24 de Abril 2007 - Managua, Nicaragua

Prueba de texto q aumenta


FotoIng Jader Guzmán *

La Comisión Nacional Forestal de Nicaragua (CONAFOR), cumpliendo con el mandato del Arto. 13 de la Ley No. 585, Ley de Veda para el Corte, Aprovechamiento y Comercialización del recurso forestal, solicitó una investigación CIENTÍFICO – TÉCNICA sobre los impactos positivos y negativos de la presente Ley, concluyendo que los efectos son más negativos que positivos.

Estos resultados fueron presentados a los miembros de CONAFOR en la Primera Sesión Ordinaria, el pasado 26 de enero del presente año, por parte de delegados de las Comunidades Indígenas, representadas por la Comunidad de Layasiksa de la Región Autónoma Atlántico Norte (RAAN); el Bloque de productores forestales de Nueva Segovia, representados por la Cooperativa de Productores de Pino (COPICO) de Nueva Segovia y por la Cámara Forestal de Nicaragua y; el equipo técnico Ad – hoc de Gobernanza Forestal.

Las investigaciones revelaron que tradicionalmente el Banco Central de Nicaragua (BCN), ha reportado un aporte al Producto Interno Bruto (PIB) del sector forestal en un 1.4 por ciento, una visión simplista de extracción maderera e industria forestales obsoletas.
En esta investigación los especialistas recopilaron indicadores socio económicos y ambientales para proporcionar elementos de juicio para toma de decisión con una visión integral del recurso, plasmados a continuación:

i. La industria de aprovechamiento, procesamiento y comercialización de productos maderables son operadas por dueños de bosques, campesinos, pequeños y medianos productores, cooperativas, pueblos indígenas y comunidades étnicas, sustentando aproximadamente 15 mil empleos directos y 35 mil indirectos en la cadena de producción forestal. Si consideramos el seno familiar, el impacto se traslada a 175 mil personas, según INAFOR 2007.

Las cifras oficiales del BCN, reportan entre 2000 y 2005 exportaciones en productos maderables superiores a US$ 20 millones, los datos de 2006 reportan US$ 7.2 millones, lo que representa una reducción promedio del 74 por ciento.

Para citar un ejemplo: El encarecimiento de la industria de la construcción, en 2005 se reportan precios en el pie – tablar del pino para formaleta por C$ 6.00 (Seis córdobas) con el establecimiento de la veda en 2006 los precios se incrementaron entre C$ 14 y 15 (Catorce y quince córdobas) un incremento del 130 por ciento.

ii. Las Pequeñas y Medianas Empresas operadas por carpinteros, ebanistas, artesanos, campesinos, cooperativas y comunidades indígenas, sustentan aproximadamente 11 mil empleos directos y 20 mil indirectos en 3,700 unidades productivas. Si consideramos el seno familiar el impacto alcanza a 60 mil personas, sin contar las que operan informalmente. Esto aporta más de US$ 3 millones/ año al Mercado local e internacional, con un potencial de crecimiento a US$ 8 millones/año, según INPYME, 2007.

iii. El aprovechamiento de productos no maderables en flora, fauna y manglares que se realiza tradicionalmente con la intervención de campesinos y pequeños y medianos productores, genera aproximadamente 3 mil empleos directos y 10 mil indirectos. Si consideramos el seno familiar el impacto alcanza a 45 mil personas, donde se extrae materia prima para la realización de una serie de actividades científicas, artesanales y comerciales que generan medicinas, artesanías, dendroenergia, taninos, resinas, nasas para pesca de langosta, alimentación y otros productos comerciales. Según CITES/ MARENA, CETREX y DGA 2007, esto genera un promedio en exportaciones un monto de US$ 1.2 millones/ año en flora y US$ 2.4 millones/ año en fauna y micro-fauna, sin contar las que operan informalmente.

iv. La actividad de aprovechamiento y comercialización Leña y Carbón realizada por campesinos, pequeños y medianos productores y cooperativas contabiliza 8 mil empleos directos y 45 mil indirectos, generando un movimiento comercial sólo en Managua de 500 mil toneladas métricas por año y recursos por US$ 20 millones, seguido por Chinandega y Estela. Según PROLEÑA y el Ministerio de Minas y Energía, el 60 por ciento de la población nicaragüense utiliza leña y carbón como fuentes de energía para la cocción de alimentos, fabrica de ladrillos y cal.

v. Investigaciones y análisis profundos de las causas subyacentes de la deforestación a nivel mundial y en América Latina, coinciden que los principales frente de lucha para conservar el recurso forestal del avance de la frontera agrícola es el combate al analfabetismo, formación cultura ambiental, capacitación e integración económica de sus habitantes y usuarios, promulgando el Manejo Forestal Sostenible. Las vedas de corte reducen sustancialmente el valor de los árboles, incentivando la quema, ataque de plagas y el corte ilegal, evidenciado en las experiencias de Honduras, México, Bolivia, Republica Dominicana y Nicaragua en 1993, 1998 y 2006.

Considerando estos indicadores, los especialistas y actores del sector forestal manifestaron a la CONAFOR y a la Comisión Nacional de Medioambiente de la Asamblea Nacional, que de continuar esta situación el sector forestal enfrentaría los siguientes impactos:

1. Las labores de aprovechamiento, procesamiento y comercialización de productos maderables y no maderables son operadas principalmente por hombres y mujeres dueños de bosques, campesinos, pequeños y medianos productores, cooperativas, pueblos indígenas, comunidades étnicas, ebanistas, carpinteros y artesanos. Si este sector continúa paralizado, pondría en riesgo 37 mil Empleos directos y 110 mil indirectos en la cadena de producción forestal a nivel nacional, con un impacto directo en 170 mil familias nicaragüenses (Urbanas, rurales, poblaciones indígenas y comunidades étnicas) y la reducción de hasta US$ 26.6 millones anuales en exportación.

2. El manejo forestal sostenible se vería restringido en 1, 969, 930 Hectáreas de Bosques Latifoliado y Coniferas cubierta por los 15 Km desde las fronteras con Honduras y Costa Rica y en 3, 518, 994 hectáreas de Bosques Latifoliado y Coníferas cubierta por las Reservas de Biósfera de BOSAWAS, Indio Maíz y Wawashang, más los 10 kms. adicionados por Ley No. 585. Esto predispondría al Bosque al ataque de plagas y enfermedades, incendios agropecuarios y forestales, desvalorización del recurso y avance de la frontera agrícola, debido a la falta de tratamientos silviculturales y valor económico para sus habitantes.

3. Económicamente se ha contabilizado por el ataque del Gorgojo hasta la fecha, una pérdida de US$ 38 millones por afectación en madera en pie y como costo de oportunidad, en la captación de carbono almacenado en la biomasa del bosque, las pérdidas ascienden a US$ 55 millones, acumulando un total en pérdidas de US$ 94 millones de dólares norteamericanos. Un dato importante es que la hectárea de un bosque denso maduro de pinares puede almacenar 172 toneladas métricas de carbono, el valor mínimo por almacenamiento de carbono es de US$ 10.00 por tonelada métrica.



* Jefe Departamento Política Forestal del Ministerio Agropecuario y Forestal, MAGFOR.