24 de Abril 2007 - Managua, Nicaragua

Prueba de texto q aumenta


Kattya Sedó

¿Cómo está el panorama para la puesta en marcha del nuevo sistema?

Estamos haciendo una serie de actividades en paralelo. Por lo pronto, ya presentamos un flujograma a los grupos interesados en constituirse como Administradoras de Fondos de Pensiones. Sin embargo, el proceso no ha comenzado. En esta incertidumbre y la no aceptación de la renuncia del licenciado (Martín) Aguado por parte de la Asamblea Nacional, cada día que persista la indefinición son días que desplazan el inicio de todo el sistema. Pero, técnicamente hablando, estamos preparados para dar el banderillazo de salida.

¿Cuál es la situación del sistema de pensiones tradicional? ¿De dónde saldrán los recursos para darle mantenimiento?

Efectivamente, tenemos una situación de quiebra técnica. Cuando este sistema de pensiones comience a funcionar, el 74 por ciento de los ingresos que actualmente recibe van a ser trasladados al nuevo sistema.

Esto también quiere decir que, con ello, la relación afiliado-pensionado, dentro de la estructura del seguro social, se vuelve asimétrica, porque de 320 mil afiliados que hay a la fecha, por lo menos 260 mil se van con el nuevo sistema, quedando aproximadamente 60 mil en el antiguo sistema.

La situación es que se tiene más de 100 mil pensionados y entonces la relación afiliado, pensionado es negativa, van a haber más pensionados que afiliados. En ese momento, que será en algún mes del próximo año, el INSS va a tener un déficit y ese déficit se tiene que cubrir de varias formas: siendo más eficiente, redimensionándose, vendiendo sus bienes y de los intereses que le está pagando actualmente las inversiones que tienen hechas. Ellos tienen una liquidez de dos mil 200 millones de córdobas.

Para efectos prácticos, el año que viene y el siguiente pueden subsistir a partir de lo que ya tienen. El problema se avizora en que se va reduciendo su caudal de recursos y se contempla entonces que el Estado va a entrar a hacerle frente a estas obligaciones. A su vez, entiendo que, en el contexto con los organismos internacionales, existen préstamos otorgados a largo plazo para que el gobierno no se desequilibre alrededor de estas erogaciones. Pero eso no es materia de este año.

Se dice que uno de los mayores problemas que existe en Nicaragua es la baja cobertura. ¿Resolverá el nuevo sistema este problema?

Es cierto que la cobertura en general es baja y la explicación está más bien en la parte estructural de la economía. Antes era el 18 por ciento de la PEA (Población Económicamente Activa) el que estaba afiliado, ahora es quizás el 17 o el 16 por ciento. De todo ese 100 por ciento de afiliados, el 90 por ciento se concentra en la parte del Pacífico, con una alta proporción en Managua.

El incremento en la cobertura está supeditado a que se dé un fuerte y sólido crecimiento económico que posibilite tres cosas:

1. La incorporación de todos aquellos jóvenes que se suman al mercado laboral

2. El Tránsito de lo informal a lo formal

3. La opción que tienen los que actualmente están en el sector formal sin necesariamente estar afiliados al seguro. Ejemplo, las iglesias evangélicas nos dijeron que quieren que los pastores entren a formar parte del nuevo sistema, para asegurar que estos tengan su pensión. Estamos hablando de alrededor de 10 mil pastores evangélicos, una cifra nada despreciable. Además de esto estamos hablando de la pequeña y mediana empresa.

¿Cree que va a ser atractivo el nuevo sistema?

Si creo que va a ser atractivo y básicamente por tres razones. Uno, por que los rendimientos siempre han sido superiores al rendimiento que te da la tasa de interés pasiva de los bancos. Segundo, es que el sistema en sí ofrece más seguridad que los propios bancos. El Fondo de Pensiones y el Fondo de la Administradora de Fondos de Pensiones son dos cosas diferentes, cada uno lleva su propia contabilidad, incluso los valores que se compran alrededor de la inversión no los tiene la Administradora de Fondos de Pensiones, van a quedar en una empresa que custodia valores. También la transparencia misma, que es vital para la credibilidad del sistema. Cada afiliado va a tener una tarjeta donde sabrá en cada momento del proceso cuánto tiene y de dónde viene lo que tiene. Al final del camino, cuando ya llegue el momento de la jubilación, te vas a dar cuenta que el 100 por ciento de tu jubilación se va a descomponer en aproximadamente un 20-25 por ciento de lo que cotizaste y el resto de lo que generaron los fondos de pensiones en su inversión.

¿Existen requisitos o prohibiciones de en qué se podrán invertir los recursos?

Existe todo un menú de inversiones, con su piso y con su techo, que está contemplada en la ley, incluyendo lo relativo a inversión en el extranjero.

¿Cómo se puede asegurar que no haya una salida de capitales hacia el exterior?

Nosotros vamos a regular y a fiscalizarla diariamente. Existen montos máximos por título y por emisión

¿Fortalecerá el sistema al mercado de capitales nicaragüense?

Por su puesto que viene a fortalecer el mercado de capitales pero se deben de dar otros supuestos para que este fortalecimiento en los mercados de capitales sea consistente.

¿Qué garantías tendrán los contribuyentes de que los recursos sean invertidos adecuadamente?

Aquí tenemos que manejar tres cosas. El riesgo siempre existe. Lo que estamos tratando es de administrarlo a través de una serie de enjambres, de controles. Por el lado de la recaudación, vamos a fiscalizarla. Por el lado de quiénes son las AFP, existe una fase en el proceso de formación en que vamos a publicar quiénes son los socios, etc. Y por el lado de las inversiones, hay que diversificar las inversiones, no poner todos los huevos en una sola canasta.

¿Existen ya empresas interesadas en constituirse como AFP?

Al momento hemos detectado el interés de constituirse como Administradoras de Fondos de Pensiones en los principales grupos financieros del país. Estamos hablando de tres o cuatro.

Estos grupos financieros, locales la mayor parte de ellos, estarían fusionándose con grupos financieros internacionales de reconocido renombre y con un alto expertise en la materia. Eso se lo van a transmitir a las AFP y va a redundar en una eficiencia en el trabajo de las AFP. Para efectos nuestros, los procesos van a ser mucho más estandarizados a la usanza internacional.