24 de Abril 2007 - Managua, Nicaragua

Prueba de texto q aumenta


Foto

Madrid presume ser una de las capitales más limpias del mundo y los esfuerzos en esa dirección son evidentes. En casi todas las cuadras de la ciudad hay un espacio adornado por una fila de iglús y contenedores amarillos, azules y verdes, que son vaciados casi todas las noches por enormes camiones que gritan en sus costados la frase “SEPARARECICLAR”, el eslogan de Ecoembes.

Ecoembes es la empresa encargada de gestionar el sistema de manejo de residuos en más de mil ciudades de España, un ejemplo claro de las inagotables posibilidades de incorporar sistemas efectivos y económicamente viables en la administración de residuos urbanos.

La omnipresente regulación



De acuerdo con la Directiva Europea 2004/12/CE, para el 31 de diciembre de 2008, en la Unión Europea se deberá reciclar al menos el 60% de los envases de papel y cartón, el 50% de los envases de metal, el 22,5% de los de plásticos y; el 15% de los de madera.

Un símbolo verde figura en la mayoría de los envases que se comercializan en Europa y es el sello responsable de promover estos objetivos. Se trata del Punto Verde, utilizado como imagen corporativa de los empaques de papel, cartón, plásticos, vidrio y aluminio fabricados y empleados dentro del Sistema Integrado de Gestión de Residuos (SIG) en España y en el resto de la UE. El SIG es un sistema que promueve y gestiona la recuperación de los recipientes de productos envasados, para su posterior tratamiento y valorización.

Por ley y desde 1998, las empresas envasadoras de todo tipo están obligadas a recuperar sus envases una vez convertidos en residuos, para darles un correcto tratamiento medioambiental. Para ello, la empresa envasadora puede diseñar su propio sistema de recuperación de acuerdo a la Ley, o puede adherirse a un SIG, el cual se encargará de todo el proceso conjuntamente con las administraciones locales.

Para lograr que el sistema fuera más eficiente y evitar que cada empresas incurriera en costos demasiado elevados, en 1998 se constituyó Ecoembalajes España, S.A. (Ecoembes), una sociedad anónima sin fines de lucro, con la misión de diseñar y desarrollar sistemas para la recolección selectiva y recuperación de envases usados y residuos de envases, administrando un SIG que cubre a casi 44 millones de españoles.

Asociatividad para la eficiencia



Ecoembes fue fundado por 55 empresas y asociaciones de empresas de todos los sectores implicados en la cadena productiva de envases, incluyendo compañías como Coca-cola, Nestlé, Procter & Gamble y; El Cortes Inglés entre otras.

Los accionistas de la empresa se dividen en cuatro grupos que incluyen los envasadores (55% del capital desembolsado), comercializadores y distribuidores (20% del capital), productores materias primas (20% del capital) y; los recicladores (5% del capital). La sociedad suscribe convenios con las administraciones públicas para gestionar y financiar el costo de la recolección, separación y reciclaje en cada localidad.

Adicionalmente, Ecoembes cuenta con 12,208 empresas adheridas al SIG , cada una de las cuales aporta una tasa determinada por envase puesto en el mercado nacional. Esta tasa varía en función del número y tipo de envases, en correspondencia por los servicios que se prestan en la recuperación y gestión de dichos envases.

El Punto Verde es el signo distintivo de los envases que maneja el sistema y que indica que dicho envase ha asumido (internalizado) el costo de manejo cuando sea descartado, es decir, el envase que ostenta el punto va a seguir un camino correcto de separación selectiva, selección y reciclaje. El coste del punto verde por envase se fija en aproximadamente 0.25 euros, convirtiéndose en la principal fuente financiamiento de las operaciones de Ecoembes y del sistema, logrando una facturación de 309 millones de Euros en el 2006.

Estos ingresos se complementan con las cuotas que tienen que pagar las empresas de nueva adhesión (230 mil euros en el 2006) y más importante, lo ingresos por venta de materiales reciclados a las mismas empresas adheridas y que alcanzaron 11 millones de euros.

El sistema funciona gracias a la participación directa e indirecta, conciente e inconciente de todos los ciudadanos, desde las empresas, pasando por la administración pública y terminando en los consumidores, quienes son los que al final asumen los costos que impone el sistema en forma de mayores precios por los productos que adquieren.

Asociatividad efectiva



En el 2006, gracias al aporte de todas las empresas adheridas al SIG coordinado por Ecoembes, se recuperaron 1.2 millones de toneladas de envases, de las 2 millones de toneladas que gestionó el Sistema. Esto significa que se recuperó el 63.3% de los envases que las empresas adheridas al SIG pusieron en el mercado durante 2006. Ocho años antes, esta proporción fue cero.

Los principales costos que asume Ecoembes tienen que ver con la compensación a las entidades locales (municipalidades y ayuntamientos) por los costes adicionales en que, en su caso, incurran respecto al sistema ordinario de recogida, transporte y tratamiento de residuos.

Para procesar los residuos existen en el país 89 plantas de selección de envases ligeros en funcionamiento, seis más que en el 2005 y de ellas, 19 plantas ya incorporan equipos para la selección automática.

El SIG también posee como uno de sus pilares un Sistema de Depósito para envases, gracias al cual la población tiene el incentivo de participar en el proceso de recuperación y reciclaje, recibiendo una compensación monetaria a cambio del envase retornado.

Gracias a la gestión de Ecoembes, España se ha convertido en uno de los pocos países que están a un paso de cumplir los objetivos de reciclado fijados por la directiva Europea. El SIG ya ha alcanzado tanto los porcentajes exigidos por materiales como el objetivo global de valorización (60%), y se queda únicamente a 1.8 puntos del objetivo global de reciclado de 55%.

Fuente> Memoria Anual, Ecoembes 2006