24 de Abril 2007 - Managua, Nicaragua

Prueba de texto q aumenta


Foto
Visualiza aporte femenino a la economía nacional.
• Una propuesta de desarrollo económico con equidad de género.


Tras un proceso de consulta con miles de mujeres de todo el país, el Movimiento de Mujeres Trabajadoras y Desempleadas María Elena Cuadra, que recientemente celebró sus 15 años de existencia, publicó la “Agenda Económica desde las Mujeres”, en la cual se prioriza el pensamiento económico femenino y se destacan sus voces e ideas.

Es sobradamente conocido que en Nicaragua, a pesar de los constantes esfuerzos, aún no se ha logrado un pleno reconocimiento del trabajo que realizan miles de mujeres nicaragüenses y por consiguiente del aporte que con su fuerza laboral remunerada o no hacen a la economía nacional y al país. Tal es el caso de las labores domésticas y productivas, en las que las trabajadoras no son percibidas como actoras de desarrollo y garantes de la reproducción de la vida. De igual manera no se les ha reconocido como agentes o interlocutoras con capacidad de aportar a la definición de políticas públicas, alrededor de áreas sociales y económicas.

Diversos estudios demuestran que en economías desarrolladas y en proceso de desarrollo, existe una subvaloración de las cuentas nacionales, debido a que éstas no consideran el aporte económico que realizan las mujeres en el hogar, lo cual además de afectarlas en términos monetarios al no ser renumeradas, las ubica en una posición desventajosa ante la sociedad.

Dándole voz a las mujeres



Ante las crecientes desigualdades económicas y de género existentes no solo en el mercado laboral, sino también a lo interno de la familia y en la sociedad en su conjunto, el Movimiento de Mujeres Trabajadoras y Desempleadas “María Elena Cuadra” (MEC), después de realizar durante casi dos años u7n proceso de consulta con mujeres de diferentes sectores, incluidas periodistas,
de los seis departamentos del país donde tiene presencia la organización, formuló la Agenda Económica desde las mujeres, que constituye un instrumento donde se destaca la importancia del aporte de la mujer a la economía nicaragüense. El documento plantea también una serie de propuestas para lograr una mayor equidad de género y de justicia económica.

Durante más de quince años, el MEC ha desarrollado estrategias de comunicación
encaminadas a visibilizar las voces de las mujeres, mediante la creación de espacios democráticos para que éstas construyan su ciudadanía plena a través del reconocimiento de sus derechos y la elaboración de propuestas dirigidas a transformar las situaciones de desigualdad que las afectan.

Asimismo, el MEC se propone promover activamente la mejora de la condición económica y social de las mujeres en situación de vulnerabilidad y con escasos recursos, mediante el desarrollo de iniciativas económicas que les permitan llevar a la práctica sus habilidades en el manejo de pequeños negocios y el reconocimiento de sus derechos y deberes.

Esta labor de incidencia en políticas públicas dio como resultado la “Política de empleo con enfoque de género”, publicada en mayo del 2006. De igual forma entregó una propuesta enriquecida del proyecto de “Ley de Igualdad de Derechos y Oportunidades” ante la Asamblea Nacional, la cual fue aprobada en febrero del
2008.

Con el propósito de visibilizar aún más el camino recorrido por las mujeres nicaragüenses para lograr el reconocimiento de sus derechos humanos, económicos, laborales y de género, el MEC se propuso recoger el pensamiento económico de las mujeres y reflejarlo en la Agenda Económica, la cual tiene como objetivo proporcionar información útil que pueda ser considerada en la definición del Programa de Desarrollo Humano y de Políticas de Género por parte del gobierno.



El papel de la mujer en la economía



La Agenda Económica desde las mujeres, vincula el análisis microeconómico y macroeconómico, con el objetivo de analizar el impacto de las políticas económicas en la vida de las mujeres nicaragüenses. El documento se encuentra estructurado en seis capítulos, en los cuales se presentan las características sociodemográficas de Nicaragua, donde se demuestran las brechas de género que aún prevalecen en nuestro país, a través de indicadores socioeconómicos. Asimismo, el documento deja en clara evidencia las dificultades que las mujeres enfrentan en el acceso a servicios básicos y a mecanismos de participación ciudadana.

También puntualiza la necesidad de incrementar los niveles de inversiones para promover la creación de empleos, teniendo en cuenta la calidad de los mismos, los salarios y el valioso aporte de las mujeres tanto por su trabajo productivo como reproductivo. Se aborda la responsabilidad social empresarial como un eje importante para el desarrollo y crecimiento sostenible en toda economía.

De acuerdo con los datos publicados en la Agenda, las mujeres generan un 40% del Producto Interno Bruto (PIB) de Nicaragua. Eso quiere decir que las labores que realizan son de suma importancia para la economía nacional, ya que con el trabajo productivo las mujeres aportan casi la mitad de la riqueza en nuestro país.

Además, el 70,4% de las mujeres que laboran, forman parte del sector informal, lo cual las ubica en condiciones laborales desventajosas, entre éstas, devengar un bajo nivel de salarios, ausencia del seguro social y otras prestaciones importantes; en cambio en el sector formal trabajan aproximadamente un 29,6% de las mujeres. En el caso de los hombres, el 47,7% se encuentran laborando en el sector formal, cifra mucho mayor al de las mujeres.

Aspectos claves de la Agenda Económica desde las Mujeres Una de las principales conclusiones derivadas del proceso de consulta desarrollado por el Movimiento de Mujeres Trabajadoras y Desempleadas “María Elena Cuadra” y que está reflejada en la Agenda Económica es que Nicaragua necesita de nuevas
propuestas o reformas que contribuyan al desarrollo económico sostenible y con equidad de género, a través de una asignación eficiente de los recursos.

Esta propuesta plantea la inserción de la mujer en el mercado laboral, donde se les reconozca sus deberes y derechos como trabajadoras y jefas de familias para mejorar su nivel de vida. A continuación se enumeran las principales propuestas para mejorar las políticas públicas en beneficio de las mujeres:

• Que el Plan Nacional de Desarrollo Humano (PNDH) y la política de empleo con enfoque de género se conviertan en herramientas para promover el desarrollo con equidad económica y de género.
• Proveer a las trabajadoras de los medios adecuados de protección para la realización de sus actividades.
• Garantizar mayor acceso de las mujeres a la capacitación técnica y profesional, con el propósito de que puedan luego acceder a trabajos mejor remunerados y calificados.
• Que las mujeres en el sector rural logren un mayor acceso al crédito, propiedad
de la tierra, asistencia técnica, capacitación y a la tecnología, factores que les permitirían mejorar sus cosechas, generar oportunidades de empleos e ingresos para elevar su nivel de vida.
• Visibilizar y realizar campañas informativas sobre el aporte de las mujeres a la economía en el área productiva.
• Garantizar la estabilidad política, macroeconómica e institucional, para facilitar la expansión empresarial, el crecimiento, el empleo.
• Mayor inversión en capital humano, destinando más fondos para la creación de servicios con calidad de salud y educación. Se deben priorizar los sectores más vulnerables.
• Lograr que el aporte de las mujeres a través de su trabajo no remunerado en el hogar sea visibilizado en las cuentas nacionales, de tal manera que se evidencie su participación al desarrollo de la sociedad nicaragüense y valorarse como un aporte de las mujeres al Producto Interno Bruto (PIB).
• Definir políticas de incentivos a la producción agropecuaria y proteger a los productores y productoras agroexportadoras.
• Fortalecimiento de las MIPYME, particularmente las dirigidas por mujeres, mediante programas de capacitación técnica dirigidos a mujeres emprendedoras.