29 de noviembre de 2010 - Managua, Nicaragua
Enviar Articulo a un amigo:


Patricia Obregón
Segunda entrega y final Rosa Olivas lavaba y planchaba ropa ajena. Se enfermó y no pudo seguir trabajando. Actualmente, se la rebusca de otra manera, un día saca rifa para jugarla entre los vecinos, otro día se va a comprar carne...

Destinatario

Enviar a:

Remitente

Nombre:
Email:
Comentarios:
máx 250 caracteres

 
  Blogs | El Observador (ver más)
Ante la cotidiana realidad de ser pobres
Gilda Charlotte Sánchez Padilla
Doble Motivo para Celebrar!!!
Juan Ignacio Martínez
¿Centellas de luz al final del túnel?
Alejandro Martínez Cuenca, PhD



Lo más escrito


Lo más leido Lo más comentado Lo más enviado