuatro regiones poseen el 80,9% de los bosques del país.

Las comunidades indígenas poseen el 49% de la superficie total de bosques de Nicaragua, de acuerdo a los resultados encontrados en el Inventario Nacional Forestal, basados en el levantamiento de datos en 371 unidades de muestreo, distribuidas de forma sistemática a nivel nacional.

Foto


Avance de la frontera agropecuaria



Las llamadas “áreas fuera de bosque”, que se utilizan para otros fines, representan un 75% de otras tierras, es decir, alrededor de 9.74 millones de hectáreas con tres grandes categorías: i) otras tierras con árboles y arbustos, ii) otras tierras agroforestales, y iii) otras tierras sin árboles. Las categorías de “otras tierras con árboles y arbustos” y “otras tierras agroforestales” representan unos
4.3 millones de hectáreas.

En la categoría otras tierras con árboles y arbustos naturales, destacan las áreas de tacotal, con unas 1.907.643 ha, mientras que, en la categoría de otras tierras agroforestales, predominan las áreas de ganadería extensiva con árboles con unas 1.583.992 ha; en un segundo plano, están las áreas con menos manejo en
el país y las más cercanas a bosques, los cultivos anuales con árboles, cubriendo alrededor de 190.341 ha y el café con 152.543 ha.

En la categoría de otras tierras sin árboles, la ganadería sin árboles y los cultivos anuales sin árboles constituyen las áreas con mayor extensión, con unas 2.099.988 ha y 800.777 ha respectivamente.

La ganadería extensiva sin árboles representa unas 2.099.988 ha y sumada a la ganadería extensiva con árboles representa unas 3.683.980 ha (28,34% del territorio nacional); de aquí que, por su importancia relativa territorial y por el hecho de estar en su mayoría en tierras de vocación forestal, el sector ganadero es estratégico, para el aumento o reducción significativa de la cobertura forestal, dependiendo de las políticas de incentivos y/o de las normas y leyes orientadas para tal fin.

“Existen casi dos millones de hectáreas de tierras que están siendo sobre-utilizadas, generalmente en actividades agropecuarias, respecto al uso potencial de los suelos de Nicaragua, que sugiere que unas 5.224.714.46 ha tienen vocación forestal”, refieren las conclusiones del INF.

Foto


No se salvan ni áreas protegidas



De la voracidad del hombre no escapan las áreas protegidas en Nicaragua, donde los resultados del Inventario Forestal sugieren que se ha perdido alrededor del 48% de la cobertura de bosque, un dato que debe mover a la reflexión y a la acción nacional. “La información de campo recopilada por el INF refleja que las áreas protegidas ascienden a unas 2.0 millones de hectáreas (2.018.390 ha) y que de ellas, 992.390 hectáreas son áreas de bosque natural y las restantes 1.0 millones de hectáreas (1.026.000 ha) se localizan en área fuera del bosque”, señala el texto en lo referido a las conclusiones.

“La estimación realizada por el INF indica que se ha perdido aproximadamente el 48% de cobertura de bosque en las áreas protegidas, además existen cultivos anuales y ganadería extensiva con árboles, especialmente en Wawashan, Cerro Silva, el área de amortiguamiento de BOSAWAS y en menor escala, en la reserva Indio Maíz y otras reservas localizadas en el Pacífico centro del país”, añaden las conclusiones.

Cuadro 1

Deterioro de áreas protegidas Forestal 2007-2008

El Inventario Nacional Forestal (INF) revela que de cada dos hectáreas de superficie en las áreas protegidas del país, una se dedica a actividades fuera del bosque y, la otra, para actividades forestales.

Superficie total - 2.018.820 hectáreas
Superficie bosque - 992.384 hectáreas
Superficie fuera de bosque - 1.026.437 hectáreas

(Fuente: INF 2007-2008)


Arriba     Imprimir     Enviar a un amigo     Comentar

Comentarios

Comentar
Nombre: *
Email: *
Comentarios: *
Verificación: *





 

  Blogs | El Observador (ver más)
Ante la cotidiana realidad de ser pobres
Gilda Charlotte Sánchez Padilla
Doble Motivo para Celebrar!!!
Juan Ignacio Martínez
¿Centellas de luz al final del túnel?
Alejandro Martínez Cuenca, PhD



Lo más escrito


Lo más leido Lo más comentado Lo más enviado