5 de April de 2008 - Managua, Nicaragua
Apología a la basura

En los meses de verano sale a relucir la cara sucia de nuestras ciudades. La basura acumulada en el suelo y que es esparcida por todos los rincones por culpa de los fuertes vientos, le hacen dudar a uno acerca de los verdaderos límites de la Chureca, sector que en las últimas semanas se convirtió en el foco de la atención política y mediática, como si fue un tesoro electoral recién descubierto.

Pero la condición infra-humana de una gran cantidad de familias de Managua, no da cabida a la poli-mediatización de una situación que debe de ser debatida en un foro social mucho más amplio que la comuna y que los mismos medios de comunicación. Este, definitivamente, no pretende ser ese foro.

El problema es complejo pero existen soluciones a la vista. Una forma de verlo es que en la cadena de responsabilidades del manejo de la basura de nuestras ciudades, particularmente de Managua, el mayor peso ha sido atribuido principalmente a la comuna, a los trabajadores de los vertederos y de manera tímida se ha procurado transferir cierta -pero nunca suficiente- responsabilidad a los hogares y a nosotros los consumidores. La visión del manejo de la “basura” ha sido fragmentada e incompleta.

Durante mucho tiempo se ha ignorado la participación - léase responsabilidad- de las empresas e industrias que producen, comercializan y mercadean los productos cuyos empaques y residuos terminan en las aceras de nuestras calles.

La pregunta debe ser directa: en esta situación ¿qué rol se le está atribuyendo a empresas como Coca-Cola, Pepsi o la cervecería, cuyos envases bloquean los drenajes de la ciudad; las empresas de agua "purificada", los supermercados que con sus bolsas plásticas adornan nuestros pseudo-parques?. Es imperativo involucrar activamente a todos los actores no por "Responsabilidad Social Empresarial" - muy de moda en estos días, sino por mera y bruta obligación.

Suficientes estudios científicos y técnicos han demostrado que la responsabilidad ambiental y la eficiencia en el uso de los recursos, además de ser una asunto de imagen, es por sobre todas las cosas, una estrategia de eficiencia y por tanto es una acción lucrativa.

En la edición 180 de El Observador Económico, se abordó ampliamente el tema del reciclaje como uno de los tantos pilares de la gestión integral y efectiva de los residuos y desechos. Es lamentable que el liderazgo municipal se limite a ver la basura por su potencial quemable y no por su potencial reusable, dejando esta responsabilidad a los recolectores de la Chureca.

Es esperanzador, sin embargo, la experiencia de muchos países donde esta preocupación es genuina desde hace décadas. El caso de Ecoembes, una empresa española que se replica en muchos otros lugares del mundo, es digno de estudiar e imitar. Está a cargo del sistema integral de gestión de residuos donde todos pagan, todos asumen sus responsabilidades y todos ganan, desde el productor de plástico o vidrio, hasta el reciclador y reusador final.

La búsqueda de alternativas de lugares donde vertir la basura, debe estar acompañada del diseño e implementación de un sistema de gestión de basura, que eventualmente nos permita dejar de utilizar la pobreza como una apología por la contaminación de nuestra propia casa.

Arriba     Comentar
 
  Blogs | El Observador (ver más)
Ante la cotidiana realidad de ser pobres
Gilda Charlotte Sánchez Padilla
Doble Motivo para Celebrar!!!
Juan Ignacio Martínez
¿Centellas de luz al final del túnel?
Alejandro Martínez Cuenca, PhD



Lo más escrito


Lo más leido Lo más comentado Lo más enviado