24 de Abril 2007 - Managua, Nicaragua

Prueba de texto q aumenta


FotoIvonne Acevedo

Alejados de los suburbios y en lo que los inversionistas locales de bienes raíces califican como el nuevo centro de Managua; donde los nombres de las nuevas urbanizaciones se confunden entre las decenas de letreros y carteles que anuncian las bondades del consumismo, en el propio centro y como una nota discordante en el paisaje de cemento, está una pequeña casa totalmente construida con madera extraída de nuestros bosques; la cual para deleite de sus propietarios llama poderosamente la atención de quienes transitan por la zona.

Bajo el lema “amor por el bosque… aprecio por la madera”, hace 11 años nació Richwood, como parte de Rich Corporación S.A y del grupo TEKNISA, consorcio de capital nicaragüense y danés que se estableció en Nicaragua en 1997 para contribuir al desarrollo sostenible de los bosques. La idea inicial, según comenta Anker Struve, Presidente de la Corporación, fue crear una agrupación verticalmente integrada en el área forestal, desde el bosque hasta el producto acabado.

Anker es un danés radicado en nuestro país desde hace más de una década. Relata que inicialmente estaba en Costa Rica estudiando la problemática del bosque tropical y por coincidencia vino a Nicaragua, su obsesión por el bosque tropical y el medio ambiente lo llevó a crear esta empresa, principalmente con el objetivo de a plantar miles de árboles.

Actualmente están funcionando con viveros y plantaciones ubicadas en la RAAS, donde año con año han adquirido fincas despaladas para utilizarlas en la reforestación, contribuyendo así al esfuerzo ambiental de renovación de bosques. A la fecha cuentan con un mil hectáreas de bosques distribuidos en 7 fincas.

La empresa está provista con un equipo de extracción propio. Para ello cuentan con los permisos de extracción estipulados en la normativa de Inafor. Una vez que se extrae la madera se lleva al aserrío en El Rama, donde se procesa la madera para exportación y la materia prima para los productos que ofertan.

Struve resalta que están auspiciados por WWF y JAGWOOD, como organizaciones comprometidas a desarrollar acciones para promover el fomento de la industria forestal con responsabilidad ambiental y social y, además, se están dando pasos en firme para obtener la certificación de la cadena de custodia.

Para consolidar la cadena de valor, desde hace cuatro años abrieron una fábrica en Masaya para procesar la madera, brindándole un alto valor agregado a la producción. Es así que cuentan con la cadena completa, Rich Corporación como industria maderera y TEKNISA como empresa líder del sector forestal está completando el ciclo de producción con un enfoque sostenible. Esta empresa, en toda la cadena de producción, genera en promedio 200 empleos directos, incluido el proceso de reforestación.

A lo largo de los años se han posicionado en el mercado, principalmente en el sector de construcción, con pisos, puertas, techos y ventanas. Recientemente han incursionado en una línea de muebles. Además del mercado nacional, exportan a Dinamarca, Estados Unidos, República Dominicana y Barbados.

Esperan seguir trabajando para crecer y así asegurarse la sostenibilidad de los bosques que están plantando. Struve considera que Nicaragua debe implementar iniciativas para reforestar y explorar el bosque de manera sostenible, ya que es más rentable que quemarlo y usarlo para la agricultura o para la ganadería, dado que al final “Vivimos y existimos por el amor al bosque, eso nos guía en todas las actividades forestales”.