24 de Abril 2007 - Managua, Nicaragua

Prueba de texto q aumenta


Alvaro Ríos Roca*

La contribución del gas de Camisea en Perú, ya le ha traído, y le aportará en el futuro muchos mas réditos para su crecimiento económico y desarrollo social. Ingeniosamente, mediante un respaldo del sector eléctrico, denominada Garantía Red Principal (GRP), se dieron las condiciones de garantía para que el sector privado pueda desarrollar las reservas del lote 88, el gasoducto a Lima y la red de distribución para atender a usuarios finales.

A la fecha, consecuencia de la llegada del gas a Lima, se ha beneficiado por casi 5 años a los usuarios del sector eléctrico con tarifas mucho menores. También se ha favorecido de sobremanera al sector industrial, donde los ahorros vs los combustibles líquidos oscilan entre el 40 a 60%. Ni hablar del sector de Gas Natural Vehicular (GNV), que fruto de la diferencia con el precio de la gasolina, se ha desatado una proliferación espectacular de estaciones de servicio y de vehículos convertidos. Creemos que se puede desarrollar mecanismos ingeniosos (subsidios cruzados por ejemplo) para profundizar aun más la llegada del gas al sector domiciliario/comercial en Lima.

La demanda del mercado interno, sumada al proyecto de exportación de GNL, que comienza el próximo mes de junio, están trayendo mayores inversiones al sector de E&P en lotes aledaños al 88, como el 56, 57, 88 y 76. Mantendremos nuestro postulado que la única manera de incrementar reservas y producción es con mercados abiertos y precios que permitan reponer reservas.

Ya se tiene bastante avanzadas las negociaciones y condiciones para que el sector privado llegue con gas natural mas al sur de Lima, hacia lo zona de ICA, para beneficio de toda la cadena industrial, comercial, residencial y de GNV. Pero no es solo eso, sino que en esta zona, propiamente en Paracas (ICA) y en San Juan de Marcona (ICA) se tienen avances significativos para desarrollar plantas petroquímicas a base de metano.

En el caso del proyecto de San Juan de Marcona, se tiene previsto las instalación de una planta de amoniaco de 2,600 tons/día y 3,800 tons/día de urea, con un consumo de gas cercano a los 2.8 MMMCD. Este proyecto ya cuenta con un contrato de suministro de gas y se encuentra en etapa final de revisión de ingeniería, aprobaciones ambientales y negociación de tarifas de transporte. Se estima inicio de construcción a finales del 2010 y entrada en operación el año 2013.

En Paracas, paralelamente, se proyecta otra planta petroquímica para producir 2,060 tons/día de amoniaco, 960 de acido nítrico y 1,060 tons/día de nitrato de amonio, con un consumo de gas cercano a los 2 MMMCD. Al presente se están negociando los contratos de suministro de gas, de transporte, y los diseños de ingeniería y obteniendo permisos ambientales. También se estima que esta planta pueda entrar en operación en el año 2013.

Lo que si hay que lamentar, es que no se hayan podido fusionar estos dos proyectos en un solo gran complejo petroquímico, con proyección a otras plantas y productos de mayor valor agregado en el futuro. El concepto de complejo petroquímico produce aprovechamientos eficientes y competitivos del gas metano (una sola gran planta de gas de síntesis por ejemplo) y de facilidades comunes que se requieren como agua (desalinizadoras), energía eléctrica, facilidades portuarias, entre muchas otras. Creemos que algo más del Rol del Estado en materia de planificación hubiera sido lo ideal.
Más al sur, en inmediaciones de Ilo, se viene perfilando otro desarrollo de gas y gas con valor agregado. Estimamos que las reservas que se vienen probando en el lote 58, las probables del 76 y otros lotes en el futuro, contribuirán en forma significativa para llevar gas al sur de Perú para usos eléctricos, industriales, domestico/comerciales y futura exportación de GNL. Existen señales para concebir un verdadero complejo petroquímico en el sur de Perú, no solo de gas metano pero también de gas etano.

Los esquemas empresariales que se viene configurando para apuntalar este desarrollo en el sur, nos permiten tener esta visión que compartimos en la presente entrega. Seria importante que se creen las sinergias y decisiones gubernamentales para que se traduzcan en crear las sinergias para desarrollar un solo verdadero complejo petroquímico en el Sur de Perú.

Más allá de cualquier opinión nuestra respecto a los complejos petroquímicos, creemos que el Perú avanza certeramente a robustecer su industria de gas natural, en armonía con el sector privado, que aporta tecnología y capital de riesgo.