24 de Abril 2007 - Managua, Nicaragua

Prueba de texto q aumenta


FotoOtto Huelva

Cuarta revisión en marzo 2010, demandará elevados niveles de consenso nacional

El Gobierno de Nicaragua logró aprobar con éxito la segunda y tercera revisión del Acuerdo de Reducción de la Pobreza y Crecimiento, suscrito con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por un período de tres años (2008-2010), sin embargo tendrá que hacer un esfuerzo extra y llegar a un consenso con amplios sectores de la vida nacional, para alcanzar y cumplir con la cuarta y última revisión, programada para marzo del 2010.

El pasado 2 de noviembre, Día de los Difuntos, el Directorio Ejecutivo del FMI se reunió y aprobó la segunda y tercera revisión del cumplimiento del Acuerdo suscrito en 2007, lo que permitirá a Nicaragua “recibir a lo inmediato” de un desembolso por US$37.8 millones, que pasarán a reforzar las Reservas Internacionales del país y respaldar el Presupuesto General de la República 2009.

La segunda y tercera revisión corresponden al desempeño alcanzado por Nicaragua, en el cumplimiento de las metas del Acuerdo suscrito con el FMI en octubre del 2007, para velar por la estabilidad macroeconómica del país, prudencia fiscal y; política monetaria responsable. En correspondencia, el FMI desembolsará US$113.5 millones a lo largo de los tres años y conforme el cumplimiento de las revisiones técnicas semestrales. Con el nuevo desembolso, Nicaragua habrá recibido un total de US$85.9 millones.

“Es un paso muy importante para el país no sólo por los recursos que recibirá del Fondo (FMI), sino porque abre las puertas para el desembolso de otros organismos internacionales”, señaló Antenor Rosales, Presidente del Banco Central de Nicaragua (BCN), en el programa televisión “Primer Plano”, transmitido en el Canal 100% Noticias.

Rosales, Delegado a su vez ante el FMI, mencionó al respecto que Nicaragua podría obtener unos US$95 millones antes de concluir el presente año, como resultado de esta victoria macroeconómica.

Fuerte reto para 2010


Para marzo del 2010 se prevé una cuarta revisión del Acuerdo con el FMI, por parte de una misión técnica del organismo financiero internacional, que hará un monitoreo del cumplimientos de metas y compromisos para el período correspondiente de julio a diciembre 2009. La mayoría de estos compromisos requerirán del consenso y concurso de diversas fuerzas vivas del país.

El primero está relacionado a la aprobación legislativa del proyecto de Presupuesto General de la República 2010, introducido por el Poder Ejecutivo a mediados de octubre pasado. Según Rosales, el Acuerdo con el FMI contempla que este Presupuesto deberá ser “permisible” y mantener un déficit del sector público consolidado después de las donaciones del 3,2% del Producto Interno Bruto (PIB) y de 1,8% para el caso del Gobierno Central. Estas cifras son menores a las del 2009, por tanto, requerirá de un mayor esfuerzo de ahorro y austeridad oficial.

Un segundo compromiso está relacionado a una consolidación del sistema tributario y una ampliación del mismo, meta que está relacionada a la aprobación de un proyecto de Ley de Reforma Tributaria –denominada Concertación Tributaria—que presentó el Poder Ejecutivo junto al proyecto del Presupuesto General 2010.

Dicha propuesta oficial –fuertemente criticada por el sector empresarial nicaragüense—persigue que los ingresos tributarios en 2010 alcancen los C$23.300 millones de córdobas (US$1.088 millones), representando el 92,2% del total de los ingresos previstos por el Gobierno para el Presupuesto 2010.

Además, otros compromisos están relacionados con el fortalecimiento de la posición financiera del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), que vela por las pensiones de los jubilados y víctimas de guerra y por la aprobación también de la Ley Orgánica del Banco Central de Nicaragua (BCN), que está en manos del Poder Legislativo.

“Nicaragua deberá cumplir con un conjunto de tareas, con un conjunto de compromisos, para aprobar la cuarta revisión y permitir que el país tenga acceso al último desembolso del FMI”, señaló Rosales, Presidente del BCN, durante la entrevista televisiva.

COSEP celebra a medias


En un comunicado oficial, el Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP), máximo representante del sector empresarial nicaragüese, aplaude el éxito obtenido con respecto a la conclusión de la segunda y tercera revisión del Acuerdo con el FMI y agrega que éste es un paso hacia la estabilidad macroeconómica del país.

Sin embargo, COSEP reitera su crítica y oposición al proyecto de reforma tributaria que está en manos de los legisladores y que fue formulado por el Gabinete Económico de Gobierno.

COSEP opina que el actual proyecto de ley de reforma tributaria promovería la inequidad fiscal, impondría mayor regresividad al sistema tributario, estimularía el mercado informal, desestimularía la producción y las inversiones, deterioraría el salario real de los trabajadores, aumentaría el desempleo, provocaría la aceleración de la tasa de inflación y; otorgaría peligrosa discrecionalidad a la administración tributaria.

El COSEP apunta hacia la reflexión del gobierno, ya que después de este importante paso con el FMI, se requiere que el siguiente se haga de la misma manera, todo en orden de mejorar el clima de negocios para que en Nicaragua se alcance un desarrollo económico y social a corto y mediano plazo.