24 de Abril 2007 - Managua, Nicaragua

Prueba de texto q aumenta


Foto
El agua embotellada constituye la bebida con mayor “boom” en los últimos años, pero representa un alto costo para el medio ambiente y virtualmente una “bofetada” para más de mil millones de personas en el mundo, que no tienen acceso a agua potable.

La producción de agua embotellada tiene efectos negativos sobre las fuentes de agua, porque las empresas extraen indiscriminadamente grandes cantidades de agua de fuentes subterráneas y corrientes, así como de energía en la producción y distribución.

De igual manera, las botellas que utilizan para envasar son fabricadas a partir de derivados del petróleo y contienen polietileno terephthalate (PET), por tanto, la gran mayoría de ellas no son reciclables, ocasionando más contaminación ambiental. Para el año 2005, la tasa de reciclaje de PET en los Estados Unidos fue de 23.1% en comparación con el 39.7% de la década anterior.

Por otra parte, la obsesión por el agua potable se ha convertido en un mercado muy lucrativo, en el año 2005 –por ejemplo-- generó US$ 10 mil millones para las empresas estadounidenses. Estudios han demostrado que el agua embotellada puede ser entre 240 y 10,000 veces más cara que el agua del grifo.

El consumo mundial de agua embotellada se ha duplicado entre 1997-2005, asegurando que ocuae el primer lugar en la industria de bebidas en el mundo. Estados Unidos ocupa el primer lugar en el ranking de países que más consumen este producto, mientras que India y China han triplicado su consumo entre el 2000 y el 2005.

Tomado de El estado del mundo, 2007. World Watch Institute