24 de Abril 2007 - Managua, Nicaragua

Prueba de texto q aumenta


FotoAdelmo Sandino

Para el economista Alejandro Martínez Cuenca, Presidente del FIDEG, el Banco Central de Nicaragua (BCN) no puede quedarse contemplativo ante los repuntes en la inflación, al finalizar el año 2007.

“Los agentes económicos queremos ver a un Banco Central que tiene a su disposición instrumentos para incidir en la inflación subyacente como en la inflación general, a través de su política monetaria”, expone.

“El BCN debería estar dando señales desde ya de una mayor capacidad de acción frente al aumento de precios, y no esperar tomar acciones ex post. Se trata de estar previendo lo que viene y actuar con antelación”.

Cuestiona la decisión del BCN de bajar el encaje legal cuando se venia previendo que el ambiente era de inflación; “entonces no podía precipitar una decisión que le iba a inyectar mayor liquidez a la economía. Gracias a Dios esa liquidez regresó al BCN a través de los bancos”.

Además recuerda que es necesario mantener una política fiscal razonable y balanceada. “La plata aunque la regalen le inyecta liquidez al mercado, distorsionando la oferta y demanda”.

Finalmente, desea ver en el año 2008 un BCN que tiene en sus manos instrumentos importantísimos para garantizar la estabilidad y que las tasas de inflación que se reportan al final del año sean contenidas en un solo dígito.

“Con la inflación no se juega. Démosle la institucionalidad que requieren el BCN y el ministerio de finanzas para poder ejercer y ser complementarios en la consecución de la estabilidad económica en el país”.