24 de Abril 2007 - Managua, Nicaragua

Prueba de texto q aumenta


FotoIvonne Acevedo / Arlen Cuadra

Pese a que el 70% del planeta está cubierto de agua, el 97.5% de esa masa es salada, sólo el 2.5% restante es agua dulce, pero el 68.7% es inaccesible porque está congelada en los polos y glaciares. Únicamente el 1% del total de los recursos hídricos del planeta son aptos para el consumo humano.

Por otro lado, los ecosistemas de agua dulce se han degradado seriamente. Se estima que casi la mitad de los humedales del planeta han desaparecido y que se ha extinguido más del 20% de las 10 mil especies de agua dulce conocidas. Muchas otras, se encuentran amenazadas y en peligro de extinción.

Para el año 2015 se prevé que la población mundial pasará de 6,200 millones a aproximadamente 7,200 millones de personas. Según la OMS y UNICEF casi el 95% del aumento se producirá en las regiones en desarrollo. Esto implicaría una mayor presión sobre los pocos recursos hídricos.

El Día Mundial del Agua se celebra el 22 de marzo (día que ha quedado estipulado desde la Declaración de Río sobre el Medioambiente y el Desarrollo, en el año 1992). Este año el lema es “Afrontar la escasez de agua”. Esto surgió por la importancia creciente de la escasez de agua a nivel mundial y la necesidad de sistemas que permitan garantizar una gestión sostenible, eficiente y equitativa de los escasos recursos hídricos.

En el último informe de World Wildlife Fund (WWF), “los 10 ríos del mundo en mayor riesgo”, muestra una lista de los ríos que están rápidamente muriendo como resultado del cambio climático, la contaminación y las represas. Cinco de los diez ríos de la lista del informe se encuentran en Asia: Yangtze, Mekong, Salween, Ganges y el Indo. En Europa, el Danubio; en América, el río de La Plata y el río Bravo; en África, el Nilo-Lake Victoria y en Australia, el Murria-Darling.

Agua y Salud Pública



Muchos estudios han llegado a la conclusión que el estado de la salud pública es directamente proporcional con la problemática del agua. Datos de organismos internacionales indican que aproximadamente el 70% de los problemas de salud en nuestros países están relacionados con la problemática del deficiente abastecimiento y contaminación del agua.
Tabla 1: Porcentaje de habitantes urbanos sin acceso adecuado a agua y saneamiento, 2000

Las zonas más afectadas por la escasez de agua se encuentran en África septentrional y en Asia occidental y meridional. El 35% de la población de África sufre de una crónica escasez de agua: el 13% de la población padece de escasez de agua a causa de la sequía una vez por cada generación y el 17% carece de una fuente de agua renovable. (Ver Tabla 1).

En lo que respecta a América Latina, las estimaciones de UNICEF (2000) indican que a nivel regional el 93% de la población urbana tiene acceso a servicios de abastecimiento de agua potable y el 87% a servicios de saneamiento. Para ese mismo año únicamente el 62% de la población rural tenía acceso a agua potable y el 49% a servicios de saneamiento. Estos porcentajes indican que hay 78 millones de personas sin acceso a servicios de abastecimiento de agua potable y 117 millones carecen de servicios de saneamiento.

Un grave problema que enfrentan los países latinoamericanos es el deficiente servicio de provisión de agua potable, puesto que el servicio es discontinuo en casi el 50% del sistema de abastecimiento. Esto se debe a la falta de mantenimiento de las redes de conexión.

La falta de acceso al agua en el hogar aumenta la carga laboral, fundamentalmente de las mujeres para cumplir con sus tareas domésticas, en especial de las más pobres y de las zonas rurales. Para estas tareas con frecuencia se ven forzadas a caminar largas horas desde la fuente de agua más cercana hasta el hogar. Muchas veces son apoyadas por los niños y niñas.

El desarrollo sostenible es el resultado de una interdependencia sana entre la población, el ambiente, las políticas y los mercados. Sin embargo, hoy día, el mundo está lejos de ser sostenible pues el agua que es indispensable para todo ser viviente no es accesible para gran parte de la población. Este momento podría ser un hito en la humanidad porque las alternativas están sobre la mesa: seguir deteriorando las fuentes de agua y el ambiente, o empezar movimientos y lineamientos concretos para mejorar la gestión de los recursos. La diferencia entre una y la otra es de vida o muerte.

La crisis en cifras



1,100 millones de personas carecen de acceso al agua.

2,600 millones de personas no disponen de servicios de saneamiento.

Millones de mujeres dedican hasta cuatro horas al día a buscar agua.

Fuente: PNUD