24 de Abril 2007 - Managua, Nicaragua

Prueba de texto q aumenta



Futuro Forestal invertirá 200 mil dólares para proteger a colaboradores rurales, de esos 13 mil equivalen a exámenes médicos.

Que los trabajadores adopten la cultura de protegerse y de exigir sus equipos para preservar la salud y la vida, es también una responsabilidad individual y no solamente patronal. Este año el Ministerio del Trabajo (MITRAB), realiza el certamen empresarial evaluado por el Consejo Nacional de Higiéne y Seguridad Ocupacional cuyas resoluciones están prontas a conocerse en el mes de agosto, luego que la comisión mixta integrada por personal de la entidad, ministerio de salud, sindicatos, seguridad social entre otros han realizado en más de 16 empresas a nivel nacional.

El 18 de agosto es el día Nacional de la Higiéne y Seguridad Ocupacional, y en ese sentido el Mitrab está evaluando la formación de comisiones mixtas, la integración de los trabajadores a estas, existencia de reglamentos internos, planes de trabajo, capacitaciones, planes de prevención, botiquines de primeros auxilios, así como contratos laborales, prestaciones sociales, y evaluaciones ambientales, así como regulaciones en el uso de elementos químicos, índices de accidentalidad.

Empresa Futuro Forestal



Una de estas empresas visitadas y evaluadas es Futuro Forestal, la cual en el 2009, ocupó el segundo lugar en excelencia y esta vez acogió la visita de los miembros de la comisión evaluadora en las fincas ubicadas en Nandaime, El Sauce y Chinandega, significativamente, porque no existen muchas en el país de éste tipo, y además por trabajar con colaboradores del campo, a quienes se les capacita constantemente para que conozcan sobre medidas de protección y uso de equipos. Así como para la empresa es fundamental para hacer correcciones pertinentes cuando se requieren.

Oscar Idiáquez, responsable de Higiene y Seguridad Ocupacional de la empresa Futuro Forestal, explicó que existe una doble preocupación por cumplir las normativas nacionales y mejorar la asistencia a los trabajadores, por cuanto, no solamente se tiene conciencia de la protección de los trabajadores, sino también porque la empresa debe mantener sus la certificación FSC, en la cual se contemplan requisitos específicos sobre ese tema.

Solo para citar un ejemplo de la importancia que reviste la seguridad e higiene ocupacional en la empresa, destacó que en el 2009 se invirtieron 127 mil dólares y para el 2010 fueron planificados 200 mil dólares entre compra de equipos, capacitación y rotulación preventiva en las 15 fincas que la empresa maneja forestalmente en la actualidad. Debido a que la mayoría de las propiedades están ubicadas en el departamento de Chinandega, donde hay antecedentes históricos de daños a la salud de los trabajadores por el uso de agroquímicos, la empresa Futuro Forestal ha pasado de invertir 3 mil dólares a 13 mil dólares este año en exámenes médicos para los trabajadores a fin de identificar viejas dolencias generalmente detectadas en los riñones y que se han descubierto hasta que entraron a trabajar en la empresa.

Una buena parte de los trabajadores utilizan machete para sus labores diarias y la accidentalidad hace unos años era muy alta, hasta que la empresa logró establecer junto a una pequeña empresa ubicada en Chinandega el diseño innovador y artesanal de un sistema de protección que ha reducido casi al 0% los accidentes por cortaduras en los pies conocida como polaina.

Por otra parte, el uso de agroquímicos en la empresa se ha reducido drásticamente, utilizando un producto a base de agua, con la finalidad de reducir los daños humanos y de impacto ambiental.

Pero además aclaró Idiáquez, cada brigada de trabajadores cuenta con un botiquín portátil de emergencias, por heridas leves o picaduras de animales. Cada capataz en la finca es el responsable del mismo, quien además integra la comisión mixta de higiene y seguridad ocupacional, así como tiene por labor reforzar la capacitación a los nuevos miembros que integran la planilla fija y temporal.

Según Idiáquez, la labor desarrollada por la empresa está dando resultados positivos, pues cuando los trabajadores solicitan empleo en otro lugar, ya exigen que se les den equipos adecuados para desarrollar su labor.

De su parte, Cristo Ismael Luna, quien trabaja en labores de plantado en la finca Las Delicias de la empresa Futuro Forestal ubicada en el municipio de El Viejo, Chinandega, sabe que debe llevar las herramientas con protección, y por ejemplo el machete debe ir cubierto con una “vaina” de cuero, pvc u otro material que impida algún daño al cuerpo, usar la “polaina” y recibir las capacitaciones dos veces al año. Pero cuando uno de nosotros no llevamos algunas de las protecciones el capataz nos impide trabajar, “es una protección para uno mismo y por eso las tenemos que usar, si no andamos nuestro equipo de seguridad tenemos problemas”.

“Aquí en esta empresa son pocos los que se miran, leves son los que se miran como caídas por tropezones, y por picaduras de serpientes tenemos a disposición de usarla en el botiquín para la brigada”, detalló.

En estas zonas las personas se abastecen de agua de pozos. Aunque ellos desconocen que algunos han logrado captar la filtración de químicos en épocas pasadas, la empresa lo que hace es sellarlos tanto para evitar accidentes, como para su consumo una vez que los análisis de agua determinan la mala calidad para el consumo humano o doméstico.

Mientras tanto, en las comunidades confían en los análisis que hace el Ministerio de Salud con cierta frecuencia para garantizar la calidad del agua.
Con tres años de laborar para Futuro Forestal en Chinandega, Jorge Leopoldo Maradiaga, indicó que la seguridad es protegerse, y como el es responsable de grupo, sabe que deben protegerse durante el uso y el cargado del machete, así como usar camisas manga larga para evitar picaduras u otros daños a la piel.

“Aquí poco se han presentado problemas de accidentes porque los trabajadores caminan sus equipos de protección, pero en cuanto al agua que es de pozo, a veces le ponemos abate para evitar otras enfermedades, así como aplicamos cloro para el agua de consumo.

No obstante, como el agua es llevada desde las casas de los trabajadores, la empresa estará invirtiendo próximamente en la compra de envases nuevos, ya que algunos de los recipientes anteriormente contenían aceite comestible u otro tipo de productos que pueden generar a la larga algún efecto secundario en la salud.

De su lado, el inspector laboral del Ministerio del Trabajo en el Municipio de Nandaime, Miguel García, indicó que es necesario hacer una fuerte labor en capacitación y educación, porque hay una tendencia en el trabajador del campo, de no querer usar los equipos ya que está ligado a patrones culturales.

“En las inspecciones que hacemos es donde nos encontramos que hay que reforzar este aspecto, porque también se debe conocer un reglamento de disposiciones de higiene y seguridad. Con respecto al año anterior la empresa ha mejorado las condiciones a los trabajadores y en el corto plazo se ha logrado un avance significativo” dijo García.