24 de Abril 2007 - Managua, Nicaragua

Prueba de texto q aumenta


Foto
En la última década; presencia en todos los sectores económicos de Nicaragua

En la última década, las empresas españolas han invertido alrededor de US$500 millones en Nicaragua, cifra que evidencia el peso económico que alcanzan día a día las inversiones procedentes de ese país europeo, destacó el Embajador del Reino de España en Nicaragua, Antonio Pérez-Hernández y Torra.

“Las empresas españolas están contribuyendo al desarrollo del país con unas inversiones de 500 millones de dólares en los últimos 10 años. Esta cifra supone un 20% del total de las inversiones extranjeras en Nicaragua en ese período, que hacen de España uno de los mayores inversores extranjeros en Nicaragua”, afirmó el Embajador Pérez-Hernández y Torra.

Durante la presentación del Directorio de las “Empresas Españolas en Nicaragua”, en la sede de la Cámara Oficial Española de Comercio de Nicaragua, el diplomático indicó que las inversiones provenientes de su país se localizan en los sectores primario, secundario y terciario, en rubros como agroexportación, camaronicultura, construcción, manufactura ligera, energía, telecomunicaciones, turismo y consultoría, entre otros.

El Directorio oficial registra un total de 34 empresas españolas, destacando Telefónica Móviles de Nicaragua (MoviStar), Gas Natural/Unión Fenosa, Grupo Pescanova, grupo Barceló, Agroesnica, FCC Construcción de Centroamérica, Hotel Camino Real y; Sinter, entre otras.

En términos de mano de obra, la inversión española en Nicaragua genera 6.300 empleos directos y alrededor de 5.700 empleos indirectos, sumando más de 12.000 empleos asegurados en 2008.

Refiriéndose al impacto laboral, el Embajador Pérez-Hernández destacó que la moderna planta de procesamiento de langostinos, del grupo Pescanova, genera 2.000 empleos directos. Esta se localiza en la entrada a Chinandega, a unos 120 kilómetros al Occidente, en la zona franca Camanica, S.A.

“La IED española aporta nuevos flujos de capital que llegan a dinamizar la demanda agregada, aportando de esta forma al crecimiento de Nicaragua”, señaló el diplomático español, quien ejemplificó diciendo que la facturación total de las empresas españolas en Nicaragua correspondió a US$700 millones en 2008.

“Cabe destacar que los beneficios de la inversión española obtenidos en Nicaragua no se han repatriado, sino que han servido para seguir desarrollando sus actividades en Nicaragua, es decir, han sido reinvertidos en el país para seguir generando empleo y mejorar los niveles de vida de la población”, concluyó el Embajador Pérez-Hernández.

Redacción El Observador Económico