24 de Abril 2007 - Managua, Nicaragua

Prueba de texto q aumenta


FotoNatalia Michell

Al finalizar los periodos de cosechas los productores se deben enfrentar a los riesgos e informalidades de los mercados tradicionales, caracterizados por poco acceso a información, la incertidumbre de encontrar un comprador y; la existencia de una serie de intermediarios que pagan precios al vistazo del producto, sin mecanismos para medir su calidad.

Desde 1997, sin embargo, la Bolsa Agropecuaria de Nicaragua o Bagsa ha hecho un esfuerzo en aglutinar a los compradores y vendedores de productos agropecuarios y facilitar las transacciones comerciales entre los mismos, evitando las informalidades del mercado.

Esta entidad la conforman miembros representativos del sector agropecuario, como productores, comerciantes de los mercados, agroindustrias, entidades financieras, el Estado, cooperativas y ONG.
Su función es facilitar la comercialización de los productos agropecuarios, desarrollando un mercado formal con reglas claras, asegurando el cumplimiento de garantías y promoviendo el concepto de calidad de los productos, al mismo tiempo que los productores adquieren destrezas y conocimientos sobre comercialización, calidad y competitividad de los mercados.

Para llevar a cabo ese objetivo, Bagsa cuenta con 19 puestos de bolsas donde los productores tranzan sus productos bajo un mecanismo de subasta de precios. Es decir, que tanto compradores como vendedores establecen un precio inicial parecido al del mercado y cada parte establece pujas, hasta llegar a un acuerdo del precio. Asimismo, para establecer los precios bases, Bagsa cuenta con una red de laboratorios especializados y acreditados por las normas internacionales para analizar la calidad de los productos.

Bagsa trabaja bajo un régimen de retenciones del 1% sobre las ventas de los productos primarios y 2% para el resto de los productos. Para Luis Arévalo, gerente general de de Bagsa, la DGI incrementa sus recaudaciones fiscales de manera fácil y menos costosa al utilizar la infraestructura de Bagsa.

El año pasado Bagsa movió US$ 480 millones, aglutinó al 40% de los productores y tranzó aproximadamente el 35% de la producción agropecuaria y agroindustrial del país. Los productos que más se subastaron fueron el arroz y la carne principalmente, y también subieron los volúmenes de maíz, frijol, agroquímicos y fertilizantes.

Según Arévalo se tranza principalmente arroz y carne, ya que son rubros muy formales porque los acopios los realizan agroindustrias muy fuertes que cumplen con sus obligaciones fiscales, a diferencia del frijol y el maíz, los que a pesar que ya se han hecho más formal a partir de algunas agroindustrias, aún son manejados por pequeños productores, comerciantes y mayoristas.

Por fortalecerse



Para Arévalo hay tres puntos importantes que Bagsa aún debe fortalecer. Uno de ellos es llegar a los pequeños productores de modo que estos se organicen en cooperativas y puedan obtener las facilidades que el mercado formal de la bolsa les provee. Actualmente se está trabajando muy de cerca con cooperativas de la Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos (UNAG).

Asimismo, se debe trabajar en el establecimiento de mecanismos para que la comercialización con los mercados externos se pueda realizar a través de las bolsas agropecuarias, brindando acceso a la información y asegurando la transparencia en las transacciones. Actualmente ya se han realizado algunas operaciones con México.

Por último, Arévalo considera que Bagsa puede proveer importantes fuentes de información por medio de estadísticas y de personas especializadas para desarrollar e impulsar políticas públicas que incidan en el sector agropecuario. En las discusiones sobre los acuerdos comerciales, Bagsa ha tenido una importante participación, ya que aglutina a actores claves que se verán perjudicados o beneficiados con estos tratados.

Bagsa y el Estado



El Ministerio de Educación compra productos en Bagsa para los programas de alimentación infantil.
Enabas tiene un puesto de bolsa en Bagsa para tranzar productos. Sin embargo, no siempre hacen uso de la bolsa, ya que en ocasiones prefieren comprar directamente al pequeño productor.

No obstante, para Arévalo sería más producente que Enabas aglomerara en grupo a los pequeños productores y les comprase por medio de la Bolsa, disminuyéndoles sus costos de transacción e integrándolos a un mercado más formal.